Inmigración portuguesa en Brasil

La inmigración portuguesa constituye la mayor masa de extranjeros radicados en Brasil.

Este flujo migratorio tiene lugar desde el Siglo XVI y alcanzó su mayor auge a inícios del Siglo XX. Puede ser dividido en cuatro fases:

Inmigración Restricta (1500-1700)

La primera misa realizada en Brasil.

El Brasil fue "descubierto" por los portugueses el 22 de abril de 1500. Poco después los primeros colonos comenzaron a establecerse en la colonia, pero de forma poco significativa.Esos primeros colonos fueron dejados a su propia suerte y acabaron siendo acogidos por los grupos indígenas que vivían en el litoral.

Durante los siglos XVI y XVII, la inmigración portuguesa era insignificante. La Corona Portuguesa prefería invertir en su expansión comercial en Continente Asiático y valorizaba muy poco sus posesiones en América. Sin embargo, durante el Siglo XVI, piratas franceses y de otras nacionalidades comenzaron a rondar el territorio brasileño y a traficar el palo brasil dentro de las tierras lusitanas. Esta situación obligó a la Corona Portuguesa a comenzar realmente una Colonización de Brasil. Los primeros grupos de estos verdaderos colonos comenzó a llegar sólo después de 1530. La colonia fue dividida en Capitanías hereditarias y las tierras demarcadas entre los nobles portugueses. Para promover la colonización de estos enormes lotes de tierra, la Corona Portuguesa comenzó a incentivar el viaje de colonos que recibían una cantidad de dinero a ser pago en plazos de tiempo acordados y que estarían destinados a desarrollar la producción.

En este periodo, llegaron a Brasil portugueses de todos los tipos: desde el rico hacendado, pasando por aventureros, prostitutas, huérfanos y empresarios fallidos. El foco de inmigración fue la Región Nordeste de Brasil, ya que las plantaciones de caña de azúcar estaban en pleno desarrollo. Esta inmigración colonizadora fue marcada por la masculinidad de su población: las mujeres portuguesas raramente emigraban, pues en Europa el Brasil poseía una imagen de tierra salvaje y peligrosa, donde apenas los hombres conseguían sobrevivir. en el Nordeste brasileño nació poco después una sociedad azucarera rígida, formada por los colonos portugueses y sus esclavos africanos. Para suprir la falta de mujeres portuguesas, la Corona fue enviando mujeres huérfanas, que en lugar de seguir un camino religioso, irían a Brasil a casarse. Aun así los esfuerzos no fueron suficientes, y las mujeres indígenas y africanas terminaron substituyendo la falta de mujeres portuguesas. En su mayor parte, de forma discreta, desembarcaron en la colonia judíos, muchos cristianos nuevos y gitanos.

Other Languages