Independencia de Brasil

La Independencia de Brasil comprende una serie de eventos políticos ocurridos entre 1821 y 1824, la mayoría de los cuales incluyeron conflictos entre Brasil y Portugal. Con respecto a la proclamación de independencia presentada por el Imperio de Brasil el 7 de septiembre de 1822. Fue un período importante en la historia del país y se diferencia del resto de guerras de independencia hispanoamericanas en que el proceso fue dirigido un miembro de la de familia real ,el príncipe heredero Pedro,que se convertiría en emperador. El régimen resultante fue el Imperio de Brasil,una monarquía constitucional que perduró hasta 1889 siendo así el régimen monárquico independiente mas duradero de Ámerica

Independência ou Morte!, tambien conocido como el Grito de Ipiranga, 4,15×7,6m, 1888, Museu Paulista

Antecedentes

El territorio que ahora ocupa Brasil fue reclamado por Portugal por primera vez el 18 de septiembre de 1500 cuando el navegante portugués Pedro Álvares Cabral llegó a sus costas. Desde 1534 se inició el asentamiento permanente en el territorio por los portugueses, quienes expandieron el territorio hacia el Oeste durante los siguientes 300 años hasta que establecieron casi todas las fronteras que constituyen el actual Brasil. En 1808, el ejército del emperador francés Napoleón Bonaparte invadió Portugal y forzó a que la familia real portuguesa se fuera al exilio. La corte portuguesa fue establecida en la ciudad de Río de Janeiro, que se convirtió en la sede no oficial del Imperio portugués.[2]

El 12 de diciembre de 1815, Juan VI, entonces regente de su madre incapacitada, la reina Maria I, elevó a Brasil de colonia a Reino unido con Portugal.[3]

Las Cortes portuguesas.

En 1820, la Revolución liberal de Oporto estalló en Portugal. El movimiento iniciado por constitucionalistas liberales resultó en la reunión de las Cortes, que crearían la primera Constitución del reino.[9]

Los oficiales militares portuguesas movilizados en Brasil estaban a favor del movimiento constitucionalista en Portugal.[16]

La insatisfacción por las medidas de las Cortes entre la mayor parte de residentes en Brasil (tanto nacidos en Brasil como en Portugal) aumentaron hasta un punto en que pronto se dio a conocer públicamente.[17]

La rebelión de Avilez

El príncipe Pedro (a la derecha) ordenó al oficial portugués Jorge Avilez (a la izquierda) regresar a Portugal después de su frustrada rebelión. José Bonifácio (vestido de civil) puede ser visto cerca del príncipe.

Los diputados portugueses de las Cortes no mostraron ningún respeto hacia el príncipe y se burlaron abiertamente de él.[20]​ La respuesta de Pedro llegó el 9 de enero de 1822, cuando declaró que

Como es por el bien de todos y para la felicidad general de la nación, estoy listo: Díganle a la gente que me quedaré.[21]

Tras la decisión de Pedro de desafiar a las Cortes, alrededor de 2000 hombres dirigidas por Jorge Avilez se levantaron antes de concentrarse en el monte Carmelo, que fue pronto rodeado por 10.000 brasileños armados.[23]

José Bonifácio fue nombrado ministro del Reino y Asuntos Exteriores el 18 de enero de 1822.[27]

Other Languages