Imperio neobabilónico

Imperio neobabilónico
626 a.C.-539 a.C.
Ubicación de Imperio neobabilonio
CapitalBabilonia (ciudad)
Idioma oficialAcadio, arameo y sumerio.
GobiernoMonarquía
Historia
 • Revuelta de Babilonia626 a.C.
 • Batalla de Opis539 a.C.
Precedido porSucedido por
Imperio asirioImperio aqueménida
Hoy parte deBandera de Irak Irak
Flag of Kuwait.svg Kuwait
Bandera de Siria Siria
Bandera de Turquía Turquía
Bandera de Egipto Egipto
Bandera de Arabia Saudita Arabia Saudita
Bandera de Jordania Jordania
Bandera de Irán Irán
Bandera de Líbano Líbano
Bandera de Israel Israel
Bandera de Chipre Chipre

El Imperio neobabilónico fue un período de la historia de Mesopotamia que comenzó en el año 626 a.C. y terminó en el 539 a.C..[1]​ Durante los tres siglos anteriores, el Imperio babilónico había sido gobernado por otro pueblo con el que compartía el idioma acadio, sus vecinos del norte, los asirios. Un año después de la muerte del último gobernante asirio fuerte, Asurbanipal, en el 627 a.C., el imperio asirio entró en una espiral de guerras civiles brutales. Babilonia se rebeló durante el reinado de Nabopolasar, y en alianza con medos, persas, escitas y cimerios, saquearon la ciudad de Nínive en el 612 a.C..

Por primera vez desde la muerte de Hammurabi, a mediados del siglo XVIII a.C., la sede del imperio se trasladó a la ciudad de Babilonia. Este período fue testigo de una mejora general en la vida económica y la producción agrícola, seguido de un gran florecimiento de proyectos arquitectónicos, de las artes y de las ciencias.

El período neobabilónico terminó con el reinado de Nabonido, en el 539 año a.C.. En pleno apogeo de la nación persa, Ciro II el Grande conquistó el imperio, poniendo fin a 80 años de historia.

Antecedentes históricos

Babilonia estuvo sometida y dominada por Asiria durante el Imperio Neoasirio (911-616 aC), como lo había estado a menudo durante el Imperio Medio Asirio (1365-1020 a.C.). Los asirios de Mesopotamia superior generalmente habían sido capaces de pacificar a los pueblos del sur mediante su poderío militar, instalando reyes títeres u otorgándoles privilegios.

Renacimiento de viejas tradiciones

Después de que Babilonia recuperó su independencia, los gobernantes neobabilónicos fueron profundamente conscientes de la antigüedad de su reino y siguieron una política architradicionalista, reviviendo gran parte de la antigua cultura sumerio-acadia. Aunque el arameo se había convertido en la lengua cotidiana, el acadio se mantuvo como el lenguaje de la administración y la cultura. Expresiones arcaicas de 1500 años antes se reintrodujeron en las inscripciones acadias, junto con palabras en el sumerio, no utilizado durante largo tiempo. La escritura cuneiforme neobabilónica también se modificó para asemejarse al antiguo sistema de escritura del tercer milenio antes de Cristo propio del idioma acadio.

Las obras de arte antiguas procedentes del apogeo de la gloria imperial de Babilonia fueron tratadas con reverencia casi religiosa y fueron minuciosamente preservadas. Por ejemplo, cuando se encontró una estatua de Sargón I durante las obras de una construcción, se edificó un templo para ella y se le hicieron ofrendas. Se cuenta la historia de cómo Nabucodonosor II, en sus esfuerzos por restaurar el Templo en Sippar, tuvo que realizar varias excavaciones hasta que encontró los cimientos de la época del emperador Naram-Sin. Este descubrimiento le permitió reconstruir el templo correctamente. Los neobabilonios también revivieron la antigua práctica de los sargónidas de designar a una hija real para servir como sacerdotisa de la deidad lunar Sin.

Vida cultural y económica

Se sabe mucho más sobre la cultura y la vida económica de Mesopotamia bajo los neobabilonios que sobre la estructura y la mecánica de la administración imperial. Está claro que para el sur de Mesopotamia, el período neobabilónico fue un renacimiento. Grandes extensiones de tierra fueron abiertas al cultivo. La paz y el poder imperial pusieron a su disposición recursos para expandir los sistemas de riego y construir un extenso sistema de canales. El campo de Babilonia estaba dominado por grandes propiedades, que se daban a los funcionarios del gobierno como una forma de pago. Las haciendas generalmente eran administradas por empresarios locales, quienes obtenían las ganancias. La gente del campo estaba ligada a estas fincas, proporcionando mano de obra y alquileres a sus propietarios.

La vida urbana floreció bajo los neobabilonios. Las ciudades tenían autonomía local y recibían privilegios especiales de los reyes. Centradas en sus templos, las ciudades tenían sus propios tribunales de justicia, y los casos a menudo se decidían en asambleas. Los templos dominaban la estructura social urbana, al igual que el sistema legal, y el estatus social y los derechos políticos de una persona estaban determinados por su posición en relación con la jerarquía religiosa. Los trabajadores libres, como los artesanos, disfrutaron de un estatus elevado y se creó una especie de sistema de gremios, que les dio poder de negociación colectiva. El período fue testigo de una mejora general en la vida económica, la producción agrícola y un aumento significativo en los proyectos arquitectónicos, las artes y la ciencia.

Other Languages
客家語/Hak-kâ-ngî: Sîn Pâ-pí-lùn Vòng-koet
Bahasa Indonesia: Kekaisaran Babilonia Baru
Bahasa Melayu: Empayar Neo-Babylon
srpskohrvatski / српскохрватски: Novovavilonsko Kraljevstvo
Simple English: Neo-Babylonian Empire