Industria henequenera en Yucatán

Henequén. Planta llamada Ki en idioma maya. Agave que da origen a la industria henequenera.

La industria henequenera es una agroindustria que parte del cultivo del henequén o sisal, planta autóctona de Yucatán, México, conocida por los mayas como ki, cuya fibra (denominada en lengua maya soskil), de características tales que favorecen su hilado y su tratamiento textil. La fibra es primero extraída de la planta y posteriormente procesada en diversas formas, a fin de obtener una gama de productos de uso doméstico, comercial, agrícola e industrial.[1]

Esta fue en el pasado reciente, hasta mediados del siglo XX, una actividad industrial de gran envergadura a nivel mundial: el amarre de las embarcaciones dependía en mucho de esta industria, así como el embalaje del heno o de la paja usados para alimentar al ganado estabulado en los países del norte. La industria, bien representada por el empresa Cordemex hasta la década de los años 80 del pasado siglo XX, declinó, por cuanto a su impacto social y económico, a partir de la invención de las fibras sintéticas y de la fabricación de productos sucedáneos que desplazaron a los fabricados con la fibra natural del henequén.

Proceso de transformación

Esta agroindustria está orientada a transformar dicho agave, primero en una fibra que se obtiene del raspado o desfibrado de las hojas previamente cortadas de la planta, después en diversos artículos manufacturados, mediante el corchado o la hilatura de la fibra en diversos calibres. Ulteriormente, se sujeta el hilo obtenido a un proceso textil. Así son obtenidos diversos productos entre los que sobresalen las cuerdas o jarcias; el hilo para embalar; otros hilos para uso agrícola; sacos para empacar productos de la más diversa índole, como el café, el cacao, el maíz y otros granos que así son transportados y comercializados en sus respectivos mercados; telas para recubrir muros o paredes; alfombras y otros.[2]

En forma secundaria, en el proceso de industrialización se obtiene del agave, un licor parecido al tequila. También se extraen del jugo de la planta ciertas substancias químicas esteroidales como la hecogenina y la tigogenina, precursores en la síntesis química de la cortisona y usadas así mismo en la industria farmacéutica para la fabricación de anovulatorios. La cera contenida en la cutícula de las hojas es obtenida asimismo para algunas aplicaciones industriales.

Other Languages