Invasión mongola de Rusia

Rus de Kiev en 1237.

La invasión mongola de Rusia se refiere a la invasión de la medieval Rus de Kiev por el Imperio mongol iniciada por el ejército bajo el mando de Subotai, que en la batalla del río Kalka en 1223 se enfrentó a las fuerzas de varios príncipes de la Rus de Kiev. Quince años después, Batú Kan llevó a cabo una invasión a gran escala entre los años 1237 y 1240. La ocupación precipitó la fragmentación de la Rus de Kiev e influyó en el desarrollo de la posterior historia de los estados eslavos orientales, incluyendo el surgimiento del Principado de Moscú.[1]

Se estima que la población de la Rus de Kiev descendió en 500 000 habitantes, de los 7,5 millones que eran en 1300.[2]

Contexto

Campañas mongolas.

En el transcurso de su decadencia, la Rus de Kiev se enfrentó a la imprevista irrupción de un poderoso enemigo extranjero proveniente del misterioso Extremo Oriente.

A causa de nuestros pecados, naciones desconocidas llegaron. Nadie conoce su origen o de dónde vienen, ni qué religión practican. Solo lo sabe Dios, y quizá hombres sabios que aprendieron de los libros.

Un cronista ruso de la época[ cita requerida]

Los príncipes eslavos orientales oyeron hablar de los guerreros mongoles por primera vez a través de los nómadas cumanos, que tenían por costumbre saquear a los colonos rusos de las fronteras, pero que ahora preferían entablar amistad. Decían: «Estos terribles extranjeros han tomado nuestro país, y mañana tomarán el vuestro si no venís y nos ayudáis». En respuesta a esta llamada, Mstislav Mstislávich el Valiente y Mstislav Románovich el Viejo crearon una alianza y acudieron al este para combatir al adversario, pero fueron rotundamente derrotados en la batalla del río Kalka ( 1223), una derrota que permaneció desde entonces en la memoria del pueblo ruso.

Ahora el país estaba a merced de los invasores, pero en lugar de avanzar se replegaron inexplicablemente y no reaparecieron durante quince años, durante los cuales los príncipes reanudaron sus luchas intestinas de costumbre, hasta que fueron sorprendidos de nuevo por una invasión mucho más formidable que la anterior.

Other Languages