Indicación de procedencia

La indicación de procedencia es el término utilizado por el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial para designar a las indicaciones sobre el origen o la procedencia geográfica de un producto. De acuerdo a dicho convenio, estas indicaciones tendrán la misma protección que una marca comercial.[2]

Las indicaciones de procedencia protegidas se utilizan habitualmente en productos alimenticios que poseen un origen geográfico determinado y que tienen alguna calidad o reputación que se deben a dicho lugar de origen. Estos alimentos suelen denominarse «Alimentos de calidad certificada» o «Alimentos de calidad diferenciada».[3]

Historia

Los gobiernos han protegido los nombres comerciales y las marcas registradas utilizadas en relación a los productos alimentarios identificados con una región en particular por lo menos desde finales del siglo xix, con el uso de leyes contra descripciones comerciales falsas o imitación fraudulenta, que generalmente protegen contra las sugerencias de que un producto tiene una cierta origen, calidad o asociación cuando no lo hace.

Uno de los primeros sistemas de indicación de procedencia protegida es el utilizado en Francia desde la primera parte del siglo xx conocido como appellation d'origine contrôlée (AOC). Los productos que cumplan las normas de origen y calidad geográficas pueden estampar un sello emitido por el gobierno que actúa como la certificación oficial del origen y las normas del producto al consumidor.

Las indicaciones de procedencia se han asociado con el concepto de terruño y con Europa como una entidad, donde hay una tradición de asociar ciertos productos alimenticios con regiones particulares.

Other Languages