Irredentismo italiano

Mapa de las regiones irredentas italianas después de la primera guerra mundial. Mussolini consideró irredentas también a Saboya en Francia y Corfú en Grecia.
Tierras Irredentas:
*Istria-Venecia Julia (ahora en Eslovenia y Croacia)
*Dalmacia (Croacia y Montenegro)
*Islas Jónicas y el Dodecaneso (Grecia)
*Malta (Malta)
*Córcega, Niza y Saboya (Francia)
*Suiza Italiana (Suiza)
*Islas de La Galite y Kerkennah (Túnez)
*Vlorë con el Cabo Linguetta y la Isla de Sazan (Albania)

La Italia irredenta (traducción literal en español: Italia no rescatada) fue un movimiento de opinión activo en Italia a finales del siglo XIX que surgió a raíz de la unificación de Italia. Predicaba la anexión al nuevo Estado italiano de otros territorios limítrofes o próximos por razones lingüísticas, culturales o históricas, para que Italia alcanzara —según los irredentistas— sus "fronteras naturales".

Historia

El irredentismo, ligado al Risorgimento, se organizó en la Associazione in pro dell'Italia irredenta en 1877. La formación de la Tríplice (1882), que consagraba la alianza austroitaliana, la convirtió en un movimiento de oposición; el comité "Trento y Trieste" y la sociedad "Dante Alighieri" fueron perseguidas por Francesco Crispi (1890).

El movimiento tomó nueva extensión a principios del siglo XX, cuando agrupó a los patriotas de derecha (D'Annunzio, Corradini) y a los socialistas (Battisti); entonces provocó graves disturbios en Trieste (1913). El irredentismo explica la entrada de Italia en la Primera Guerra Mundial contra los Imperios Centrales (mayo de 1915) producto de los acuerdos con Francia (1900, 1912), la disolución momentánea de la Tríplice y el tratado secreto firmado en Londres (abril de 1915). De esta manera Italia obtiene la promesa de obtener el Trentino, Istria y Dalmacia.

El irredentismo reapareció debido a la oposición del Presidente estadounidense Wilson a la completa incorporación de estos territorios a soberanía italiana. Por esta razón D'Annunzio ocupó Fiume con sus arditi (en septiembre de 1919). Los fascistas hicieron suyos sus objetivos, que Mussolini esperaba conseguir con una pacífica revisión de los tratados; después de su fracaso y la oposición francesa a la guerra de Etiopía, precisó sus reivindicaciones con respecto a Francia (Niza, Saboya, Córcega, Túnez) a finales de 1938, prefacio de la declaración de guerra (10 de junio de 1940).

El asunto de Trieste hizo revivir durante un tiempo (1947-1954) el irredentismo italiano. Actualmente existen algunas organizaciones que promueven el regreso a Italia de Istria noroccidental (ex TLT).