Investigaciones filosóficas

Las Investigaciones filosóficas (Philosophische Untersuchungen) es, junto al Tractatus logico-philosophicus, una de las dos obras principales del filósofo Ludwig Wittgenstein. En ella Wittgenstein discute numerosos problemas y «puzzles» de la semántica, la lógica, la filosofía de las matemáticas y la filosofía de la mente. Enuncia el punto de vista de que las confusiones conceptuales que rodean al uso del lenguaje son la causa de la mayoría de los problemas filosóficos. El libro está reconocido como una de las obras filosóficas más importantes del siglo XX y continúa ejerciendo influencia en filósofos contemporáneos, especialmente en el estudio de la mente y el lenguaje.

El texto

Ediciones

El libro no estaba listo aún para su publicación cuando Wittgenstein falleció en 1951. G. E. M. Anscombe tradujo los manuscritos de Wittgenstein y se editó por primera vez en 1953. El libro está ahora en su tercera edición la cual incorpora las revisiones finales de Anscombe y ha sido repaginado.

Existen dos ediciones populares en inglés de la Investigaciones filosóficas, ambas traducidas por Anscombe:

El texto está dividido en dos partes, las cuales consisten de lo que Wittgenstein llama en el prefacio Bemerkungen, traducido por Anscombe como "observaciones".[1]​ En la primera parte estas observaciones rara vez ocupan más de un párrafo y están numeradas secuencialmente. En la segunda parte, las observaciones son más largas están numeradas con numerales romanos. En el índice, las observaciones de la primera parte están referidas por su número en lugar de la página; sin embargo, las referencias a la segunda parte están citadas por el número de página. La naturaleza comparativamente inusual de la segunda parte se debe al hecho de que está compuesta de notas que Wittgenstein pretendía reincorporar a la primera parte. Debido a su muerte fueron publicadas como una segunda parte.

Se han realizado dos traducciones de la obra al castellano. La primera traducción en base al texto publicado por Anscombe contenía muchos errores que fueron subsanados por la segunda edición.[5]

Método y presentación

Las Investigaciones filosóficas es una obra única en su enfoque de la filosofía. Un texto filosófico típico presenta un problema filosófico, resume y critica varios enfoques alternativos para resolverlo, presenta su propio enfoque, y después argumenta en favor de dicho enfoque. El libro de Wittgenstein trata a la filosofía como una actividad, más en la línea de la mayéutica respecto al lector, el célebre método de Sócrates; lleva al lector a trabajar en varios problemas participando activamente en la investigación. En lugar de presentar un problema filosófico y su solución, Wittgenstein inicia un diálogo en el que propone un experimento mental, describe cómo uno podría estar inclinado a pensarlo, y luego muestra por qué esa inclinación sufre de una confusión conceptual. El siguiente es un extracto de la primera entrada del libro que ejemplifica este método:

Piensa pues en este uso del lenguaje: Mando a alguien a comprar. Le doy una lista de la compra en la que se encuentran los signos: «cinco manzanas rojas». Lleva la lista de la compra al tendero, este abre el cajón que tiene el signo «manzanas»; luego busca en una tabla la palabra «rojo» y frente a ella encuentra una muestra de color; después dice la serie de los números cardinales —asumo que la sabe de memoria— hasta la palabra «cinco» y por cada numeral toma del cajón una manzana que tiene el color de la muestra. — Así, y análogamente, se opera con las palabras. —«¿Pero, cómo sabe dónde y cómo debe consultar la palabra ‘rojo’ y qué tiene que hacer con la palabra ‘cinco’?» — Bueno, presumo que actúa como lo he descrito. Las explicaciones tienen un fin en algún lugar. –¿Pero cuál es el significado de la palabra «cinco»? – Aquí no nos hemos referido en absoluto a tal asunto; solo a cómo se usa la palabra «cinco».[6]

Este ejemplo es típico del estilo del libro. Podemos ver cada uno de los pasos en el método de Wittgenstein:

  • Al lector se le presenta un experimento mental: se envía a alguien de compras con la orden en una nota.
  • Wittgenstein articula lo que podría ser la reacción del lector o de su interlocutor. Usualmente pone estas afirmaciones entre comillas para distinguirlas de las suyas: "Pero ¿cómo sabe dónde y cómo debe buscar la palabra rojo? y ¿qué es lo que debe de hacer con la palabra cinco?" A menudo Wittgenstein también transmite la respuesta de un interlocutor comenzando con una barra larga, tal como lo hace con la última observación del interlocutor: —Pero ¿cuál es el significado de la palabra cinco?
  • Wittgenstein muestra por qué la reacción del lector está mal orientada: tal cosa no estaba en juego aquí, solamente cómo se emplea la palabra cinco.

Wittgenstein también utiliza el recurso retórico de enmarcar varias de las observaciones como un diálogo entre él y un interlocutor. Por ejemplo, en la Observación 258 propone un experimento mental en el cual se asocia cierta sensación con el signo S escrito en un calendario. Se inicia después un diálogo en el cual el interlocutor ofrece una serie de maneras de definir S, y le opone una objeción oportuna a cada una, sacando de esta manera la conclusión de que en tal caso no existe una definición correcta de S.

Por medio de tales experimentos mentales, Wittgenstein intenta hacer que el lector llegue a ciertas conclusiones filosóficas de forma independiente; no argumenta simplemente en favor de sus propias conclusiones. Este enfoque puede ser muy efectivo y satisfactorio, pero también hace a la filosofía de Wittgenstein difícil de aprehender.