Ilusionismo

Póster promocional del mago americano Howard Thurston.

El ilusionismo, vulgarmente denominado magia, es un arte escénico, subjetivo, narrativo y espectáculo de habilidad e ingenio, que consiste en producir artificialmente efectos en apariencia maravillosos e inexplicables mientras se desconoce la causa que los produce. Estos efectos (desapariciones, transformaciones, uniones, lecturas de la mente, etc), que fingidamente hacen parecer realidad lo imposible, se conocen como efectos, juegos de magia, ilusiones y vulgarmente como trucos de magia.

Dentro de la magia caben diversas especialidades: fantasistas, prestidigitadores, prestímanos, cartománticos, escamoteadores y reyes de la evasión con o sin ataduras, que protegen sus trucos con el compromiso del secreto profesional.

Historia

Jean Eugène Robert-Houdin, que es considerado el primer mago moderno.

Conocido bajo los diversos nombres de magia simulada, magia blanca o escamoteo, el ilusionismo se remonta a la más lejana antigüedad.

Los primeros datos escritos y documentados de magia vienen de Egipto, hace más de 4000 Años.Un dibujo en la pared de una cámara mortuoria de la ciudad de Beni Hassan —trazado probablemente 2200 años antes de Cristo— representa a dos hombres dedicados a realizar con unos cuencos en forma de copa lo que parece un truco de ilusionismo. Los jeroglíficos que indican salida de debajo dan la impresión de confirmar que debajo de una de las vasijas se encuentra una bola o algún pequeño objeto redondo, a punto de aparecer en forma mágica.

Henry Westcar, un aventurero británico, descubrió en 1825 el papiro Westcar, primer documento que describe una función mágica realizada por el mago Dyedi en la corte real de Khufu ( Keops). El papiro ilustra la categoría única y especial de la que gozaba el arte del ilusionismo. Según aquel texto, Dyedi era toda una leyenda entre los hombres. Se le atribuían ciento diez años de edad y unos apetitos que rivalizaban con los dioses. Su mera presencia inspiraba temor a los hombres normales. Hasta el faraón omnipotente solicitó que compareciese ante él.

El escenario es el gran palacio de piedra de Menfis, residencia de Keops. Despacio, pero con enorme dignidad, Dedi camina con paso firme irradiando respeto. Es anciano. Cuando llega al trono donde se encuentra Keops, es el faraón quien se inclina. El faraón pregunta sobre los poderes del mago, capaz de volver a unir el cuerpo ala cabeza cortada, y el mago contesta que sus poderes se limitan a animales. El faraón ordena que le proporcionen un ganso al ilusionista.  Dyedi coge al animal, lo acaricia para tranquilizarlo, saca un cuchillo de debajo de su túnica, corta la cabeza del ave, y la coloca en la palma de su mano, para que el faraón la vea. Mientras el faraón observa atentamente, Dyedi coloca la cabeza nuevamente sobre el cuello del ganso, murmura una invocación mágica, sacude al ganso y lo coloca en el suelo. El faraón desorbita sus ojos cuando el ganso se yergue, se arregla las plumas y se aleja andaneando despacio. Dgedi repite el experimento con otros animales, y cuando ha terminado su actuación, se retira.

De su actividad nómada y feriante constan testimonios en manuscritos del siglo X y entre sus primeros grandes especialistas figuran el maestro Gonin (finales del s. XVI), fundador de una dinastía de magos.

Asimilados a los hombres de ciencia, utilizaron autómatas y otros artefactos antes de que en el s. XVIII incorporasen la electricidad y otros adelantos científicos para ampliar su repertorio de trucos, que presentaban bajo el nombre de física y de donde nació la física recreativa. La consolidación de esta profesión se produjo en el s. XVIII, dando lugar a la aparición de los teatros de magia ( Robertson, Robert-Houdin). En un principio, el repertorio se reducía sobre todo al escamoteo (hacer desaparecer un objeto para encontrarlo en otro lugar distinto de aquel en que debiera estar o hacer aparecer otro en su lugar), pero se amplió luego con trucos complejos de gran magia.

El más célebre mago y escapista del siglo XIX (y posiblemente de todos los tiempos) fue Harry Houdini (1874-1926), tomó su nombre profesional de Harry Keller y del mencionado Robert-Houdin, y desarrolló una serie de ilusiones de magia escénicas, basadas muchas de ellas en el arte del escape.

A finales del siglo XX, el ilusionismo volvió a tener auge de la mano de Doug Henning primero, y David Copperfield después, a través de sus especiales televisivos, espectáculos en Broadway y giras internacionales.

Magos clásicos

Magos modernos

El patrón de los ilusionistas

San Juan Bosco (1815-1888) es el patrón de los ilusionistas. Fueron los mismos magos quienes en un congreso internacional celebrado en Segovia ( España), lo escogieron como modelo y protector, a mediados del siglo XX.

Don Bosco, como tradicionalmente se le conoce, fue un sacerdote moderno, cercano a los jóvenes más pobres, que supo ganarse la amistad de éstos con técnicas inspiradas en el ilusionismo, así logró evitar que muchos fueran a la cárcel y que tomaran en su vida el buen camino.

Other Languages
Afrikaans: Kulkuns
العربية: فن الوهم
অসমীয়া: যাদু বিদ্যা
azərbaycanca: Hoqqabazlıq
Bahasa Banjar: Sunglap
čeština: Iluzionismus
dansk: Trylleri
Deutsch: Zauberkunst
Esperanto: Iluziisto
eesti: Mustkunst
euskara: Ilusionismo
فارسی: تردستی
français: Illusionnisme
galego: Ilusionismo
עברית: קסם
hrvatski: Iluzionizam
magyar: Bűvészet
Հայերեն: Իլյուզիոնիզմ
Bahasa Indonesia: Sulap
italiano: Illusionismo
日本語: 奇術
қазақша: Иллюзионизм
ಕನ್ನಡ: ಇಂದ್ರಜಾಲ
한국어: 마술
Lëtzebuergesch: Zauberkonscht
latviešu: Iluzionisms
македонски: Магија (илузија)
മലയാളം: ജാലവിദ്യ
မြန်မာဘာသာ: မျက်လှည့်
Nederlands: Goochelen
norsk bokmål: Trylling
português: Ilusionismo
română: Iluzionism
русский: Иллюзионизм
srpskohrvatski / српскохрватски: Iluzionizam
Simple English: Magic (illusion)
Basa Sunda: Sulap
svenska: Trolleri
తెలుగు: ఇంద్రజాలం
Türkçe: Hokkabazlık
українська: Ілюзіонізм (шоу)
Tiếng Việt: Ảo thuật
中文: 魔術