Intervenciones militares estadounidenses en Cuba

A lo largo de la historia se han dado varias intervenciones militares estadounidenses en Cuba. La primera data fue en el año de 1898, en el que el Ejército Mambí luchaba por la independencia de Cuba. Para dicho año, Estados Unidos declara la guerra a España y la derrota en breves meses. En la Conferencia de París, celebrada en octubre, España se ve obligada a ceder a Estados Unidos los territorios de Guam, Marianas, Carolinas, Palau, Filipinas y Puerto Rico. Los estadounidenses establecen entonces una ocupación militar en Cuba, que se prolonga hasta 1902. Las fuerzas de la ocupación militar estadounidense hacen incluir en la Constitución de la República de Cuba un apéndice denominado Enmienda Platt por la cual se arrogaban el derecho de intervenir en los asuntos internos de Cuba cuando ellas lo estimaran conveniente. Asimismo, se garantizaban el arriendo de territorios para bases navales y carboneras, cual la Base Naval de Guantánamo, que en 2016 permanece ocupada.

En agosto de 1906, después de un gran incremento de las inversiones estadounidenses en la isla, el presidente de Cuba Estrada Palma solicita la intervención debido al estallido de una insurrección en contra de su gobierno. Los estadounidenses nombran a William Taft como interventor. Esta intervención duraría hasta 1909.

Para los años 1912 y 1933, Estados Unidos mantiene actitudes de injerencia en las acciones de los gobiernos cubanos, los cuales manipulan a su antojo con el pretexto de proteger los intereses económicos estadounidenses en la isla.

En abril de 1961, tropas de mercenarios reclutados, entrenados, financiados y dirigidos por los Estados Unidos invaden por la Bahía de Cochinos, lo que se conocería como la invasión a Girón. El pueblo cubano, organizado en milicias y bajo la dirección del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, derrotaría a los mercenarios en menos de 72 horas.

En octubre de 1961 un avión espía de las fuerzas estadounidenses detecta misiles nucleares de procedencia rusa en Cuba. Entonces, Estados Unidos desencadena un bloqueo naval a la isla. Este hecho se recuerda en la historia como la crisis de los misiles o crisis de octubre.

Primera intervención estadounidense en Cuba

La primera intervención estadounidense en Cuba es el resultado del Tratado de París entre España y los Estados Unidos, el 10 de diciembre de 1898, donde se acuerda la cesión de las colonias de Guam, Filipinas, Puerto Rico y Cuba a Estados Unidos. El 1 de enero de 1899 se efectúa el cambio de poderes; el mayor general John L. Brooke asume la función ejecutiva de la isla, en representación de la Cancillería de Estados Unidos[1] El 20 de mayo de 1902 termina la intervención con el traspaso de poderes al recién electo gobierno cubano.

Gobierno interventor de John R. Brooke

Se designan los gobernadores civiles de las provincias:[1] El general Demetrio Castillo Duany en Santiago de Cuba; el general Lópe Recio Loynaz en Camagüey; el general Pedro E. Betancour Dávalos en Matanzas; el general Federico Mora, sustituido después por el general Juan Ruis Rivera en La Habana. El 20 de octubre de 1899 se designa al general Emilio Nuñez Rodíguez para este puesto. Guillermo Dolz Arango fue designado en Pinar del Río, y es reemplazado por Joaquín Quilez, mientras el general José Miguel Goméz en Santa Clara (Las Villas) es después reemplazado por Salvador Gonzaléz Téllez.

Además se crean 7 Departamentos Militares, designándose a:[2] George W. Davis en Pinar del Río, Fitz Lug Lee en La Habana, James Wilson en Matanzas, George J. Bates en Las Villas, L. H. Carpenter en Camagüey, Leonardo Wood en Oriente y William Ludlow en la ciudad de La Habana.

Se crea el primer Consejo de Secretarios compuesto por destacadas figuras políticas cubanas. Domingo Méndez Capote ocupa la cartera de Estado y Gobernación; Pablo Desvernine, Hacienda; Adolfo Sáenz Yáñez, Agricultura, Industria y Comercio y José A. González, Justicia e Instrucción Pública.

La regencia temporal de Brooke impulsó la ejecución de obras públicas y de saneamiento en la isla. Organizó la Enseñanza Superior, creando la Universidad Nacional cuyo rectorado asume Leopoldo Berriel y el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana dirigido por el coronel Manuel Sanguily. Se crea el Poder Judicial y es nombrado presidente del Tribunal Supremo el licenciado Antonio González de Mendoza. Se organiza la Policía de La Habana confiando su jefatura al general Mario G. Menocal, asumiendo la de la Guardia Rural el general Alejandro Rodríguez. Se prohíben las corridas de toros y las peleas de gallos. El 20 de diciembre de 1899, Brooke resigna su cargo a Leonardo Wood.[2]

Gobierno interventor de Leonardo Wood

El general Leonardo Wood organiza un nuevo Consejo de Secretarios, conformándolo de la siguiente forma:[3]

  • El general Juan Ríus Rivera, Agricultura
  • Luis Estévez, Justicia.
  • Juan B. Hernández Barreiro, Instrucción Pública.
  • El coronel José R. Villalón, Obras Públicas.
  • Enrique José Varona, Hacienda.
  • Diego Tamayo, Estado y Gobernación.

