Imagen pública

La imagen pública, o simplemente imagen, se asocia a la percepción, es decir, la sensación interior que resulta de una impresión material hecha en los sentidos. Cuando una imagen en la mente individual es compartida por muchas personas, se transforma en una imagen mental colectiva, por lo que imagen pública será: "La percepción compartida que provoca una respuesta colectiva unificada".[1]

La imagen es el resultado de una o muchas causas que producen un efecto psíquico, es decir, el efecto causado se da en la mente del individuo gracias a la cohesión de las causas que lo originaron. Como consecuencia, la imagen da lugar a un juicio de valor, de donde lo percibido será aceptado como una realidad; dicho juicio de valor dará lugar al rechazo o a la aceptación de lo percibido.

Estímulos productores de la percepción

Los causantes de la percepción se denominan estímulos, estos son las incitaciones que provocan que las personas actúen, es decir, gracias a estos, existe una respuesta hacia la imagen que es percibida por los sentidos. Existen diversas clases de estímulos en general, pero en lo que a la imagen pública compete, se deben mencionar solo tres: Estímulos verbales, estímulos no verbales y estímulos mixtos.

Estímulos verbales

Tal como su nombre lo dice, estos estímulos son los que originan la percepción a través de las palabras, ya sea de forma oral o escrita. Se refiere a lo que se puede proyectar a través de la comunicación verbal: oral y escrita.

Estímulos mixtos

Los estímulos mixtos, son aquellos que dan lugar a la percepción, creando una mezcla de los estímulos verbales y los no verbales. Dado que los dos tipos de estímulos entran a la mente del receptor de manera simultánea, existe una confrontación entre los dos, ya que es muy complicado lograr una total coherencia entre ambos. En esta confrontación, los estímulos no verbales generalmente son mayores a los verbales, por lo que toman mucho mayor peso en el proceso de percepción.

Other Languages