Inmunidad (medicina)

Inmunidad es un proceso fisiológico muy complejo de percepción de los cambios que tienen lugar dentro del organismo y de sus interacciones con otros organismos y sustancias externas encaminado a colaborar de forma primordial en su desarrollo embrionario, en el mantenimiento de su homeostasis, en el establecimiento de su identidad individual y en su integración en el ecosistema. Entre todas estas acciones, la más conocida ha sido y es la de la defensa frente a las infecciones, y será este el aspecto en que se centre este artículo. La inmunidad, entendida así como mecanismo de defensa, involucra tanto a componentes específicos como inespecíficos. Los componentes inespecíficos, más antiguos en la filogenia, actúan como barreras o como mecanismos innatos y fijos de detección y eliminación de los microorganismos patógenos para detener la infección antes de que puedan causar la enfermedad. Otros componentes más modernos en la evolución del sistema inmunitario se adaptan a cada nuevo microorganismo encontrado, se especializan en su detección y generan una memoria para posibles futuros contactos.

Historia de las teorías de la inmunidad

Una representación de la epidemia del cólera del siglo XIX.

La inmunidad ha intrigado a la humanidad durante miles de años. La visión prehistórica de las enfermedades era que estaban causadas por fuerzas sobrenaturales, y que la enfermedad era una forma de castigo teúrgico de los dioses o de los enemigos de uno por “malos actos” o “pensamientos malvados” que visitaban el alma.[1]​ Si alguien era expuesto al miasma, podía coger la enfermedad.

La palabra “inmunidad” deriva del adjetivo latino immunis, un término legal que significa exención de tareas (servicio militar, pago de impuestos u otros servicios públicos), una gracia que otorgaba el emperador.[2]

La primera descripción clínica de la inmunidad que surgió de una enfermedad específica por un organismo causante es probablemente Kitab fi al-jadari wa-al-hasbah (Un tratado sobre la viruela y el sarampión) escrito por el médico islámico Al-Razi en el siglo IX. En el tratado, Al-Razi describe la presentación clínica de la viruela y el sarampión y pasa a indicar que esta exposición a estos agentes específicos otorga inmunidad duradera (aunque no usa este término).[3]

Louis Pasteur en su laboratorio, 1885.

El nacimiento de la inmunoterapia pasiva pudo haber comenzado con Mitrídates VI, que buscó acostumbrarse al veneno, y tomó dosis de veneno no letales diariamente para desarrollar tolerancia. También se dice que Mitrídates creó un 'antídoto universal' para protegerse de todos los venenos terrestres.[2]

En Europa, la inducción de la inmunidad activa surgió en un intento de contener la viruela. La inmunización, sin embargo, había existido de varias formas durante al menos un milenio.[2]

Other Languages
العربية: مناعة (طب)
azərbaycanca: İmmunitet
беларуская: Імунітэт
беларуская (тарашкевіца)‎: Імунітэт
bosanski: Imunost
Esperanto: Imuneco
eesti: Immuunsus
euskara: Immunitate
Հայերեն: Իմունիտետ
日本語: 免疫 (医学)
қазақша: Иммунитет
한국어: 면역
Кыргызча: Иммунитет
lietuvių: Imunitetas
latviešu: Imunitāte
македонски: Имунитет
Bahasa Melayu: Imuniti (perubatan)
português: Imunidade
русский: Иммунитет
srpskohrvatski / српскохрватски: Imunitet
Simple English: Immunity
slovenčina: Imunita (biológia)
slovenščina: Imunost
Kiswahili: Kingamwili
тоҷикӣ: Иммунитет
Türkçe: Bağışıklık
татарча/tatarça: Иммунитет
Tiếng Việt: Miễn dịch
中文: 免疫