Inmortalidad

Alegoría a la inmortalidad de Valeriano Salvatierra en el Museo del Prado, ( Madrid)

La inmortalidad o vida eterna supone la existencia indefinida o infinita que consigue superar la muerte. A lo largo de la historia, los seres humanos han tenido el deseo de vivir para siempre.

La inmortalidad es considerada entre algunos filósofos como la respuesta a la angustia y al miedo que produce en el ser humano la conciencia de su mortalidad y contingencia. Ese ansia crearía y desarrollaría el concepto de inmortalidad; y constituiría además el núcleo de la antropología de la religión.[1]

Inmortalidad en las religiones

Para los creyentes en general la inmortalidad es, la continuación de la vida más allá de la muerte. La creencia de una vida eterna individual es característica de ciertas religiones monoteístas abrahámicas ( Cristianismo o el Islam). También ciertas corrientes del Judaísmo lo proponen, con menos énfasis que las anteriores.

Religiones orientales como el hinduismo y el budismo profesan la doctrina de la metempsicosis o reencarnación, que postula la posibilidad de perfeccionamiento progresivo a través de vidas sucesivas. La liberación final consiste en detener la rueda de las reencarnaciones, causada por el apego a un ego individual ilusorio.

En las religiones paleo-judías y paleo-cristianas (XV a. C.-I d. C.)

Para el cristianismo el hombre es una hipóstasis de dos sustancias llamadas cuerpo y alma, concebidas al momentos del nacimiento, y cuando adviene la muerte, en una primera instancia, sólo el alma sobrevive. La supervivencia del alma después de la muerte no es el destino del alma, su destino es volverse a unir con el cuerpo y ser nuevamente persona en el momento de la resurrección de los muertos. Se entiende así que lo importante es la vida eterna como Persona. Es decir, la Persona es la unión del alma con el cuerpo.

La salvación del hombre en la vida eterna corresponde a la libre actuación del hombre como Persona durante su vida en la tierra. Si se comporta correctamente, irá al Cielo para gozar con Dios y el resto de los hombres para toda la eternidad. Si es injusto y egoísta en la vida terrena, será condenado a sufrir las consecuencias de sus actos en el Infierno, también para siempre. Tras la resurrección de los muertos, tanto la vida en el cielo como en el infierno será la de una Persona, en la que estarán unidos el alma con el cuerpo en un estado diferente del de la tierra que se llama cuerpo glorioso.

Other Languages
العربية: خلود
azərbaycanca: Ölməzlik
български: Безсмъртие
বাংলা: অমরত্ব
català: Immortalitat
čeština: Nesmrtelnost
Ελληνικά: Αθανασία
English: Immortality
Esperanto: Senmorteco
euskara: Hilezkortasun
فارسی: نامیرایی
français: Immortalité
עברית: חיי נצח
hrvatski: Besmrtnost
italiano: Immortalità
日本語: 不老不死
한국어: 영생
latviešu: Nemirstība
македонски: Бесмртност
മലയാളം: അമരത്വം
Bahasa Melayu: Keabadian
Nederlands: Onsterfelijkheid
occitan: Immortalitat
português: Imortalidade
română: Nemurire
русский: Бессмертие
sicilianu: Immortalità
srpskohrvatski / српскохрватски: Besmrtnost
Simple English: Immortality
slovenčina: Nesmrteľnosť
српски / srpski: Бесмртност
svenska: Odödlighet
Kiswahili: Uzima wa milele
Tagalog: Imortalidad
українська: Безсмертя
中文: 长生不老
粵語: 長生不老