Intervención peruana en Bolivia de 1828

Intervención peruana en Bolivia
Primera invasión peruana a Bolivia
Intervención peruana en Bolivia de 1828.png
Mapa del actual territorio de Bolivia donde se muestra el territorio ocupado por las tropas del Perú y los rebeldes.
Fecha 1 de mayo- 8 de septiembre de 1828
Lugar Occidente de Bolivia.
Casus belli Presencia de tropas grancolombianas en el Alto Perú.
Conflicto Conflicto interno boliviano con intervención peruana.
Resultado Tratado de Piquiza y retirada de las tropas grancolombianas y peruanas.
Consecuencias Guerra grancolombo-peruana
Beligerantes
Flag of Bolivia (1826-1851).svg República de Bolivia Flag of the Gran Colombia.svg Militares grancolombinos
Respaldadas por:
Flag of the Gran Colombia.svg República de Colombia
Flag of Peru (1825-1950).svg República Peruana
Flag of Bolivia (1826-1851).svg Rebeldes bolivianos
Figuras políticas
Flag of the Gran Colombia.svg Flag of Bolivia (1826-1851).svg Antonio José de Sucre   Rendición Flag of Peru (1825-1950).svg José de La Mar
Flag of Bolivia (1826-1851).svg José Antonio Acebey
Comandantes
Flag of Bolivia (1826-1851).svg José María Pérez de Urdininea   Rendición
Flag of Bolivia (1826-1851).svg Francisco López de Quiroga
Flag of Peru (1825-1950).svg Agustín Gamarra
Flag of Bolivia (1826-1851).svg Pedro Blanco Soto
Flag of Peru (1825-1950).svg Blas Cerdeña
Flag of Peru (1825-1950).svg Manuel Martínez de Aparicio
Fuerzas en combate
3500 al inicio (muchos amotinados)[1] 4000[4]​ peruanos
[ editar datos en Wikidata]

La intervención peruana en Bolivia de 1828 —llamada primera invasión peruana por la historiografía boliviana— fue una operación militar llevada a cabo por el Ejército del Perú, dirigido por el general Agustín Gamarra en 1828.

Se trató de una intervención extranjera en un conflicto interno de la República de Bolivia, siendo el primer operativo bélico de importancia del nuevo país, apenas tres años después de independizarse, y haciendo peligrar su autonomía por la ocupación. Su objetivo era forzar la salida de las tropas de la República de la Gran Colombia de Bolivia y a Antonio José de Sucre a renunciar a la presidencia. El gobierno peruano aún no asumía la pérdida del Alto Perú y tras la escalada de conflictividad con el gobierno grancolombiano no deseaba tener un enemigo en su retaguardia. Hubo batallas entre los bolivianos pero no participaron los peruanos. La intervención desencadeno la guerra grancolombo-peruana.

Antecedentes

Independencia de Perú

La aristocracia peruana[7]

Por eso las alternativas políticas vinieron de regiones comparativamente marginales para el imperio (Buenos Aires o Caracas).[10]

El 20 de septiembre de 1822, tras reunirse en Guayaquil con el Libertador y presidente de la Gran Colombia, Simón Bolívar, el Protector del Perú, José de San Martín, renunció a su cargo y le sucedía una Suprema Junta Gubernativa. Esta se vio pronto deslegitimada por sus derrotas en Moquegua y Torata.[12]

El Perú republicano, aún en guerra con los realistas que resistían en Cuzco bajo las órdenes del virrey José de la Serna, se sumergía en un período caótico en que ni siquiera los refuerzos del general de división, Antonio José de Sucre, pudieron impedir los reveses militares.[12]

El Libertador zarpó de Guayaquil el 6 de agosto y desembarcó en el Callao el 1 de septiembre. Rápidamente se hizo con el control político de los territorios republicanos neutralizando a Riva Agüero (que estaba negociando con los realistas) y con los refuerzos colombianos procedió a una ofensiva. El 9 de diciembre de 1824 se libró la batalla decisiva en Ayacucho, rindiéndose ese mismo día las fuerzas virreinales.[15]

