Invencible Inglesa

La Invencible Inglesa
Guerra anglo-española (1585-1604)
A Coruña. María Pita’s statue. Galicia (Spain).jpg
Estatua de María Pita en la plaza homónima de La Coruña
Fecha Durante los meses de mayo, junio y julio del 1589
Lugar La Coruña, Lisboa, océano Atlántico y mar Cantábrico
Coordenadas 38°42′00″N 9°11′00″O / 38.7, 38°42′00″N 9°11′00″O / -9.18333
Resultado Victoria decisiva española
Consecuencias Todos los objetivos de los ingleses fracasan.
Elevada pérdida de vidas y buques ingleses.
Graves pérdidas económicas del reino de Inglaterra.
Beligerantes
Royal Arms of Spain (1580-1668).svg Monarquía Hispánica Bandera de Inglaterra  Inglaterra
Bandera de Países Bajos Provincias Unidas
Comandantes
La Coruña:
Flag of Cross of Burgundy.svg Álvaro Troncoso
Flag of Cross of Burgundy.svg María Pita
Lisboa:
Flag of Cross of Burgundy.svg Conde de Fuentes
Flag of Cross of Burgundy.svg Martín de Padilla
Flag of Cross of Burgundy.svg Alonso de Bazán
Flag Portugal (1578).svg Teodosio II
Flag of England.svg Isabel I de Inglaterra
Flag of England.svg Francis Drake
Flag of England.svg Robert Devereux
Flag of England.svg John Norreys
Flag of England.svg Walter Raleigh
Flag Portugal (1578).svg Antonio de Crato
Fuerzas en combate
La Coruña:
3 galeones[1]
1 nao[1]
2 galeras[1]
1.500 hombres[1]
Lisboa:
27 galeras[2]
5.200 hombres[3]
6 galeones reales
60 mercantes armados
60 urcas holandesas
20 pinazas
varias decenas de barcazas y lanchas.
Total: 150[5] embarcaciones.
5.000 marineros
1.100 caballeros
1.000 voluntarios holandeses
16.275 soldados de desembarco.
Total: 23.375 hombres.[4]
Bajas
900 muertos (incluidos civiles). ~40 buques hundidos o capturados[6]
36 buques desertores
15.000 muertos.[6]
5.000 desertores.
[ editar datos en Wikidata]

La Invencible Inglesa o Contraarmada fue una flota de invasión enviada contra la Monarquía Hispanica por la reina Isabel I de Inglaterra en la primavera de 1589, en el marco de las operaciones de la Guerra anglo-española de 1585-1604. Los anglosajones se refieren a ella como English Armada, Counter Armada o Drake-Norris Expedition. Esta última denominación se debe a que la expedición fue mandada por Francis Drake, que ejercía de almirante de la flota, y por John Norreys en calidad de general de las tropas de desembarco.

La intención de esta fuerza de invasión era aprovechar la ventaja estratégica obtenida sobre España tras el fracaso de la Armada Invencible enviada por Felipe II contra Inglaterra el año anterior. Los objetivos ingleses eran tres.[8] Finalmente, como tercer objetivo, se tomarían las islas Azores y capturaría la flota de Indias. Esto último permitiría a Inglaterra tener una base permanente en el Atlántico desde la que atacar los convoyes españoles procedentes de América, lo que supondría un avance significativo hacia el objetivo más a largo plazo de arrebatar a España el control de las rutas comerciales hacia el Nuevo Mundo.

La operación acabó en una total derrota, sin precedentes para los ingleses, y constituyó un rotundo fracaso de dimensiones comparables a las de la famosa Armada Invencible española. A raíz de este desastre, el que había sido hasta entonces héroe popular en Inglaterra, Francis Drake, cayó en desgracia.

Objetivos y organización de la expedición

El objetivo básico de Isabel I era aprovechar la debilidad de la Armada de España tras de el fracaso de la Armada Invencible y asestar un golpe definitivo a Felipe II, obligándolo a aceptar los términos de paz que Inglaterra impusiese. El primer punto del plan consistía en destruir los restos de la Armada Invencible, mientras estaban sometidos a reparaciones en sus bases de La Coruña, San Sebastián y sobre todo, Santander. Además, se aprovecharían estos ataques para abastecerse de agua y víveres mediante el saqueo de dichas localidades. Posteriormente, se desembarcaría en Lisboa para causar una revuelta contra Felipe II en Portugal, país recientemente anexionado al Imperio Español. De este modo, y una vez asegurado el control sobre Portugal, Inglaterra se convertiría en principal aliado y socio comercial del país, y se adueñaría de alguna de las Azores para disponer así de una base permanente en el Atlántico desde la que atacar a las flotas comerciales españolas.

Al igual que su predecesora española, la Invencible Inglesa adoleció de un exceso de optimismo ante una empresa que resultaba prácticamente imposible dada la tecnología disponible en aquella época. Posiblemente influidos por el exitoso ataque de Drake a Cádiz en 1587, los ingleses cometerían graves errores tácticos y estratégicos, que desembocarían en un desastre.

Todo el plan se construyó como si de una operación comercial se tratase.[9] La expedición fue financiada por una compañía con acciones cuyo capital era de 80.000 libras. Del capital, un cuarto lo pagó la reina, un octavo el gobierno holandés y el resto varios nobles, mercaderes, navieros y gremios. Todos ellos esperaban no ya recuperar lo invertido, sino obtener grandes beneficios. Este criterio organizativo, basado en un conjunto de intereses económicos particulares, se había mostrado efectivo hasta aquel momento para promocionar expediciones piratas y corsarias, basadas fundamentalmente en ataques por sorpresa. Pero en esta ocasión, dada la enormidad de los objetivos estratégicos y la duración de la campaña frente a un enemigo alerta, se demostraría calamitoso.

Los ingleses no tenían en aquel momento ninguna experiencia en la organización de grandes campañas navales, por lo que la logística fue muy deficiente.[9]

Quizá un punto controvertido fue la decisión de otorgar el mando de la escuadra a Francis Drake. Si bien Drake había obtenido notables éxitos actuando como corsario y pirata, numerosos compañeros habían criticado furiosamente su actitud durante la campaña de la Invencible española el año anterior, aunque Drake finalmente consiguió atribuirse todo el mérito de la derrota española, mérito del que dudan diversos historiadores. Según su historial anterior, la expedición de la Invencible Inglesa requería de un jefe con sus supuestas cualidades. Pero los hechos posteriores demostrarían que Drake no era el hombre adecuado para mandar una gran expedición naval.[9]

Other Languages