Ignacio López Rayón

Ignacio López Rayón
General Ignacio López Rayón.png
General Ignacio López Rayón

Gran Sello del Supremo Gobierno Mexicano.svg
Miembro del Congreso de Anáhuac
13 de septiembre de 1813- 15 de diciembre de 1815

Sello de la Junta Nacional de Zitácuaro.svg
Presidente de la Suprema Junta Nacional Americana
21 de agosto de 1811- 13 de septiembre de 1813

Información personal
Nacimiento 31 de julio de 1773
Tlalpujahua, Michoacán
Fallecimiento 2 de febrero de 1832 (58 años)
Ciudad de México
Nacionalidad Mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Militar y político
Firma Firma de Ignacio de Rayón.svg
[ editar datos en Wikidata]

José Ignacio Antonio López-Rayón y López-Aguado ( Tlalpujahua, Michoacán, 31 de julio de 1773 - Ciudad de México, 2 de febrero de 1832) fue un insurgente mexicano, secretario del cura Miguel Hidalgo y Costilla, que encabezó el movimiento de independencia de su país a la muerte de éste. Redactor de los Elementos constitucionales, miembro de la Suprema Junta Nacional Americana y del Congreso de Anáhuac en 1813 que daría como fruto la Constitución de Apatzingán de 1814.

Biografía

Primeros años

General
Años de servicio 1810- 1817
Lealtad México
Unidad Ejército Insurgente
Participó en

Independencia de México:

[ editar datos en Wikidata]

Nació en Tlalpujahua, Michoacán, en 1773,[2]

En Tlalpujahua, se encargó además, de la agencia de correos del pueblo,[4]

Adhesión a la causa independentista

Al estallar la Guerra de Independencia, en septiembre de 1810, Rayón mostró prontamente su simpatía con la causa motivando a sus vecinos a sublevarse.[7]

Debido a estas acciones, Rayón atrajo la atención del gobierno virreinal, entonces a cargo de Francisco Xavier Venegas,[6]

Así, acompañó a Hidalgo y participó en la batalla del Monte de las Cruces, después de la cual, regresó a Tlalpujahua,[5]

Al lado de Hidalgo

Se volvió a reunir con Hidalgo en Valladolid, después de la derrota sufrida por éste en Aculco. Una vez tomada Guadalajara, capital de Nueva Galicia, por José Antonio Torres,[5]

La abolición de la esclavitud. Mural pintado por José Clemente Orozco en Guadalajara hacia 1949, en recuerdo del bando firmado por Hidalgo y Rayón el 6 de diciembre de 1810.

Junto a Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, José Mariano Abasolo, José Antonio "El amo" Torres y el resto del ejército insurgente, Ignacio López Rayón se dirigió a la batalla de Puente de Calderón,[10]

Con tal cantidad huyo a Aguascalientes donde se unió con Iriarte, quien había salido de San Luis Potosí con un contingente de mil quinientos hombres y medio millón de pesos.[12]

Ahí, el 16 de marzo de 1811, Rayón es nombrado jefe del ejército insurgente,[14]

Durante su recorrido, los generales insurgentes, entre ellos Hidalgo, fueron capturados en Acatita de Baján debido a la traición del capitán Ignacio Elizondo,[12]

Retirada a Zacatecas y batalla de Puerto de los Piñones

Tras la captura de los restantes jefes insurgentes, Rayón decidió salir de Saltillo, por considerarlo vulnerable,[21]

Las fuerzas realistas a cargo del teniente coronel José Manuel Ochoa,[23]

Rayón se presentó a la batalla en la mañana del 1 de abril,[26]

Toma de Zacatecas

Después de Puerto de Piñones, Rayón y su victorioso ejército siguieron su camino ni sin algunas carencias, especialmente de agua,[29]

Mandó Rayón quemar cadáveres y equipaje extra, y enterrar algunos cañones y culebrinas, por no tener animales de carga.[31]

El 15 de abril de 1811, Rayón consumó, junto con el "Amo" Torres, una de las más grandes hazañas de la lucha por la independencia hasta el momento: la toma de Zacatecas.[31]

A diferencia de las huestes insurgentes de Hidalgo, el ejército de Rayón entró a la ciudad de manera ordenada y él mismo convocó una junta con los pobladores principales de la ciudad para hacerles saber las intenciones de su ejército.[33]

Desde Zacatecas envió a Calleja un documento fechado el 22 de abril de ese año,[34]

«[...] la piadosa América intenta erigir un Congreso ó junta nacional bajo cuyos auspicios, conservando nuestra legislación eclesiástica y cristiana disciplina, permanezcan ilesos los derechos del muy amado Señor Don Fernando VII...»

[...]

«La notoria utilidad de este Congreso nos excusa exponerla; su trascendencia á todo habitante de esta América, especialmente al europeo, á (sic) nadie se oculta; el que se resista á su ejecución no depende de otra cosa ciertamente sino de la antigua posesión en que el europeo se hallaba de obtener toda clase de empleos, de la que es muy sensible desprenderse con los mayores sacrificios. El fermento es universal; la nación está comprometida; los estragos han sido muchos, y se preparan muchos más; los gobiernos en tales circunstancias deben indispensablemente tomar el partido más obvio y acomodado á la tranquilidad del reino; nuestras proposiciones nos parecen las más justas, sensatas y convenientes.»