También se nombran a varias figuras del separatismo criollo en otros importantes cargos públicos, como:[3]

  • Inspectores de Cárceles a Javier Vega y José Rogelio.
  • Fiscal de Audiencia de Oriente a Rafael Portuondo Tamayo.
  • Inspector de Bienes del Estado a Manuel Suárez.
  • Presidente de la Junta de Faros a Mario G. Menocal.
  • Alcaide de la Cárcel de Santiago de Cuba a José Manuel Capote.
  • Inspector General de Prisiones a Carlos García Vélez.

También se crea el Departamento de Sanidad, que asistido de la colaboración científica de Carlos J. Finlay erradica la fiebre amarilla. Se establece en el Castillo de la Fuerza la Biblioteca Nacional. Se establece la Enseñanza Primaria, Juntas de Educación y Juzgados Correccionales. Se crean los municipios de San Luis, Puerto Padre, Campechuela, Niquero y Santa Cruz del Norte y se realiza un censo de población, que dio como resultados 1,572,577 habitantes y 417,933 electores.[4]

Primeros comicios municipales

El 18 de abril de 1900 se sanciona la Orden Militar número 164, que dispone la celebración de comicios municipales, el día 16 de junio de 1900 para elegir a los alcaldes, tesoreros y jueces municipales por una duración de 1 año.[5]

La Ley Electoral que regula el desarrollo de estos comicios, dispone que sólo podrán votar los cubanos mayores de 21 años con instrucción y que hayan servido en el Ejército Libertador, y que posean bienes con una valoración mínima de 250 pesos.[5]

Las propuestas para los cargos de alcalde eran elevadas a los alcaldes de facto nombrados por el Gobierno Interventor. Era necesario la firma de 250 electores para proponer a un candidato para el cargo ejecutivo en la ciudad de La Habana; no menos de 100 para candidato en Santiago de Cuba, Matanzas, Cienfuegos, Santa Clara, Pinar del Río y Camagüey y de 50 en el resto de los municipios de la Isla.[6]

El 16 de junio de 1900 a las 8 de la mañana comenzaron los primeros comicios municipales, finalizando a las 6 de la tarde del mismo día. Ejercieron el voto un total de 110,156 de los 150,648 electores. Es natural que la mayoría de los cargos recayeran en los supervivientes del Ejército Libertador.[6]

Alcaldes electos en los principales municipios del país:[10]

  • Pinar del Río: César Lancís.
  • La Habana: Alejandro Rodríguez Velasco.
  • Regla: José A. Clark Mascaró.
  • Guanabacoa: José Valdés Valenzuela.
  • Marianao: Francisco Leyte-Vidal.
  • Güines: Jacinto Hernández Vargas.
  • San Antonio de los Baños: Antonio Vivanco.
  • Bauta: Ignacio Morales López.
  • Matanzas: Domingo Lecuona Madan.
  • Cárdenas: Carlos M. de Rojas Cruzat.
  • Colón: Rafael de Armas Nodal.
  • Santa Clara: Gerardo Machado Morales.
  • Sancti-Spíritus: Fernando Cancio Madrigal.
  • Cienfuegos: Leopoldo Figueroa Martí.
  • Cuba cinestecia:Reynoso Gonzalo
  • Trinidad: Charles Lynn Georoviche.
  • Remedios: Enrique Malaret Jordán.
  • Nuevitas: Aurelio Batista.
  • Camagüey: Pedro Mendoza Guerra.
  • Ciego de Ávila: Rafael Sánchez Pimentel.
  • Morón: Macario Machado.
  • Santiago de Cuba: Tomás Padró Griñán.
  • Bayamo: José Rodríguez Domínguez.
  • Puerto Padre: Manuel Lechuga.
  • Manzanillo: Modesto A. Tirado.
  • Guantánamo: Pedro A. Pérez.
  • Holguín: Francisco Fernández Roldán.

Convención Constituyente de 1901

Leonardo Wood, el 11 de agosto de 1900, sanciona la Orden Militar 316, disponiendo la celebración de elecciones a la Convención de Constituyentes para el 15 de septiembre de 1900,[12]

Elecciones constituyentes de 1900

Las Juntas Provinciales de Escrutinios, tras totalizar los sufragios emitidos, proceden a proclamar 31 delegados a la Asamblea Constituyente con sus respectivos candidatos suplentes. Los partidos Republicano Federal, Unión Democrática y Nacional eligieron referidos cargos.[13]

Los republicanos de la Habana ofrecieron una postulación constituyentista a Tomás Estrada Palma, quien desde Central Valley declinó el señalamiento. En igual actitud se produce Máximo Gómez renunciando la nominación que le otorgan los nacionales habaneros.[12]

Entre los electos figuran importantes figuras del independentismo como: Juan Ruis Rivera, José Lacret, Emilio Nuñez Rodríguez, Alfredo Zayas, Manuel Sanguily Garrit, Domingo Méndez Capote, Pedro E. Betancourt Dávalos, José Miguel Gómez, José de Jesús Monteagudo, José Luis Robau López, Salvador Cisneros Betancourt, Rafael Portuondo Tamayo y Juan Gualberto Gómez Ferrer.

Other Languages