Instituto de Bachillerato Cervantes

El Instituto de Educación Secundaria Cervantes de Madrid ( España) fue creado con el nombre de Instituto Nacional de Segunda Enseñanza Cervantes en 1931. Por sus aulas han pasado desde entonces alumnos que más tarde llegarían a destacar en el campo de la política, las artes y las ciencias, así como ilustres profesores. En los primeros años de vida del instituto las clases de Francés corrieron a cargo de Antonio Machado, las de Filosofía fueron encomendadas a María Zambrano y las de Dibujo se encargaron a Daniel Vázquez Díaz. El lema del Instituto es una sentencia que aparece en el sello del impresor Juan de la Cuesta en la primera edición del Quijote: Post tenebras spero lucem ("Espero luz tras las tinieblas"). Pasados los años el edificio que alberga el centro de enseñanza se ubicó en la glorieta de Embajadores, en el inmueble que había sido Facultad de Veterinaria. Antes de instalarse en Embajadores, el instituto había ocupado otros tres emplazamientos en distintos barrios de Madrid.

Fundación e historia

El 14 de noviembre de 1929, durante la dictadura de Primo de Rivera, se creó en Madrid mediante real decreto un Instituto Local Femenino que fue designado con el nombre de « Infanta Beatriz» en honor de la hija mayor de Alfonso XIII. En 1930, el ministro de Instrucción Pública Elías Tormo solicitó un cambio en la designación del centro, que pasó a llamarse «Liceo», al estilo francés, pero tal nombre apenas duró un año, pues en 1931, y ya con la República, dicho Liceo fue reconstituido como «Instituto Nacional de Segunda Enseñanza Cervantes».[3]

Distintos emplazamientos

El Instituto tuvo a lo largo de su historia cuatro lugares de destino en la ciudad de Madrid.[4]

El primer local que tuvo el Instituto creado en 1929 fue un palacete cuya dueña había sido la condesa de Giraldeli, en la calle de Zurbano, 14 (que estaba arbolada en aquellos años), esquina a Fernando el Santo. El inmueble se construyó hacia 1880 y en 1929 era propiedad de Ana de Osma y Zavala, viuda de Emilio Alcalá Galiano. El Ayuntamiento firmó un contrato de arrendamiento junto con la propietaria el 4 de diciembre de 1929. La casa, situada en el barrio aristocrático de Almagro, continúa en pie. Cuenta con tres pisos más sótano, con un jardín de estilo neoclásico, estilo muy repetido en la construcción madrileña de la primera mitad del siglo xix. Da a dos calles tranquilas y residenciales.[5]

En 1934, el Instituto se trasladó a otro palacete situado en la calle de Prim, 3. Fue residencia de doña Rosalía Drake de la Cerda, condesa de Villar. Esta señora era hija de Carlos Drake, conde de Vegamar, cubano y de ascendencia inglesa, que había muerto en 1909 y que fue propietario de otros muchos edificios en la calle del Barquillo. El edificio tenía tres plantas y jardín. Durante la Guerra Civil Española se utilizó como cuartel y sufrió dos bombardeos por su situación peligrosa pues tenía muy cerca el Ministerio del Ejército. Después de la guerra fue reparado y se abrió de nuevo el Instituto, ahora exclusivamente masculino. Allí se mantuvo el centro de enseñanza hasta su nueva mudanza en 1950. La casa fue vendida por los herederos y quedó abandonado con gran contento de gatos, perros, gallinas y pájaros que lo tomaron como su hogar. La Sociedad Protectora de Animales se ocupó de ellos dándoles de comer así como el propio Ministerio cercano que les llevaba los restos de alimentos. Hasta que en 1962 fue derribado y en su solar se edificó el edificio de la Organización Nacional de Ciegos.[1]

En 1950 el Instituto sufrió un nuevo traslado, esta vez a la calle de Fortuny, 15, un edificio con vuelta a la calle de Zurbarán y Monte Esquinza. Son los barrios, distinguidos y apacibles, del primer emplazamiento. El inmueble es de cuatro plantas más sótano con un amplio patio-jardín. Es un edificio con una larga historia. Era la sede del Colegio Alemán, creado en 1910 por la colonia alemana residente en Madrid. Cuando se terminó la Segunda Guerra Mundial, el edificio fue confiscado por las potencias vencedoras en 1945, junto con otros bienes alemanes y más tarde fue vendido al Estado español. Después, cuando se constituyó la República Federal Alemana y se restablecieron las relaciones con España, los alemanes exigieron su devolución, a lo que el Gobierno español accedió. Pero el director del centro, señor Sánchez Faba se negó a abandonarlo en tanto no se le concediera otro local capaz para ejercer la docencia. El tiempo pasó entre negociaciones, y los alemanes construyeron un colegio más moderno en la Avenida de Concha Espina, perdiendo así todo interés por el de Fortuny/Zurbarán.[6]

Vista del Instituto desde la Calle de Embajadores.

