Incidente del banco Dogger

Incidente del banco Dogger
Guerra ruso-japonesa
Flag of the United Kingdom.svg
Flag of Russia with border.svg

Doggerbank.jpg
Ubicación del banco Dogger en el mar del Norte.
Fecha Octubre- Noviembre de 1904
Causas • Ataque de la Flota del Báltico a unos barcos pesqueros suecos.
Suscripción(es)
( Tratado o acuerdo)

Rusia y Reino Unido se comprometen en Noviembre de 1904 a aceptar la decisión del Tribunal de La Haya.
• En Febrero de 1905 el Tribunal de la Haya no tomó verdadera parte por ninguna de las dos posturas.

Rusia pagó 66.000 £ a los marineros.
Hechos más relevantes • Amenaza británica de mandar su flota contra la flota rusa.
Entidades enfrentadas
Bandera de Reino Unido  Reino Unido Bandera de Rusia  Imperio ruso
[ editar datos en Wikidata]

El incidente del banco Dogger, conocido también como incidente de Hull o de Dogger Bank, fue un impasse diplomático generado por la apresurada partida de la Flota del Báltico de Nicolás II de Rusia durante la Guerra Ruso-Japonesa en la noche del 21 al 22 de octubre de 1904.

Antecedentes

La flota rusa había recibido la orden de navegar más de 23.000 millas naúticas desde sus bases en los puertos del mar Báltico hasta el mar del Japón para auxiliar a la Primera Flota del Pacífico, la cual estaba sitiada por los japoneses en la rada de Port Arthur, más tarde en Vladivostok durante la Guerra Ruso-Japonesa de 1905. Debido a los informes erróneos sobre la presencia de torpederos japoneses, submarinos y dragaminas en el Mar del Norte, y por el nerviosismo general de los marinos rusos, 48 pesqueros indefensos fueron atacados por los rusos a miles de millas de aguas enemigas.

Sin embargo, las recientemente desarrolladas torpederas de las marinas europeas, las cuales tenían el potencial para hundir grandes barcos de combate, podían hacerlo de manera casi invisible: las torpederas crearon una tensión psicológica en los marinos de guerra, y en fecha tan temprana como 1898 durante la Guerra hispano-estadounidense, los marineros norteamericanos abrieron fuego en el oleaje marino, en las rocas a lo largo de la costa, creyendo que eran torpederas del enemigo.

Estos accidentes y rumores, los cuales habían perseguido a la Marina Norteamericana durante su guerra contra España en 1898, no eran excepción en la Flota Rusa durante su viaje, y ante el miedo general en los marineros, los mandos trataron de acallarlos con una mayor vigilancia y ordenando también que "ningún barco de ninguna clase debe entrar en medio de la flota": esto llevaría pronto a un incidente no registrado cerca de la costa danesa, cuando marineros enviados con despachos diplomáticos para la flota fueron disparados pero consiguieron escapar ilesos.