Inodoros en Japón

Un bidé instalado en un inodoro japonés.

Existen tres tipos de inodoros en Japón. El más antiguo es similar a una placa turca, y todavía es habitual en baños públicos. Tras la Segunda Guerra Mundial, se hicieron comunes los inodoros con cisterna de tipo occidental. Los más modernos son ahora los inodoros con bidé incorporado, que, a fecha de 2004, están presentes en más de la mitad de las viviendas japonesas y son aún más populares en hoteles. En Japón estos bidés se suelen llamar Washlets (ウォシュレット ?), un nombre comercial de la empresa TOTO, e incluyen muchas funcionalidades avanzadas que raramente se ven fuera de Japón.

Historia

Papel higiénico de madera, tal como se utilizaba en el periodo Nara. Los rollos modernos al fondo están para comparar el tamaño.

En Japón los inodoros se han usado desde el inicio de la civilización, aunque su uso y construcción exactos todavía se desconocen. Los sistemas de drenaje más antiguos son del período Yayoi (entre el 300 a. C. y el 250 d. C.). Esos sistemas se usaban en instalaciones más grandes, probablemente en conjunción con inodoros. Durante el período Nara ( 710 a 784), se creó un sistema de alcantarillado en la capital Nara. Consistía en unas corrientes de agua de 10 a 15  cm de anchura donde el usuario se ponía en cuclillas con un pie a cada lado del flujo de agua. Se usaban palos de madera a modo de papel higiénico. Los inodoros más antiguos de Japón también datan de ese tiempo. Se construían sobre un hoyo en el suelo de forma similar a una letrina. En los primeros tiempos se usaban algas para limpiarse, pero ya en el periodo Edo, se substituyeron por papel higiénico hecho de washi (papel tradicional japonés). En las regiones montañosas se usaban también espátulas de madera y grandes hojas. A menudo los inodoros se construían sobre una corriente de agua. Sin embargo, históricamente las letrinas eran más habituales, dado que eran más fáciles de construir y se podían usar las heces como fertilizante, algo muy importante en un país donde el budismo y su vegetarianismo asociado hacían reducir la dependencia en el ganado para comer. De hecho, los productos de desecho de la gente rica se vendían más caros debido a que su dieta era mejor.[1]

Esta práctica se hizo mucho menos común tras la Segunda Guerra Mundial, tanto por razones sanitarias como por la proliferación de abonos químicos, pero todavía se pueden encontrar tierras fertilizadas con heces humanas. Históricamente Japón ha tenido unos estándares higiénicos muy por encima de, por ejemplo, Europa, y la limpieza de los desechos humanos era común, mientras que en Europa las aguas negras simplemente se tiraban a la calle durante gran parte de la historia del continente.

Placa turca de la era Meiji de una familia rica cerca de Nakatsugawa.

En la isla de Okinawa, el inodoro estaba a menudo unido a la pocilga, y a los cerdos se les alimentaba con los desechos humanos. Esta práctica cesó tras la Segunda Guerra Mundial.

Durante el período Azuchi-Momoyama ( 1568 a 1600), se construyó la Alcantarilla Taiko alrededor del Castillo de Osaka, y todavía existe y funciona hoy día. El uso de sistemas modernos de alcantarillado comenzó en 1884, con la instalación de la primera alcantarilla de ladrillo y cerámica en Kanda ( Tokio). Se instalaron más sistemas de fontanería y alcantarillado tras el Gran terremoto de Kantō para evitar epidemias tras futuros terremotos. Sin embargo, la construcción de alcantarillas sólo aumentó tras la Segunda Guerra Mundial para dar abasto con los productos de desecho de los crecientes centros de población. En 2000 el 60 % de la población estaba conectada al sistema de alcantarillado. El Día Nacional del Alcantarillado es el 10 de septiembre.

Los inodoros y urinarios de estilo occidental comenzaron a aparecer en Japón a comienzos del siglo XX, pero su uso sólo se extendió tras la Segunda Guerra Mundial debido a la población americana. En 1977 la venta de inodoros occidentales excedió la de las tradicionales «placas turcas» japonesas. Basándose en los inodoros suizos y estadounidenses con bidé incorporado, la mayor compañía del mundo de fabricación de aparatos sanitarios, TOTO, presentó el Washlet en 1980. Las empresas japonesas producen actualmente algunos de los inodoros más avanzados y de más alta tecnología del mundo.

Other Languages