Instituto San Isidro

Instituto San Isidro
1346 Estudios de la Villa ; 1603 Colegio Imperial de Madrid; 1625 Reales estudios de San Isidro
Colegio Imperial de la Compañía de Jesús.JPG
Tipo Instituto público
Fundación 1346
Localización
Dirección Calle de Toledo 39, Madrid Bandera de España
Coordenadas 40°24′46″N 3°42′26″O / 40.412697222222, 40°24′46″N 3°42′26″O / -3.7072916666667
Sitio web
http://ies.sanisidro.madrid.educa.madrid.org/mapaweb.htm

245px

[ editar datos en Wikidata]

El Instituto de Enseñanza Secundaria San Isidro, antiguamente conocido como el Colegio Imperial de Madrid y/o Reales Estudios de San Isidro, es un Instituto público de educación secundaria dependiente de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. En la actualidad imparte enseñanza bilingüe en Inglés y en Francés.

Es considerado como el Instituto de educación secundaria mas antiguo de España así como uno de los mas antiguos del mundo.[1]

Historia

La creación del instituto se debe a la decisión que toma Felipe II de trasladar la Corte a la Villa de Madrid y hacer de ella su capital permanente, que ocurría en 1561. Poco antes, la Orden jesuita ya conocían tales medidas gracias a la información privilegiada que les había proporcionado el duque de Feria en Londres. Ante tal noticia, San Francisco Javier, general de la Orden en ese momento, cree necesario fundar un colegio en la futura capital del Reino. Estar cerca del Rey y de su Corte era siempre beneficioso, teniendo en cuenta que la nueva Corte no contaba con una infraestructura educativa propia del nivel que iba a adquirir. Así, en 1566 los Jesuitas fundan un pequeño colegio junto a la que después sería la Plaza Mayor de Madrid.

A pesar de los beneficios que esto traería para la Villa, el Ayuntamiento no estaba dispuesto a conceder el permiso necesario para abrir el centro, ya que Madrid ya contaba con los Estudios de la Villa, dependiente del concejo y fundado en 1346. Dicha nueva escuela suponía una clara competencia para el Estudio de la Villa. No obstante, es el poder de los jesuitas el que logra que el Ayuntamiento diera su consentimiento. Pocos años después, el propio Estudio de la Villa sería absorbido por el Colegio de los jesuitas.

Fachada del instituto en el siglo XVII.

A principios del siglo XVII, con la muerte de María de Austria y Portugal en 1603, la escuela crece en importancia gracias a su testamento a favor de los jesuitas del colegio. Sin embargo, no es hasta 1609 cuando el Colegio adquiere el titulo de "Imperial" y ello es debido a los litigios que se tienen con los sucesores de la emperatriz que, exigen que debido a esa herencia, deba proclamarse a María de Austria como benefactora y patrona del Colegio, pasando a ser denominado "Colegio Imperial".

La escuela va adquiriendo fama e importancia de tal modo que la misma Corona quiere intervenir en este fenómeno para no desaprovechar el momento que les puede brindar prestigio y mayor respaldo popular, especialmente dado que el artífice de esta intervención es, el conde-duque de Olivares, personaje bastante impopular. El plan del conde-duque es convertir el colegio en una universidad. Madrid, al recobrar el titulo de capital, había crecido en importancia y necesitaba tener unos estudios a nivel universitario, para no depender de las vecinas Universidad de Alcalá y Salamanca.

Fue durante esta época, cuando obtienen mas importancia las universidades. Las ciudades que albergaban a estos centros se veían rápidamente enriquecidas en todos los sentidos gracias a los negocios que aparecían en torno a a la universidad. Los estudios universitarios, además, se habían "popularizado" y la nobleza había comprendido lo importante y prestigioso que suponía tener en la familia a licenciados universitarios; por lo que mandaban a sus hijos a estos estudios superiores.

Colegiata de San Isidro, que se construyó como la iglesia del colegio en el Siglo XVII.

Por otra parte, casi todas las universidades estaban regidas por religiosos, los cuales, poseían el monopolio educativo, pero estas órdenes no veían bien el arrollador crecimiento de la Orden jesuita que se estaban introduciendo en el mundo docente.

Es debido a todo lo anterior, que se produce una fuerte lucha, encabezada por las Universidades de Salamanca y Alcalá, en contra de la creación de una nueva universidad en Madrid, donde estaba la Corte, de la que procedían la mayoría de sus alumnos. Su lucha es tan dura que, al final, consiguen que Felipe IV funde unos Estudios Reales, en 1625, con carácter de superiores pero privándole el derecho de otorgar títulos oficiales y rebajando su dotación anual. Asimismo, muchos alumnos iniciaron sus estudios en el colegio pero, después, se marcharían a las universidades para sus estudios superiores como es el caso, de Lope de Vega y de Quevedo entre otros.

En 1725, Felipe V, a imitación del Colegio de Luis el Grande en París, funda dentro del Colegio Imperial, un Real Seminario de Nobles, en el que un número reducido de personajes podría, desde aprender las primeras letras, hasta iniciarse en las lenguas clásicas y modernas o en la religión, la filosofía, las leyes y las ciencias.

Del edificio actual destacan: el claustro barroco (1672), una escalera barroca y una elegante capilla (1723), entre otras antiguas obras de arte. Es en la escalera donde se localiza un pequeño museo dedicado a la Ciencia y a la Educación.

La biblioteca actual proyectada por Ventura de la Vega, cuenta todavía con importantes libros en su fondo antiguo, el cual se encuentra en la planta superior y se ha remozado añadiendo nuevas tecnologías.

La escuela cuenta también con un museo antiguo en la planta baja, recreando una clase del instituto, decenas de animales disecados y cuatro plantas de múltiple interés.

Other Languages