Inversión magnética

Recientes reversiones geomagneticas.

Una inversión magnética, geomagnética o de polaridad, lo que producen es trasladar los polos y el flujo magnético, dando como resultado un cambio en la orientación del campo magnético terrestre tal que las posiciones del polo norte y sur magnético se intercambian.[2]​ Estos eventos, los cuales duran de cientos a miles de años a menudo implican un descenso prolongado de la fuerza del campo magnético seguida por una recuperación rápida después de que la nueva orientación se ha establecido.

Historia

Por largos períodos, las inversiones magnéticas parecen haber ocurrido con una frecuencia de 1 a 5 eventos por millón de años. No obstante esta duración es altamente variable. Durante algunos períodos de tiempo geológicos, (ej. el Cretácio Largo Normal comprendido entre el Aptiano hasta el Santoniano), se observa que el campo magnético terrestre se mantuvo estable durante decenas de millones de años. Otros eventos parecen haber ocurrido muy rápidamente con no más que una inversión en 50 000 años. La última inversión de que se tiene dato fue la inversión magnética de Brunhes-Matuyama, aproximadamente hace 780 000 años.

Other Languages