Inanna

Representación de Ishtar/Inanna en el Museo Británico.
El matrimonio de Inanna y Dumuzi, al que Inanna mandó a los infiernos por tratar de ocupar su lugar cuando ella estaba en el inframundo, antes de ser resucitada por Enki.[1]

En la mitología sumeria Inanna era la diosa del amor, de la guerra y protectora de la ciudad de Uruk. Con la llegada de los acadios Inanna se sincretiza con la diosa Ishtar. Su representación era un haz de juncos verticales con la parte superior curvada.

Asociada con el planeta Venus, se la identifica con la diosa griega Afrodita y con la Astarté fenicia. Entre los acadios fue conocida como Ishtar. Según la mitología sumeria era hija de Nannar ( Sin en acadio, dios de la Luna) y Ningal (la Gran Dama, la luna) y hermana gemela de Utu, conocido en acadio como Shamash. Su consorte fue Dumuzi (semidiós y héroe de Uruk). Ishtar o Inanna representa el arquetipo de la Diosa madre.

Mitos

El árbol de Huluppu

Innana encuentra una semilla, a la que cuida hasta que crece y se convierte en un gran árbol, de cuya madera hará su trono. Sin embargo es atacado por tres seres: una serpiente, un ave y por la diosa Lilith. Inanna pide ayuda a Gilgamesh, quien sacude el árbol de tal forma que aleja a las criaturas. De este modo Innana pudo hacer su trono.

Enki e Inanna

Estrella de ocho puntas, símbolo de Inanna/Ishtar.

Según este mito sumerio, Enki —una de las deidades más importantes— ocultaba los Me (normas a seguir para gobernar la creación). Inanna quiso tenerlos en su ciudad y para ello viajó por los cielos en su barca hacia el Apsu (hogar de Enki). Éste, advertido de las intenciones de Inanna, preparó una fiesta para recibirla. Pero Inanna aprovechó el convite y emborrachó al dios y le quitó los Me. Cuando se repuso, Enki mandó emisarios para recuperarlos, pero Inanna los venció y finalmente los llevó a Uruk donde se difundieron.[1]

Descenso a Irkalla

En la tradición mesopotámica, otoño e invierno son épocas en las que la tierra recupera su fuerza y su pureza en contraposición con la primavera y el verano, épocas de florecimiento y fertilidad. En Sumeria, esta época (otoño e invierno) se usaba con el mismo fin religioso, recuperar la fuerza y mejorar internamente. Irkalla (tierra del no retorno) es el lugar al que van las impurezas, los malos hábitos, los recuerdos que se pierden y los muertos. La muerte es un estado de purificación y mejora que conduce a una nueva vida.

En ese contexto cuenta la mitología sumeria que Inanna decidió bajar al inframundo para enfrentarse a su hermana y deidad opuesta, Ereshkigal. En la lucha Inanna muere, tras lo cual ningún ser en la Tierra tenía deseo de aparearse: ni hombres ni animales. Ante esto, Enki crea a unas criaturas sin género que engañan a Ereshkigal consiguiendo que les entregue el cadáver de la diosa al que aplican el "agua de la vida". Así Inanna revive, pero tiene que encontrar un sustituto que ocupe su lugar en el inframundo. Al volver a la Tierra encuentra que Dumuzi ha ocupado su puesto, por lo cual es a él a quien envía al inframundo.[1]

Como consecuencia Dumuzi reina durante el otoño y el invierno, mientras Inanna durante la primavera y el verano.

Other Languages
العربية: إنانا
български: Инана
català: Inanna
čeština: Inanna
Чӑвашла: Инанна
Deutsch: Inanna
Ελληνικά: Ινάννα
English: Inanna
Esperanto: Inano
eesti: Inanna
euskara: Inanna
فارسی: اینانا
suomi: Inanna
galego: Inanna
עברית: איננה
magyar: Inanna
italiano: Inanna
日本語: イナンナ
한국어: 인안나
Kurdî: Înanna
Latina: Inanna
lietuvių: Inana
Nederlands: Inanna
norsk bokmål: Inanna
occitan: Inanna
português: Inanna
română: Inanna
русский: Инанна
slovenčina: Inanna
slovenščina: Inana
svenska: Inanna
Tagalog: Inanna
Türkçe: İnanna
українська: Інанна
中文: 伊南娜