Imperio español

El Imperio español o Monarquía universal española[n. 3]​ o Monarquía Hispánica o Monarquía Española fue el conjunto de territorios españoles gobernados por las dinastías hispánicas entre los siglos xvi y xix.

Tras el descubrimiento de América en 1492, España exploró y conquistó grandes extensiones de territorio en América, desde el actual suroeste de Estados Unidos, México, y el Caribe, hasta Centroamérica, la mayor parte de Sudamérica y la costa noroeste de Norteamérica (actual Alaska y Columbia Británica). Todos estos territorios se integraron en la Corona de Castilla y más tarde en la Corona española. Inicialmente se organizaron en dos virreinatos, el de la Nueva España y el del Perú. Con el descubrimiento y asentamiento de varios archipiélagos del Pacífico a finales del siglo xvi, se incorporaron al imperio las Indias orientales españolas formadas por las Filipinas, las Marianas (que incluían Guam) y las Carolinas (que incluían las Palaos), bajo la jurisdicción de la Nueva España. Más tarde, el Virreinato del Perú se dividió en dos: el de Nueva Granada y el del Perú, y finalmente se creó el del Río de la Plata.

El Imperio español alcanzó los 20 millones de kilómetros cuadrados a finales del siglo xviii[n. 4]​ Hasta el último período del Imperio, en el siglo xix no adquiere estructura puramente colonial.

El español fue el primer imperio de alcance mundial o global al abarcar grandes extensiones de territorio que no se comunicaban por tierra en todos los continentes, a diferencia de otros grandes imperios anteriores como el romano o el mongol. Además de ser el primer imperio global de la historia[6]​ como el viaje más trascendental de la Historia, culminaría la llamada Era de los Descubrimientos.

Orígenes

A principios del siglo XV los distintos reinos de la península ibérica perseguían objetivos diferentes con su política exterior. Navarra quedó pronto confinada por la expansión de los otros dos reinos y sus sucesivos monarcas orientaron más sus miradas hacia Francia,[8]​ forzándolas a emprender políticas exteriores similares, pero al mismo tiempo diferentes:

Castilla trataba de culminar la Reconquista y evitar nuevas incursiones musulmanas tomando plazas e islas en el norte de África, incluso antes de reconquistar el Reino nazarí de Granada.[9]​ Al mismo tiempo, atravesaban momentos difíciles por la guerra civil librada entre partidarios de la futura Isabel la Católica y los de Juana la Beltraneja en la lucha por suceder a Enrique IV el Impotente.

Aragón, por su parte, orientó su política expansionista hacia Francia y sobre todo al Mediterráneo central y oriental.[10]

Por último, Portugal había terminado su reconquista imponiéndose al rey castellano Alfonso X el Sabio en la toma del Algarbe, por lo cual Enrique el Navegante enfocó su expansión hacia el Atlántico, cediendo a Castilla Ceuta para tomar el control de Madeira en 1419, las islas Azores en 1427 y proseguir con la implantación de asentamientos en los continentes africano y asiático para ir abriendo una ruta comercial con la India y China que circunnavegara el Continente Negro.[11]

Other Languages
Afrikaans: Spaanse Ryk
asturianu: Imperiu Español
azərbaycanca: İspaniya imperiyası
беларуская: Іспанская імперыя
Chavacano de Zamboanga: Coloña España
Esperanto: Hispana Imperio
français: Empire espagnol
客家語/Hak-kâ-ngî: Sî-pân-ngà Ti-koet
interlingua: Imperio Hispanic
Bahasa Indonesia: Imperium Spanyol
italiano: Impero spagnolo
한국어: 스페인 제국
македонски: Шпанско Царство
Bahasa Melayu: Empayar Sepanyol
Nederlands: Spaanse Rijk
norsk nynorsk: Det spanske imperiet
português: Império Espanhol
srpskohrvatski / српскохрватски: Špansko Carstvo
Simple English: Spanish Empire
slovenščina: Španski imperij
Gagana Samoa: Emepaea o Sipaniolo
српски / srpski: Шпанска империја
українська: Іспанська імперія
Bân-lâm-gú: Se-pan-gâ Tè-kok