Imaginación

Don Quijote imaginaba sus aventuras caballerescas.

La imaginación (del latín imaginatĭo,-ōnis) es un proceso psicológico superior que permite al individuo manipular información generada intrínsecamente con el fin de crear una representación percibida por los sentidos de la mente. Esta representación (intrínsecamente generada) significa que la información se ha formado dentro del organismo en ausencia de estímulos del ambiente. En lo que respecta a sentidos de la mente, son los mecanismos que permiten ver un objeto que se había visualizado previamente pero que ya no se encuentra presente en el ambiente. Cabe aclarar que cuando se imagina no se reduce solo al sentido de la visión, sino también a otras áreas sensoriales.

En el sentido anterior la imaginación tiene semejanza con el proceso de percibir. No obstante, la primera no se limita a la segunda. La imaginación es un proceso más abstracto, esto es, que no necesita de un objeto presente en la realidad (en ese instante), ella se sirve de la memoria para manipular la información y relacionarla de formas que no dependen del estado actual del organismo. Es decir, la imaginación toma elementos antes percibidos y experimentados, y los transforma en nuevos estímulos y realidades.

Los orígenes del estudio de la imaginación datan desde las reflexiones filosóficas. No obstante, su posicionamiento como materia de estudio científico, alejado de especulaciones metafísicas, se da con el nacimiento de la psicología experimental, pese a esto, se conserva como un componente psíquico lejos de ser descifrado. Es solo hasta finales del siglo XX y principios del presente siglo que la imaginación se toma como desafío para la investigación psicológica y neurocientífica, y los métodos conjuntos de neuroimagen y conductuales permiten vislumbrar hipótesis de cómo el cerebro imagina.

Los psicólogos han estudiado la imaginación, no sólo en su forma de creatividad y expresión artística, sino también en su forma mundana de la imaginación de todos los días y han propuesto que está basada en los mismos procesos cognitivos que el pensamiento racional.

Existe la imaginación reproductiva y la imaginación creativa. La reproductiva es cuando recreamos imágenes de hechos pasados y que están en nuestra memoria. Y la imaginación creativa es cuando de motu propio creamos imágenes por nosotros mismos. Esta imaginación puede ser positiva o negativa. Es positiva cuando imaginamos la solución algún problema y entramos en un estado emocional positivo. La negativa es cuando nos representamos cosas en nuestra mente de problemas sin solución entrando en estado de impotencia. A este tipo de imaginación creativa también se le suele denominar visualización creativa.

Other Languages
العربية: مخيلة
български: Въображение
català: Imaginació
čeština: Představa
Deutsch: Vorstellung
Ελληνικά: Φαντασία
English: Imagination
Esperanto: Imago
euskara: Irudimen
فارسی: تخیل
français: Imagination
galego: Imaxinación
עברית: דמיון
हिन्दी: कल्पना
hrvatski: Mašta
interlingua: Imagination
Bahasa Indonesia: Imajinasi
italiano: Immaginazione
日本語: 想像力
қазақша: Қиял
한국어: 상상력
Latina: Imaginatio
lietuvių: Vaizduotė
മലയാളം: ഭാവന
Nederlands: Verbeeldingskracht
norsk nynorsk: Fantasi
occitan: Imaginacion
polski: Wyobraźnia
português: Imaginação
română: Imaginație
русский: Воображение
srpskohrvatski / српскохрватски: Mašta
Simple English: Imagination
slovenčina: Predstavivosť
slovenščina: Domišljija
shqip: Imagjinata
српски / srpski: Машта
Türkçe: Hayal gücü
татарча/tatarça: Күзаллау
українська: Уява
Tiếng Việt: Tưởng tượng
中文: 想象
Bân-lâm-gú: Sióng-siōng