Inmigración vasca en Argentina

Vascos en Argentina
Ikurrina Bandera de Argentina
Argentinako euskaldunek (en euskera)
Basque festival in Buenos Aires August 2011.jpg
Festival vasco en Buenos Aires en 2011.
Regiones de origen Bandera de España  España:
Ikurrina  País Vasco
Bandera de Navarra.svg  Navarra
Bandera de Francia  Francia:
Bandera de Aquitania  Aquitania
( País Vasco francés)
Descendencia estimada 3 000 000[2]
10% de la población argentina[3]
Idiomas euskera, español rioplatense, castellano septentrional, francés
Religiones predomina el Catolicismo
Migraciones relacionadas Españoles en Argentina, franceses en Argentina
Asentamientos y comunidades activas
1.º Gran Buenos Aires y región pampeana
Asociaciones civiles destacadas
1.º Federación de Entidades Vasco Argentinas, Fundación vasco-argentina Juan de Garay, Instituto Euskal Echea, Instituto vasco-argentino, entre otros.[4]
[ editar datos en Wikidata]

La inmigración vasca en Argentina tuvo lugar en su mayor medida a fines del siglo XIX y principios del XX, cuando muchos inmigrantes provenientes de Euskal Herria llegaron a la Argentina.

Argentina fue el país que recibió el mayor número de residentes del Euskal Herria, esto permitió que la cultura vasca influyera en gran medida en la cultura argentina donde hoy, todavía, se preservan estratos vivos de la misma.[5]

Historia

Monumento a Juan de Garay en Buenos Aires, frente a la Casa Rosada. Detrás de la estatua puede verse un brote del Árbol de Guernica, símbolo del País Vasco.

Los vascos han desempeñado importantes roles tanto en la conquista española como en el posterior desarrollo desde la época del asentamiento colonial español. La causa fundamental de la emigración fue la particular estructura social de los territorios vascos, la herencia paterna solía recaer en uno de los hijos (no necesariamente el mayor) lo que relegaba a los demás varones a un papel secundario, del que sólo podían liberarse emigrando de su tierra o como clérigos. La excelente calidad de las naves reales, sumado a su gran experiencia en cuestiones marítima y, finalmente, las características impetuosas y temerarias propias de su pueblo, los hicieron muy preferidos para la carrera de Indias.

En el norte argentino, en actual territorio jujeño los capitanes vascos llegaron a fundar la ciudad de San Francisco de la Nueva Provincia de Álava (en honor a la provincia de Álava, en el País Vasco) posteriormente sería refundada como San Salvador de Jujuy por otro capitán guipuzcoano. Entre 1857 y 1940 migraron a la Argentina más de 2 millones de españoles, principalmente de Galicia y del territorio vasconavarro (región al oeste de los Pirineos, extendiéndose parte en Francia y parte en España). Tanto vascos de España como de Francia (incluyendo navarros) arribaron a la Argentina como parte de una amplia diáspora vasca.

Las guerras carlistas y posteriormente la era del franquismo contribuyeron a la llegada de los vascos a la Argentina. El país de grandes campos con fuertes costumbres en producción de materia prima: agricultura, ganadería, caza y pesca; fue el principal elegido (en términos nominales) por lo migrantes euskaldunes.

A lo largo del siglo XIX el País Vasco estaba sufriendo una gran transformación: estaba pasando de una sociedad predominantemente agrícola y ganadera a una sociedad predominantemente industrial. Además, había sufrido la guerra contra Napoleón y las guerras carlistas. Estas fueron ganadas por los liberales, entre cuyos ideales se encontraban la Desamortización, con la consecuente pérdida del poder de la Iglesia, la modificación de los fueros, la igualdad de todos ante la ley, el servicio militar obligatorio, etc., ideas no demasiado queridas por la sociedad rural vasca. Muchos agricultores vascos escogieron irse a América, donde podían conseguir tierras, en vez de trabajar en su tierra en fábricas que normalmente estaban en manos de liberales.[7]

Hubo una primera etapa de inmigración en Argentina ( 1835- 1853) de pastores vascos del País Vasco francés. Le siguió una etapa posconstitucional entre 1853- 1877 en la que muchos emigrantes se instalaron en la Pampa. Fueron más de 200.000 entre 1857 y 1864. Y más tarde, entre 1877 y 1914 les siguió otra ola de inmigrantes después de ser aprobada la ley de inmigración argentina.

Other Languages