Exposición de Rayón y Liceaga a Calleja, citado por Zárate en "México a través de los siglos".[32]

El documento fue enviado mediante una comisión encabezada por su hermano José María Rayón y el padre Gotor, fraile franciscano.[35]

José María, hermano de Rayón, logró escapar del arresto de Calleja.[33]

Se dirigió primero a Aguascalientes, donde fue interceptado en el rancho del Maguey, por el coronel Miguel Emparan,[36]

Se dedicó a reunir nuevamente recursos y armamento. Partió a Zamora donde organizó una pequeña tropa que puso al mando de Torres mandándolo a hacer frente en Pátzcuaro.[38]

Defensa de Zitácuaro

Con estas nuevas fuerzas Rayón intentó avanzar sobre Valladolid,[41]

Una vez en Zitácuaro, Rayón se dio a la tarea de preparar la defensa en contra del ataque que se avecinaba de los realistas:[42]

El virrey Venegas, ordenó a Emparan, quien había derrotado a Rayón en el Maguey, acometer contra Zitácuaro,[44]

El 22 de junio se enfrentaron ambos destacamentos, siendo el de Rayón menor en número pero con mejor artillería.[46]

De Rayón se cuenta haber ideado y aplicado una ingeniosa estrategia para acabar de diezmar el ánimo de los realistas y provocar su huida definitiva: mandó reunir todos los asnos del lugar a los que se les colocó un farol de papel, haciéndoles avanzar por el campo enemigo, lo que sorprendió y confundió a Emparan y a sus soldados, provocando que a la mañana siguiente se retiraran hacia Toluca.[46]

Suprema Junta Nacional Americana o Junta de Zitácuaro

Obtenida la victoria en Zitácuaro, quedando a seguro por un buen tiempo, y aunado al hecho de que el gobierno virreinal tenía que dividir sus fuerzas entre diferentes zonas levantadas, entre las cuales destacaba el sur, bajo el liderazgo del bravío cura José María Morelos y Pavón,[49]

A tal efecto y a fin de obtener la representación debida en la junta, escribió a Morelos en carta fechada el día 13 de julio, de la cual, se conserva la respuesta dada por Morelos,[50] en la que señala a Rayón su anuencia en formar la junta, señalando en su representación para asistir a ella al sacerdote José Sixto Verduzco:

[...] En cuanto a formar la Junta, parece que estábamos en un mismo pensamiento y muchos días ha que la he deseado para evitar tantos males por los que nada hemos progresado, y por ellos he padecido hambres y desnudeces hasta llegar el caso de vender mi ropa de uso, quedándome con lo encapillado por socorrer las tropas.
[...]
Por este rumbo no hay letrado que poder comisionar de mi parte, y aunque yo no lo soy, pudiera, asistiendo a la Junta, allanar algunas dificultades por algunas experiencias; pero no pudiendo separarme un instante sin riesgo de perder, desde luego nombro en mi lugar al Dr. D. Sixto Berdusco,
(sic) cura de Tuzantla, para que representando mi persona, concurra en la Junta a dictar lo conveniente a la causa para cortar el desorden y anarquía que amenaza, no haciéndolo en la persona de V.E., porque debiendo ser uno de los miembros de la Junta, no se diga que lo ha querido ser todo.

Carta de Morelos a Rayón. Tixtla, 13 de agosto de 1811.[50]

El 19 de agosto de 1811, celebró junto con José María Liceaga un acta autorizada por Joaquín López con el carácter de prosecretario,[51]

La junta se constituyó como Suprema Junta Nacional Americana y en nombre de Fernando VII.[52] Sobre su creación se emitió un bando el 21 de agosto donde se daba a conocer su existencia y justificación:

El Señor don Fernando VII y en su real nombre la Suprema Junta Nacional Americana, instalada para la conservación de sus derechos, defensa de la religión santa e indemnización y libertad de nuestra oprimida patria.
La falta de un jefe supremo en quien se depositasen las confianzas de la nación y a quien todos obedeciesen nos iba a precipitar en la más funesta anarquía, el desorden, la confusión, el despotismo y sus consecuencias necesarias eran los amargos frutos que comenzábamos a gustar después de once meses de trabajos y desvelos incesantes por el bien de la patria.
Para ocurrir a tamaño mal y llenar las ideas adoptadas por nuestro gobierno y primeros representantes de la nación, se ha considerado de absoluta necesidad erigir un tribunal a quien se reconozca por supremo y a quien todos obedezcan, que arregle el plan de operaciones en toda nuestra América y dicte las providencias oportunas al buen orden político y económico.
[...]

Bando estableciendo la Suprema Junta Nacional en Zitacuaro. 21 de agosto de 1811.[53]

Como presidente de la junta, Rayón coordinó la creación del periódico El Ilustrador Nacional, a cargo de Andrés Quintana Roo y José María Cos, para difundir las ideas insurgentes.[54]

La creación de la junta llamó la atención del gobierno virreinal y el general Calleja publicó una proclama el 28 de septiembre desde Guanajuato,[55]

Al fallar estas estrategias, los realistas contrataron a una persona de nombre J. Arnoldo para asesinar a Rayón, pero tal sujeto fue descubierto y fusilado.[57]

Durante la estancia de la junta en Zitácuaro, la misma intentó dirigir y coordinar a los diferentes líderes insurgentes que hacían la guerra en Michoacán y Guanajuato, así como mantenerse al tanto de las actividades de Morelos en el Sur.[59]

Other Languages