Ignacio Baleztena Azcárate

Ignacio Baleztena junto a su esposa Carmen Abarrategui

Ignacio Baleztena Ascárate ( Pamplona, Navarra, 2 de abril de 1887 - Id 2 de septiembre de 1972) abogado, escritor y político carlista navarro.

Biografía

Estudió la carrera de Derecho en Deusto y Salamanca. A los 25 años, en 1912, ya era el presidente de las Juventudes Jaimistas de Navarra y en 1918 fue elegido concejal del ayuntamiento de Pamplona por la Comunión Tradicionalista. El escaño municipal le obligó a regresar de Francia, donde había iniciado una incipiente carrera diplomática. Dirigió el semanario carlista "Joshe Miguel" en 1914 y "Radica" en 1919. En 1921 fue nombrado diputado foral y ocupó el cargo hasta 1928. Fue uno de los impulsores del Comité Pro-Autonomía para las cuatro provincias forales Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya, abogando en una proclama del 22 de diciembre de ese año firmada por una Junta Gestora de la Juventud Pro-Navarra por la reintegración foral plena. En 1922 asistió a la inauguración del monumento a los navarros que en 1521 defendieron el castillo de Maya y la independencia frente a los castellanos tras la Conquista de Navarra.

Casa de la familia Baleztena en Pamplona.

Durante la Segunda República Española, al inicio, cuando se debatió el Estatuto de Estella para las cuatro provincias, estuvo favor del mismo aunque él se manifestó a favor de un concordato directo Vasconia-Santa Sede que llevó a la invalidación del mismo cuando se aprobó la Constitución Española de 1931 en que se declaraba laica y con potestad exclusiva para dicha relación. Con posterioridad fue jefe carlista de la merindad de Pamplona, en 1932 la "casa Baleztena" fue incendiada por descontrolados por lo que la familia pasó a residir a Leiza y San Sebastián hasta 1935. Sin embargo Ignacio no se fue y se quedó organizando el requeté, desde donde conspiró contra la República, y ofeció 8.400 requetés a Emilio Mola para ello. Entonces su hermano Joaquín Baleztena era jefe de la Junta regional carlista de Navarra.

Al estallar la Guerra Civil Española se alistó como voluntario requeté y marchó a Zaragoza. Aunque antes salvó a diversas personalidades republicanas, entre ellas el doctor Jiménez Díaz. En este periódo 1936-1939 fue oficial del Archivo General de Navarra. Acabada la contienda abandonó por completo la política para dedicarse a la investigación y a escribir colaboraciones periodísticas.

Fue secretario del Comité Provincial de Turismo en enero de 1948. Director del Museo de Navarra (octubre de 1949) y miembro de la Junta Permanente de la Sociedad de Estudios Vascos. Católico "a machamartillo" escribió obras de teatro, fundó y dirigió varias publicaciones y publicó folletos divulgativos sobre temas populares con títulos que dejan claro su talante: "De cómo Kilikizarra murió y estiró la garra", "Cirilo por San Fermín pasó aventuras sin fin", "Abundio te la cedo", "El submarino de Dositeo", "Bromas de Cupido", etc. Colaborador de El Pensamiento Navarro y Diario de Navarra utilizando los pseudónimos de "Premin de Iruña" y "Tiburcio de Orkabio".

Other Languages