Ignacio Coliqueo

Ignacio Coliqueo ( Boroa, Chile 1786 - Los Toldos, provincia de Buenos Aires, 16 de febrero de 1871) fue un lonco mapuche boroano y coronel del Ejército Argentino que condujo a su tribu desde la Araucanía y la instaló en 1861 en la zona que luego se denominó Los Toldos, en la provincia de Buenos Aires. Por continuidad, una vez muerto, la comunidad mapuche instalada en Los Toldos fue llamada «la tribu de Coliqueo».

Biografía

En idioma mapudungun, kolükew significa ‘el que es rubio o rojo’. Ignacio Coliqueo, como se castellanizó su nombre, nació en 1786 en la localidad de Huincul, cerca de Boroa, en la actual provincia de Temuco, en Chile.[1]

De origen mapuche o araucano, fue designado lonco o cacique y descendía de Caupolicán, el líder indio que resistió la invasión española.

Coliqueo luchó en la Guerra de Arauco contra las autoridades chilenas y también contra los gobiernos rioplatenses, en las primeras décadas luego de la Independencia Argentina.

Pero posteriormente el lonco Coliqueo comprendió que a largo plazo el pueblo mapuche perdería la guerra contra los " huincas" (‘ladrones’, hombres blancos) y buscó un acuerdo con los gobernantes argentinos aprovechando las divisiones internas que generaban las guerras civiles. Fue por eso conocido como un «indio amigo» por las autoridades argentinas.

A principios de 1820 abandonó Boroa junto con otro boroanos ―incentivado por parientes y amigos que ya vivían en las región pampeana— y viajaron hasta las Salinas Grandes ubicadas entre las actuales provincias de Buenos Aires y La Pampa.

En 1829 mudó su tribu cerca de Masallé en la zona de Carhué, entre los médanos que rodeaban la laguna Epecuén.

El 9 de septiembre de 1834 Ignacio Coliqueo logró escapar a la matanza de los boroanos realizada por el lonco mapuche Calfucurá en Masallé, refugiándose entre los ranqueles de Yanquetruz en la laguna Pubué, entrando en relaciones con el coronel unitario Manuel Baigorria, quien vivía con los ranqueles y luego se convertiría en su yerno.

Después de la Batalla de Caseros (a 20 km de Buenos Aires, el 3 de febrero de 1852), en la que fue derrotado el gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas, el prestigioso lonco Calfucurá convocó a todas las comunidades mapuches a la guerra contra el blanco bajo el lema «la tierra india para los indios». A pesar de haberle aquél ofrecido ser su segundo, Coliqueo rechazó la propuesta y se negó a entrar en guerra contra los unitarios, actuando bajo el consejo de su yerno unitario Manuel Baigorria.

Coliqueo y Baigorria entraron en negociaciones con el federal Justo José de Urquiza ―presidente de la Confederación Argentina― y se sumaron a su ejército de la confederación, combatiendo y venciendo en la Batalla de Cepeda el 23 de octubre de 1859, en el sur de la provincia de Santa Fe (cerca del límite con la provincia de Buenos Aires), a cambio de que el nuevo gobierno diera tierras para la tribu de Coliqueo.

Urquiza incumplió lo pactado, por lo que Coliqueo realizó un nuevo acuerdo con el general unitario Bartolomé Mitre, quien les otorgó el derecho a poseer un territorio. En 1861, Mitre lo reconoció como «cacique principal de los indios amigos y coronel del ejército nacional».[2] La tribu de Coliqueo se dirigió primero a Rojas, para luego instalarse provisoriamente en Laguna de Gómez, en Junín, cerca de Lincoln.

Partido de General Viamonte, donde se encuentra Los Toldos.

Poco después Mitre convocó a Coliqueo y sus guerreros a combatir contra Urquiza, participando en la Batalla de Pavón y definiéndola en gran medida a favor de la Provincia de Buenos Aires. El gobierno argentino les otorgó entonces territorios en Arenales, Mar Chiquita, sobre la laguna Mar Chiquita (Junín). Sin embargo, poco después el gobierno volvió a desplazarlos para trasladarlos a la zona de Los Toldos, donde la tierra era de menos calidad y el agua más salada. Las tierras originales de la comunidad de Coliqueo fueron entregadas a estancieros privados. Coliqueo tenía la misión de defender la frontera entre Mercedes y Bragado.

La habilidad de Coliqueo se notó también en su capacidad de obtener el Decreto Ley n.º 474 del 29 de septiembre de 1866, que constituyó el título legal de las tierras de la comunidad.

Art. 1.º: Acuérdase al cacique Coliqueo y su tribu, sin perjuicio de tercero, la propiedad de las dos leguas de tierras que han ocupado hasta la fecha.
2.º: Ni el citado cacique, ni su tribu, podrán enajenar ni el todo, ni parte de dichas tierras, hasta después de transcurrido diez años desde la promulgación de la presente Ley, y esta previa autorización del Gobierno.

Poco después, el 16 de febrero de 1871, Coliqueo murió, a los 85 años.

Other Languages
français: Ignacio Coliqueo