Informe Leuchter

El Informe Leutcher es el nombre por el cual se conoce a una investigación pericial realizada en 1988 por el norteamericano Frederick A. (Fred) Leuchter, Jr., especialista en el diseño y construcción de equipos para ejecución en las cárceles de Estados Unidos. Este informe fue creado con el propósito de defender judicialmente a Ernst Zündel, enjuiciado por negación del Holocausto.

Para ello, el informe de quien se suponía que era un especialista en cámaras de gas ponía en tela de juicio la existencia de cámaras de gas en Auschwitz I, Auschwitz-Birkenau y Majdanek. El supuesto informe pericial fue desechado por el tribunal como prueba por la falta de competencia profesional de Leuchter para ejercer el peritaje y fue asimismo desacreditado científicamente durante el juicio por la falta de rigor en la recolección de las muestras y en su análisis e interpretación de sus resultados. Igualmente, durante su declaración ante el juez, Leuchter se vio obligado a reconocer desde la inexactitud hasta la completa falsedad de numerosas afirmaciones contenidas en el informe. A pesar de todo esto, actualmente sigue siendo usado por los partidarios del negacionismo del Holocausto como una de las pruebas más importantes para respaldar sus planteamientos.

Historia

El famoso negacionista Ernst Zündel contrató a Leuchter en 1988 para que realizara un peritaje sobre las cámaras de gas en Auschwitz, Birkenau y Majdanek, con el fin de utilizar el informe a su favor en uno de los juicios a los que fue sometido en los años 1980 por el cargo de fomentar el odio racial mediante la publicación de panfletos negacionistas. Leuchter aceptó el encargo a cambio de 35.000 dólares y luego de una reunión donde revisó fotografías de campos de concentración durante la guerra, planos de los crematorios y de las cámaras de gas, documentos sobre el Zyklon B y diapositivas tomadas de los sitios por el investigador sueco Ditlieb Felderer en 1970.

El 25 de febrero de 1988, Fred A. Leuchter viajó a Polonia, junto con su esposa Carolyn, el camarógrafo Jürgen Neumann, el dibujante Howard Miller y la colaboración del intérprete polaco Tjudar (Theodor) Rudolf. Sirviéndose de un martillo y un cincel, extrajeron sin permiso de las cámaras de exterminio y de desinsectación trozos de paredes y del suelo de grosor diverso. Regresaron el 3 de marzo, después de ocho días de permanencia en Polonia para analizar las muestras obtenidas. Las muestras fueron entregadas al laboratorio dirigido por el químico estadounidense James Roth, sin ser informado de dónde procedían, sólo de que se trataba de un análisis pericial para un juicio.

El informe químico del laboratorio de Roth determinó que las muestras de argamasa extraídas supuestamente de las cámaras de desinsectación contenían un alto contenido de cianuro y que, en cambio, las extraídas supuestamente de las de exterminio contenían un rastro nulo o ínfimo. A partir de esos resultados, Leuchter escribió un informe de 192 páginas en el que a través de un erróneo razonamiento científico concluía que no habrían existido cámaras de gas para ejecuciones en ninguno de los tres campos y que las cámaras de gas ahí encontradas no podrían haber funcionado nunca para realizar ejecuciones, sino que únicamente podrían haber servido para la fumigación de parásitos. Ese informe pretendía entonces dar por demostrada científicamente la inexistencia de las cámaras de exterminio.

Sin embargo, con posterioridad, en una entrevista, el Dr. Roth indicó que el cianuro habría formado una capa extremadamente fina en las paredes, de un grosor de la décima parte de un pelo humano [ cita requerida]. Leuchter había tomado muestras de un grosor indeterminado. No informado de esto, Roth había pulverizado las muestras enteras, diluyendo seriamente la capa de cianuro que contenía cada muestra con una cantidad indeterminada de ladrillo, variando para cada muestra. Para explicar lo inadecuado del procedimiento, Roth ofrece la analogía de que los resultados serían como los de analizar la madera de una pared cuando lo que uno quiere saber es la composición de la pintura.

Aunque Leuchter fue admitido a testificar en el juicio de Zündel, el informe fue finalmente rechazado por el tribunal por la ausencia de acreditación profesional del autor. En octubre de 1990, un tribunal de Massachusetts procesó criminalmente a Leuchter por ejercer como ingeniero sin tener licencia. Se supo que no solo no tenía licencia, sino que no tenía ningún título ni estudio relacionado con la ingeniería ni ninguna otra acreditación profesional aparte de un BA en Historia, que acabó en 1964. Admitió ante el tribunal no tener ninguna formación ni experiencia en Toxicología, Biología o Química. Se descubrió también que, aunque tenía cierta experiencia en sillas eléctricas e inyecciones letales, no tenía conocimiento alguno sobre cámaras de gas, al contrario de lo que había afirmado antes.

Pese a quedar totalmente desacreditado, el informe tuvo gran difusión entre los negacionistas, que creyeron encontrar en él el respaldo definitivo de sus creencias. Los científicos y peritos forenses, sin embargo, afirmaron la imposibilidad de detectar cianuro cincuenta años después con su método (los análisis que se hicieron al finalizar la guerra sobre los conductos de ventilación de las cámaras de desinsectación evidenciaban cantidades significativas de cianuro), sobre muestras obtenidas de cámaras que habían sido derruidas por los nazis y parcialmente reconstruidas después por los soviéticos. Leuchter desconocía qué parte había sido reconstruida, por lo que no pudo acreditar si las muestras correspondían a material original de las cámaras de gas.

Other Languages
norsk bokmål: Fred A. Leuchter jr.
русский: Лейхтер, Фред
svenska: Fred Leuchter
українська: Фред Лейхтер