Imposición de manos

Ritual pentecostal de imposición de manos.

La Imposición de manos es una práctica religiosa, que se encuentra en diversas partes del mundo asociada a múltiples credos.

En algunas iglesias cristianas, esta práctica se considera un arte o método de sanidad y de bendición, dado a los hombres, de parte de Dios, o por la fuente universal de energía, en el caso de otras religiones. Puede realizarse en forma de oración o de otras representaciones simbólicas, como los bautismos. También se hace en la ordenación sacerdotal, de ministros, de ancianos, de diáconos y otros creyentes, dependiendo de las directrices del religioso que dirige la ceremonia. Este, junto a otros sacramentos y ceremonias religiosas, forma parte de la vida devocional del individuo y de la congregación.

La doctrina

Según la epístola a los hebreos, la imposición de manos es una enseñanza primaria, fundamento, junto con el bautismo, la resurrección y el juicio eterno.[1]

Era y es usada en las iglesias para dar autoridad para alguna designación, para evangelizar y según sus creencias, para comunicar un don o algún mensaje del Espíritu Santo así como para la curación de los enfermos, junto con el uso de aceites medicinales, o el aceite de la unción santa dado por Yavé para santificar.[2]

Other Languages
Deutsch: Handauflegung
Esperanto: Mansurmeto
Bahasa Indonesia: Penumpangan tangan
íslenska: Handayfirlagning
日本語: 按手
한국어: 안수례
Nederlands: Handoplegging
українська: Рукопокладення