Régimen de Bolívar en Perú

El régimen bolivariano rápidamente se ganó la animadversión de los peruanos: creó una Corte Suprema que encarceló o desterró a varios opositores políticos,[24]

Mientras hace reclutar a gran parte de los monárquicos rendidos en Ayacucho, Bolívar hace desmovilizar a la mayoría de las unidades peruanas (unos cinco mil que reemplazaron las bajas grancolombianas)[33]

Otra medida que lo hizo detestado por los indígenas fueron las tasaciones hechas en pleno caos bélico, sin control y muchas veces por funcionarios miembros de la aristocracia criolla o comprados por ella, que permitieron la división individual de sus tierras comunales y su compra por los hacendados.[36]

Un factor más del rechazo a Bolívar era la anexión colombiana de Guayaquil, ciudad vinculada comercial y culturalmente a Perú.[37]

Independencia de Bolivia

Mapa de la República de la Gran Colombia (incluyendo territorios reclamados).

Lo que más resistencia al régimen provocó fue la independencia del Alto Perú. Con fuertes vínculos comerciales y culturales con el Bajo Perú, había quedado bajo la autoridad de Lima desde 1810 para evitar que lo conquistaran las tropas revolucionarias porteñas.[39]

Con una fuerte propaganda antinapoleónica en Perú,[43]

Los gobiernos revolucionarios de Lima consideraban a Charcas su territorio. Una de las razones para que José de la Riva Agüero enviara la expedición de Santa Cruz antes que llegara Bolívar fue el asegurar la soberanía peruana en Charcas (él suponía acertadamente que los colombianos no veían con buenos ojos un Perú demasiado poderoso). El resultado fue un desastre militar y el enfrentamiento entre el presidente peruano y Bolívar.[47]

El 23 de febrero de ese año el Congreso peruano le exigió formalmente hacerlo en nombre de la soberanía peruana en dicho territorio.[56]

Entre las primeras leyes del 19 de agosto, estuvieron proclamar a Bolívar líder supremo del nuevo país pero mientras estuviera en su territorio, pero cuando éste se retira se nombra a Sucre presidente el 3 de octubre pero sin confirmarlo formalmente, algo que sería usado posteriormente por los enemigos del cumanés y por lo que Sucre reprocharía a Bolívar.[62]

Inicialmente esta secesión molestó a Bolívar,[64]

Hubo oposición en algunos círculos de Bogotá y sobre todo en Lima.[67]

Los altoperuanos también reclamaron Arica, puerto por donde exportaban sus riquezas, pero se vieron obligados a conformarse con el lejano y pobre Cobija, ya que Bolívar no quería provocar más a los limeños.[n 5]

Caída del régimen bolivariano en Perú

Mapa de los territorios independizados por Bolívar. En verde oscuro la Gran Colombia hasta 1821, cuando comienzan las Campañas del Sur. En verde claro Quito, donde derrotan a los realistas en 1821-1822, y después anexan. En amarillo Perú, donde intervienen militarmente en 1823-1824 y establecen un gobierno favorable hasta 1827. En naranjo Bolivia, país que Sucre independiza en 1825 y permanece bajo su mandato hasta 1828. Bolívar esperaba unificar estos países en su Federación de los Andes.

Bolívar zarpó del Callao hacia Guayaquil el 4 de septiembre de 1826 creyendo sólida su posición,[74]

El Libertador nunca renunció a su pretendida presidencia vitalicia ni su hegemonía sobre Perú.[71]​ y al gobierno de Sucre. Esto se veía como una amenaza en Lima, al tener tropas grancolombianas al norte y al sur, pero no se atrevían a atacar porque invadir Bolivia implicaba verse en una guerra en dos frentes, con Sucre bien posicionado en La Paz mientras que Bolívar invadía desde el norte. Esto llevó al gobierno peruano a pedir reiteradamente que las tropas grancolombianas se retiraran de Bolivia.

Entre 1827 y 1828 las relaciones peruano-bolivianas empeoraron dramáticamente con un Perú cada vez más hostil al régimen de Sucre, fiel a las ideas de Bolívar.[37]

Gobierno de Sucre en Bolivia

Antonio José de Sucre, segundo presidente de Bolivia.

