Interfaz cerebro-computadora

Las interfaces neuronales directas (IND) interfaces cerebro-computador (también interfaz cerebro-computadora e interfaz cerebro-ordenador, en inglés Brain Computer Interfaces (BCI),[1] constituyen una tecnología que se basa en la adquisición de ondas cerebrales para luego ser procesadas e interpretadas por una máquina u ordenador. Establecen el camino para interactuar con el exterior mediante nuestro pensamiento ya que estas interfaces permiten transformarlos en acciones reales en nuestro entorno.

Introducción

Esta tecnología ha atraído a muchos investigadores durante la última década con el motivo de desarrollar una interfaz cerebro-ordenador eficiente y fiable, lo cual ha supuesto que cada uno de los diferentes grupos de investigación creara su propio "modus operandi" respecto a la tecnología de sus dispositivos. A pesar de las diferencias entre los diferentes dispositivos todos siguen el mismo principio de funcionamiento básico: la medición de la actividad cerebral mediante sensores, procesado de la señal adquirida para obtener sus características de interés y, por último, interaccionar con el entorno de la forma deseada por el usuario.

Las principales ventajas de esta tecnología son por una parte instaurar un canal natural de interacción entre el hombre y la máquina y, por otra, el acceso a toda la información cognitiva y emocional humana.

Other Languages