Ilota

El ilota (del lat. Ilōta, y este del gr. Εἱλώτης, Heilṓtēs) era el siervo de Esparta. No hay que confundirlos con los esclavos-mercancía, que existían además pero que eran más bien raros. El ilotismo se halla también en otras sociedades griegas, como Tesalia, Creta o incluso Sicilia.

Los ilotas ocupaban una situación muy inferior a la de los periecos y de los homoioi, y estaban considerados como originarios de Mesenia, en el suroeste del Peloponeso. Eran esclavos públicos, propiedad del Estado espartano, y formaban parte integrante de los bienes rurales de los espartanos, también conocidos como los homoioi. Esta gente estaba adscrita a la tierra, que era propiedad del estado espartano, pero que era repartida en calidad de cesión a los homoioi, los cuales se encargaban de que los ilotas la explotaran.

Cuanto mayor era su número, más crecía la desconfianza y crueldad con que los espartiatas los trataban, hasta el punto que había un ritual (la Krypteia) organizado a propósito para la persecución y el exterminio de los ilotas. Además, el flagelado público anual y el vestir de forma diferente, funcionaban como medidas intimidatorias para que no se sublevaran.

Los ilotas son los campesinos de Esparta. Eran descendientes de las comunidades campesinas sometidas a la fuerza por los dirigentes. Su estatus se crea con la reforma de Licurgo. No son estrictamente esclavos, sino siervos: pertenecen al Estado, están adscritos a la propiedad que cultivan, no son objeto de comercio, pueden casarse y tener hijos y se quedan con los frutos de su trabajo una vez deducida la renta que corresponde al titular de la hacienda.

De modo excepcional, los ilotas podían ser reclutados para el ejército y liberados luego. Mucho más numerosos que los ciudadanos, la reforma de Licurgo les dejó por completo al margen de la vida social. Los “Iguales”, que temían su rebelión, les declaraban solemnemente la guerra cada año, los humillaban y aterrorizaban ( Krypteia).

Etimología

La palabra proviene del latín Ilōta, y este del griego Εἱλώτης (Heilṓtēs).[2] ya aparece en Helánico y Teopompo, pero es poco verosímil, tanto en el aspecto histórico como en el lingüístico.

Al respecto, Pausanias afirma: «Ellos fueron los primeros llamados ilotas».[7]

Es cierto que una parte del ilotismo es resultado de las conquistas: es el caso de los mesenios, reducidos en el siglo VIII a. C. en las guerras mesenias. Además, Heródoto llama «ilotas» a los mesenios.

Respecto a los primeros ilotas, la situación es menos clara. Según la tradición (Teopompo), serían los descendientes de los habitantes iniciales, aqueos, que a la llegada de los dorios fueron sometidos. Pero todos los aqueos no pudieron ser reducidos al ilotismo: así, la ciudad de Amiclas, sede de las Jacintias, gozaba de un estatus privilegiado. Otros autores antiguos proponen teorías alternativas: según Antíoco de Siracusa, los ilotas son los lacedemonios que originalmente no han participado en las guerras mesenias. Para Éforo de Cumas, son los periecos de Helo, rebelados y después reducidos a la esclavitud. La historiografía moderna apoya la tesis de Antíoco de Siracusa.

Other Languages
中文: 黑劳士
polski: Heloci
euskara: Ilota
עברית: הלוטים
magyar: Helóta
italiano: Iloti
Bahasa Indonesia: Helot
Deutsch: Heloten
日本語: ヘイロタイ
Ελληνικά: Είλωτες
srpskohrvatski / српскохрватски: Heloti
svenska: Heloter
Nederlands: Heloten
português: Hilotas
русский: Илоты
српски / srpski: Хелот
English: Helots
norsk bokmål: Helotene
català: Ilotes
suomi: Helootit
українська: Ілоти
slovenščina: Heloti
čeština: Heilóti
български: Илот
hrvatski: Heloti
Türkçe: Helotlar
беларуская: Ілоты
azərbaycanca: İlotlar
slovenčina: Heilóti
Alemannisch: Heloten
français: Hilotes
Afrikaans: Helote
العربية: هيلوتس
Հայերեն: Հելոտներ
Кыргызча: Илоттор
română: Iloți
galego: Ilota
한국어: 헤일로타이