El general venezolano rápidamente perdió el apoyo que tuvo al principio al ser visto como un mero títere del Libertador.[78]

La cancillería de Chuquisaca no tomaba resolución alguna en los asuntos internacionales hasta después de recibir los correos de Caracas y de Bogotá. Para emporar todo, Lima y Buenos Aires veían su gobierno como una peligrosa cabeza de puente de los bolivarianos en el sur del continente.[81]

Las tropas colombianas estaban acuarteladas en Chuquisaca, La Paz y Cochabamba, su presencia provocaba constantes motines entre los altoperuanos. El 14 de noviembre de 1826 el capitán Domingo López Matute se sublevó con los Granaderos de Colombia en esta última ciudad. Este movimiento fue sofocado con prontitud y el Congreso boliviano acusó al gobierno de Buenos Aires de querer anarquizar Bolivia,[37]

Esa Navidad se subleva el batallón de Voltígeros bajo la dirección del coronel Pedro Guerra porque llevaban meses sin paga. Arrestaron a las autoridades de Chuquisaca e hicieron vítores a Santa Cruz y Gamarra. Fueron vencidos sin problemas y sus líderes huyeron a Perú.[75]

Por aquel entonces las tropas de la República de Bolivia eran los batallones 1°, 2° y 3° (1.800 hombres) y 400 lanceros en La Paz, 300 cazadores a caballo y 300 infantes en Potosí y 100 granaderos en Chuquisaca, todos ellos bolivianos. Las últimas tropas grancolombianas que quedaban en el país eran el batallón Pinchincha (200 hombres) y el regimiento de Granaderos de Colombia (300 plazas). Junto a piquetes dispersos en el resto del país y milicias sumaban 3.500 combatientes, aunque Sucre esperaba movilizar 5.000.[1]

Un partido boliviano llamado Independiente y que tenía a su frente a Olañeta, propagaba las ideas de Francisco de Paula Santander entre las tropas colombianas y repartía los numerosos papeles y pasquines que venían de Lima y que redactaban José María Pando y Manuel Lorenzo de Vidaurre.[79]

El general peruano Agustín Gamarra tenía el ideal de reunificar el Bajo Perú con el Alto Perú bajo el liderazgo limeño; mientras tanto Andrés de Santa Cruz se proponía formar una federación, con mayor influencia política de La Paz y Cuzco. Ambos habían conspirado para expulsar a Bolívar y deseaban esa unión pero bajo su gobierno personal.[86]

A inicios de 1827, el mandatario boliviano se enteró que Gamarra reunía tropas en Puno.[90]

«Han venido ya de Puno los 2 batallones y 2 escuadrones que habían en Tacna y Arequipa, y están en Lampa y Azángaro los otros 2 batallones y 1 escuadrón del Cuzco, de manera que existen en el departamento de Puno 3000 infantes, 500 caballos y 2 piezas de batalla. No creo que nos ataquen... las han puesto ahí de miedo ... Yo he colocado desde Oruro a La Paz 3000 infantes, 700 caballos y 4 piezas de artillería ... y podré aumentar ... a 6 piezas, 4000 infantes y 1000 caballos ... estoy de ese lado descuidado».
Carta de Sucre a Bolívar, Chuquisaca, 20 de diciembre de 1827.[91]

Sucre se sintió esperanzado cuando su amigo personal, Manuel Dorrego, se volvió gobernador de Buenos Aires el 13 de agosto de 1827. Estas esperanzas se demostraron vanas cuando brasileños y porteños firmaron la paz, la posibilidad de conseguir algún aliado contra Perú se desvanecía ahora que el Río de la Plata enterraba las armas.[37]

El 5 de marzo de 1828, Sucre y Gamarra se entrevistaron en la frontera. El general peruano le plantea al presidente su preocupación que se intentara invadir Perú por dos frentes, lo que Sucre negó tajantemente. Sin embargo, el general Juan José Flores, a cargo del gobierno de Ecuador, le había propuesto dicho plan anteriormente.[92]