Inmigración croata en Argentina

Croatas en Argentina
Bandera de Croacia Bandera de Argentina
Hrvati u Argentini
Bs As celebra Croacia (6299313827).jpg
Celebraciones de la colectividad croata en la Ciudad de Buenos Aires en 2011.
Regiones de origenRegiones de Dalmacia, Eslavonia, Litoral croata, entre otras.
Descendencia estimada250 000[1]
Idiomasespañol rioplatense, croata
ReligionesCristianismo
Migraciones relacionadasEslovenos en Argentina, Italianos en Argentina, Austríacos en Argentina
Asentamientos y comunidades activas
1.ºGran Buenos Aires
40 000 (descendientes) hab.
2.ºBandera de Provincia de Santa Fe Santa Fe
3.ºBandera de Provincia del Chaco Chaco

La inmigración croata en Argentina es un fenómeno poco conocido dentro de las corrientes de inmigración en Argentina. Parte del problema en la documentación y estudio de esta colectividad reside en que, a diferencia de otras inmigraciones como las de italianos y españoles, durante buena parte de la historia de la colectividad el pueblo croata no tuvo un país propio, siendo más bien una parte dentro de otros países como el Imperio austrohúngaro y Yugoslavia. Esto dificulta el rastreo a través de registros de llegadas en barcos y otras estadísticas migratorias.[cita requerida]

No obstante, lo cierto es que Argentina tiene la tercera comunidad más grande de croatas de todo el planeta, sólo por debajo de la de croatas en Estados Unidos y Alemania: de acuerdo a cifras de la diáspora croata proporcionadas por el gobierno de Croacia, se estima que hoy viven en Argentina unos 250.000 mil descendientes de croatas,[2]​ Los inmigrantes croatas se repartieron geográficamente de forma equilibrada: hubo importantes colonias croatas en provincias tan distintas como Chaco, Chubut, Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Tierra del Fuego.

Además, la colectividad croata es una de las más antiguas y duraderas. Su historia se remonta a la época en que Argentina todavía era una colonia española, como lo atestigua la llegada, en 1749, del jesuita Nicolás Plantich para ser profesor en la Universidad de Córdoba. Hacia finales del siglo XIX se aceleró la llegada de croatas coincidiendo con el gran aluvión de otras corrientes inmigratorias, y durante el período entreguerras alcanzó su mayor pico. Aunque lejos de los números de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, la inmigración croata continúa hasta el día de hoy: luego de la caída de la Unión Soviética y del fin de Yugoslavia se reactivó la llegada de inmigrantes croatas, ahora con un país independiente y con un perfil más de intercambio cultural (sobre la base de las relaciones con las distintas comunidades de la diáspora croata), religioso (único entre los países de Europa del este, Croacia es un país católico, lo que le da mayor afinidad religiosa con Argentina) y financiero (Croacia forma parte de la Unión Europea, lo que la vuelve una opción para hacer negocios).[cita requerida]

Corrientes migratorias

Espacio dedicado a los croatas de Tierra del Fuego en el Museo Marítimo y del Presidio de Ushuaia.
Casa de comídas típicas croatas en Mar del Sud, Buenos Aires. Dicha localidad recibió un gran aporte croata a su comunidad, junto con colonos eslovenos y alemanes.

En la llegada de inmigrantes croatas a Argentina pueden distinguirse tres etapas:

  • la primera, en la que solo llegan individuos de forma aislada.
  • la segunda, en el período que va de la Primera a la Segunda Guerra Mundial. Llegan contingentes mayores escapando de las circunstancias económicas y políticas.
  • la tercera, tras la Segunda Guerra Mundial y la implantación del comunismo en la entonces Yugoslavia. Los inmigrantes de esta corriente emigraban sobre todo por motivos políticos.

Pioneros

Se sabe que en el siglo XVIII llegó el jesuita Nicolás Plantich a la ciudad de Córdoba, para trabajar en la Universidad de Córdoba. Fue, por poco tiempo, rector del Colegio Nacional de Buenos Aires.[3]

Originario de la República de Ragusa, desde el pueblo de Oslje, Esteban Simonovich llegó a la ciudad de Mendoza en 1804, estableciéndose allí, donde se desarrolló su descendencia y luego la misma se establecieron en distintas zonas de la provincia de Mendoza, como Barrancas de Maipú, San Rafael, Junín y San Carlos. Actualmente la mayoría de sus descendientes viven en Mendoza y otros en Buenos Aires y en Estados Unidos.[cita requerida]

El dálmata Matías Nicolorich llegó a la ciudad de Rosario, cuando esta era una aldea. Emigró en su velero con su familia, y entre otras cosas, tuvo la primera casa de alto, la primera estafeta de correo, y ayudó al ejército de Manuel Belgrano en 1812 a defender Rosario de los españoles, cuando crea la Bandera Argentina.[cita requerida]

También se sabe que a fines del siglo XIX vivía en Buenos Aires el empresario Buratovich, dedicado a la construcción de ferrocarriles.[4]

Segunda etapa

Durante las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX, la inmigración croata hacia Argentina se acentúa. Se sabe que muchos croatas de esta corriente provenían de regiones como Hvar, Lika, Eslavonia, Srijem y Kordun, además de Istria. No obstante, es difícil precisar su número puesto que -al no existir Croacia como un país independiente- los inmigrantes llegaban con pasaportes del Imperio austrohúngaro. Otro grupo entró al país con pasaporte italiano, al igual que lo hicieron los inmigrantes eslovenos.[cita requerida]

Tercera etapa

A diferencia de las dos olas inmigratorias anteriores, esta corriente está mejor documentada. Durante las décadas de 1940 y 1950, llegaron al país unos 35.000 croatas. El grueso de ellos había llegado al país por motivos políticos y se identificaban con el nacionalismo croata de extrema derecha (Ustaše). Entre estos inmigrantes figuraba Ante Pavelic Poglavnik, caudillo del Estado Independiente de Croacia y posterior jefe de seguridad de Juan Domingo Perón. Posteriormente huyó del país para radicarse en España, dónde recibió asilo político por parte del régimen franquista, tras sufrir un atentado en 1957.[cita requerida]

A la vuelta de los siglos XIX y XX había 133 asentamientos,[cita requerida] con unos 150 000 croatas en Argentina, en su mayor parte provenientes de las regiones costeras de Dalmacia y el litoral croata, que fueron de los primeros inmigrantes europeos en establecerse en las pampas argentinas.

Other Languages