Inés Peraza

Inés Peraza
Información personal
Nombre de nacimiento Inés Peraza de las Casas
Nacimiento c. 1424
Sevilla
Fallecimiento 1503 (79 años)
Sevilla
Familia
Padres Hernán Peraza el Viejo
Inés de las Casas
Cónyuge Diego García de Herrera
Hijos Véase el texto
Información profesional
Ocupación Señora territorial
Título Señora y reina de las islas Canarias
Término 1452-1503
Predecesor Hernán Peraza el Viejo
[ editar datos en Wikidata]

Inés Peraza de las Casas ( Sevilla, c. 1424 - Sevilla, 1503) fue la señora territorial de las islas Canarias, heredadas de su padre Hernán Peraza el Viejo y de su hermano Guillén Peraza.

Se hacía llamar reina de las islas Canarias, título que mantuvo hasta la cesión a los Reyes Católicos de las islas de La Palma, Gran Canaria y Tenerife en 1477.[1]

Biografía

Nació hacia 1424 en Sevilla del matrimonio formado por Hernán Peraza el Viejo e Inés de las Casas, señores de las islas Canarias.[2]

Señorío de las islas Canarias

En 1445 Inés, junto a su padre y su hermano, permutan con el pariente de su madre Guillén de las Casas su hacienda de Huévar por los derechos que este poseía sobre el señorío de las islas.[3]

Inés había quedado en 1447 en Sevilla bajo la tutela del duque de Medina Sidonia, don Juan de Guzmán, mientras su padre y su hermano tomaban posesión del señorío de Canarias y continuaban la conquista. A raíz de la muerte de Hernán Peraza en 1452, y habiendo fallecido en La Palma unos años antes su hijo primogénito Guillén, queda Inés como única heredera del señorío de las islas.[1]

Pleitos por el señorío

Inés y su marido Diego de Herrera tuvieron que sostener pleitos con la Corona de Castilla y con el reino de Portugal por sus derechos sobre las islas. En 1454 logran del rey Enrique IV de Castilla la devolución de la isla de Lanzarote a su señorío[1]

En 1454 logran también que el infante Enrique el Navegante abandone la parte de La Gomera que ocupaban sus vasallos.[1]

Sublevación en Lanzarote

En 1476 los habitantes de Lanzarote se sublevan contra el poder señorial de los Herrera-Peraza. Los lanzaroteños pedían ser vasallos de los Reyes Católicos ante los desmanes de Inés Peraza y su marido, acudiendo a la corte para presentar denuncias y otros documentos. Los señores de Canarias comenzaron entonces a perseguir a los rebeldes, exiliándolos o ejecutándolos, hasta que los Reyes envían a Lanzarote a Esteban Pérez de Cabitos, juez pesquisidor, para que recopilara informaciones sobre los derechos de los señores a las islas.[5]

Cesión de los derechos de conquista de Gran Canaria, La Palma y Tenerife

En octubre de 1477 Inés y su marido renuncian a sus derechos sobre las islas aún sin conquistar, cediéndolos a los Reyes Católicos a cambio de una compensación económica y del título de conde de La Gomera.[6]

División del señorío de Canarias

Con la cesión a los Reyes, el señorío de los Peraza-Herrera queda reducido a las islas de Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera y El Hierro. Sin embargo, el fraccionamiento del mismo comienza en 1474 a raíz del reparto entre los hijos. Pedro, el primogénito, recibe la isla de El Hierro con motivo de su matrimonio, y en 1478 Hernán el Joven La Gomera.[7]

En 1482, ante los atentados de Pedro contra la vida de sus padres, así como por provocar revueltas en los dominios familiares es deheredado por Inés, que funda mayorazgo en el segundogénito Hernán.[7]

A raíz de la muerte de Hernán en La Gomera en 1488, se suceden luchas internas en la familia contra la viuda Beatriz de Bobadilla para quitarle el control de las islas. En 1502, Inés reparte en doceavas partes Lanzarote y Fuerteventura entre sus hijos Sancho de Herrera, María de Ayala y Constanza Sarmiento —cinco para Sancho, cuatro para María y tres para Constanza—.[7]

Participación en la conquista de Tenerife

Inés Peraza colaborará directamente en la conquista de la isla de Tenerife al auxiliar por orden regia al capitán conquistador Alonso Fernández de Lugo en 1495 con pertrechos. Como garantía, Inés se queda a los hijos de Lugo Fernando y Pedro como rehenes por la deuda que ascendía a 600.000 maravedíes.[5]

Other Languages