Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile

Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile
Pedagógico.png
Tipo Pública
Fundación 29 de abril de 1889
Localización
Dirección Flag of Santiago de Chile.svg Santiago, Región Metropolitana, Flag of Chile.svg  Chile
Campus Campus Macul
Instituto de Educación Física y Técnica
[ editar datos en Wikidata]
Instituto Pedagógico de la U. de Chile, hoy UMCE.
Esquema de la creación de universidades regionales a partir de las sedes de la U. de Chile y la UTE.

El Instituto Pedagógico fue fundado de 1889 como dependencia de la Universidad de Chile con el objetivo de formar profesionalmente al profesorado de la educación secundaria. La formación del profesorado de educación primaria ya se efectuaba en las escuelas normales de Chile desde 1842, dependientes directamente del Estado. En 1931 se incorpora el Instituto de Educación Física y Técnica (creado en 1906). En 1948 se crea su sede en Valparaíso.

En 1981 tanto las sedes de Santiago como de Valparaíso son separadas de la Universidad y transformadas cada una en Academias Superiores de Ciencias Pedagógicas (ASCP de Santiago y ASCP de Valparaíso) y posteriormente en Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) y Universidad de Playa Ancha respectivamente.

En el Instituto Pedagógico fueron formadas las sucesivas generaciones de profesores secundarios, integradas a la entonces Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile.

Historia del Instituto Pedagógico

Desde 1843, la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile- concentró su labor exclusivamente al cultivo de las letras y humanidades, confiriéndole gran influencia en la intelectualidad de la nación.

En este contexto, la única Facultad no docente de la Universidad de Chile se hacía cargo de la instrucción de profesores secundarios, y por primera vez en 46 años, sus dependencias se abrían al ingreso de alumnos.

Hasta entonces, la Facultad de Filosofía y Humanidades orientaba y supervisaba la enseñanza. Sin embargo, la formación de profesores se realizaba a través de facultades profesionales y congregaciones religiosas: médicos para impartir la biología y las ciencias naturales; ingenieros para la enseñanza de las matemáticas y la física; farmacéuticos para la botánica y la química; abogados para la historia y las letras, y sacerdotes para la filosofía, lógica y psicología.

En total, el país contaba con unos 400 profesores de liceo entre profesionales, sacerdotes y autodidactas, quienes se oponían al inminente reconocimiento oficial que los nuevos maestros pudiesen lograr.

La creación del Instituto Pedagógico incluía además la incorporación de un selecto grupo de profesores alemanes de reconocido nivel académico, lo que provocó inquietud y malestar de parte de integrantes de la Facultad. Por ello, quedó estipulado contractualmente que los maestros alemanes se dedicaran exclusivamente a la docencia, con prescindencia taxativa de la investigación y de la creación de escuelas científicas.

En este marco se erigió, a veces solitaria, la gigantesca figura de Valentín Letelier, verdadero impulsor y creador del Instituto Pedagógico, quien enfrentaba una y otra vez a los detractores: para todos los chilenos defender el Instituto Pedagógico es defender uno de los agentes más poderosos de la cultura nacional. Suprimirlo es imposibilitar la formación del profesorado chileno; es hacernos perpetuos tributarios de la pedagogía extranjera[ cita requerida]. A esto se agregó la indudable identificación del Instituto Pedagógico con el gobierno de Balmaceda.

Other Languages