En 1958 se trasladó la facultad complutense de Veterinaria a la Ciudad Universitaria, dejando el gran edificio de la glorieta de Embajadores. El Estado destinó dicha finca de inmediato al Instituto Cervantes para su nueva sede, desechándose así el proyecto de trasladarlo a la avenida de las Islas Filipinas. Estaba emplazada en parte de lo que había sido el Casino de la Reina, enfrente de la Real Fábrica de Tabacos. Empezaron las obras de adaptación y remodelación y el nuevo Instituto se inauguró en 1960. El Estado alemán se hizo entonces cargo del edificio de Fortuny/Zurbarán, instalando allí el Instituto Alemán de Cultura, con renovación completa.[7] El Instituto de Educación Secundaria Cervantes sigue ocupando en el siglo XXI este edificio, con entrada por la calle de Embajadores, número 70. En 1966 amplió sus instalaciones para dar cabida a un mayor número de alumnos, con un edificio anexo. En 1991 se modernizó el edificio histórico y se ampliaron los laboratorios, espacios complementarios y deportivos. En el curso 2002–2003 se llevó a cabo una remodelación del edificio anexo, en el que también se ubica la Escuela Oficial de Idiomas, para optimizar los espacios e instalaciones.

Directores hasta el año 1940

  • 1929, Arturo Caballero, cuando aún el centro se llamaba Instituto Infanta Beatriz.[8]
  • 1931, Juan Antonio Tamayo Rubio, catedrático de Lengua y Literatura Españolas.
  • 1934, Manuel Cardenal Iracheta, catedrático de Filosofía.
  • 1936, Pedro Aguado Bleye, catedrático de Geografía e Historia.
  • 1939–40, Enrique Montenegro, catedrático de Lengua y Literatura Españolas.

Alumnado

Entrada del Instituto ubicado en la Glorieta de Embajadores.

A lo largo de la vida del Instituto estudiaron en él personas que con el tiempo llegarían a ser personajes destacados:

  • Enrique Tierno Galván, pensador, ensayista, jurista y tratadista político, profesor de Derecho Político de las universidades de Murcia y Salamanca, y de Ciencia Política en la Autónoma de Madrid, fundador del Partido Socialista Popular y presidente de honor del Partido Socialista Obrero Español, diputado y, desde 1979 hasta su muerte en 1986, alcalde de Madrid.
  • Ana Mariscal, actriz y directora de cine y teatro.
  • Leopoldo Calvo-Sotelo, ingeniero de Caminos, licenciado en Filosofía, diputado, ministro de varias carteras y, entre 1981 y 1982, presidente del Gobierno.
  • Emilio Lledó, filósofo, profesor de instituto en Valladolid y Alcalá, y de la Universidad de La Laguna, de la de Barcelona y de la UNED, miembro del Wissenschaftskolleg o Colegio de Ciencias de Berlín y de la Real Academia Española.
  • Alberto Delgado, periodista, locutor de RTVE.
  • Joaquín Arozamena, periodista, locutor de RTVE.
  • Forges, dibujante y humorista.
  • José Luis Garci, director de cine.
  • Pablo Jauralde Pou, filólogo y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid.
  • Virgilio Zapatero, jurista y tratadista político, profesor y rector de la Universidad de Alcalá, diputado, ministro entre 1986 y 1993.
  • Alberto Bernabé, helenista e indoeuropeísta, profesor de la Universidad Complutense.
  • José Manuel Sánchez Ron, físico e historiador, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, miembro de la Real Academia Española.
  • Pedro Crespo Barquero, fiscal de sala del Tribunal Supremo.
  • Felipe Hernández Cava, guionista de comics (El Cubri).
  • Saturio Alonso, dibujante de comics (El Cubri).
  • Manuel Morente Gallego. Médico, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas.
  • Armando Montesinos Blanco. Doctor en Bellas Artes y profesor de la Universidad de Cuenca.
  • Manuel Posada de la Paz. Doctor en Medicina. Director del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras.
  • José Luis Ibáñez Salas, escritor y editor.
  • José María Ridao, diplomático y escritor.
  • Roberto Cairo, actor de cine y televisión.
  • Enrique Alonso, filósofo y ensayista, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid.
  • Pura Fernández, filóloga e historiadora de la cultura, profesora de investigación del CSIC.
  • Antonio Valdecantos, filósofo y ensayista, profesor de la Universidad Carlos III.
  • José B. Torres, helenista, profesor de la Universidad de Navarra.
  • Antonio Sáez Arance, historiador, profesor de la Universidad de Colonia.
  • Diego S. Garrocho, filósofo y ensayista, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid.
  • José Ramón Vizmanos Buelta, Matemático, catedrático de instituto y autor de libros de texto.
  • Rafael Mingo Santos, Químico Industrial de la famosa promoción del 1969.
  • Fernando Alvarez Garrido, economista y estadístico
Other Languages