Intelectualización

La intelectualización es un concepto psicoanalítico. Es un mecanismo de defensa, donde el razonamiento se utiliza para bloquear la confrontación con un conflicto inconsciente y su estrés emocional asociado, mediante el «uso excesivo de ideación abstracta para eludir sentimientos difíciles».[3]

La intelectualización es uno de los mecanismos de defensa originales de Freud. Él creía que los recuerdos tienen aspectos tanto conscientes como inconscientes, y que la intelectualización permite el análisis consciente de un evento de una manera que no provoque ansiedad.[4]

A veces se hace una comparación entre el aislamiento y la intelectualización. En el primero, se reprime el pensamiento, pero no el sentimiento (se puede sentir ansiedad sin saber por qué, por ejemplo). En el segundo, ocurre lo contrario y se recuerda el pensamiento, pero se olvida el sentimiento asociado a él.[5]

Descripción

La intelectualización se define como un proceso por el cual el sujeto intenta dar una forma discursiva abstracta a sus emociones, sentimientos, pensamientos, deseos y conflictos, con el fin de controlarlos e impedir que surjan ideas intolerables. El mecanismo de la intelectualización es utilizado para reprimir emociones como dolor, ira, impotencia o angustia en el inconsciente, pasando toda la atención al pensamiento racional. Es un pensamiento de tipo teórico y abstracto. Son generalizaciones que escapan de situaciones particulares. En general es una forma de resistencia ya que se opone a la asociación libre. En el marco de un psicodiagnóstico el sujeto lo utiliza para de esta manera mantener la distancia, y neutralizar los afectos.

La intelectualización es una «huida hacia la razón», donde la persona evita emociones incómodas, centrándose en los hechos y la lógica. La situación es tratada como un problema interesante que sujeta a la persona a una base racional, mientras que los aspectos emocionales son completamente ignorados considerándolos irrelevantes. El creador del término fue el psicoanalista kleiniano británico, Ernest Jones, quien escribió el primer artículo sobre la racionalización (1908-1909). Freud incorporó la idea y el término unos cinco años después.

Freud no utilizó el término «intelectualización» en ninguno de sus escritos, pero su conocimiento de que las funciones intelectuales se pueden utilizar como defensa se aprecia muchas veces.[8]

Anna Freud dedicó un capítulo de su libro El Yo y los Mecanismos de Defensa (1937) a la «Intelectualización en la Pubertad», al ver la forma como el «aumento intelectual, científico, y los intereses filosóficos de la época representan los intentos de dominar los impulsos y las emociones implicadas»[10]

La jerga es a menudo utilizada como un medio de intelectualización. Con el uso de terminología compleja, se centra la atención en las palabras y definiciones más exactas en vez de los efectos humanos.

La intelectualización protege contra la angustia reprimiendo las emociones relacionadas con un evento. También se conoce como «aislamiento afectivo» cuando los elementos afectivos son retirados de la situación. Esto le permite a uno tratar con una situación racionalmente, pero puede provocar la supresión de sentimientos que necesitan ser admitidos para seguir adelante.


Other Languages