Iglesia de los Santos Juanes (Valencia)

La iglesia desde la esquina de la calle Carniceros.
La iglesia desde la la Lonja de Valencia.
Pórtico.
Nave principal.
Vista del techo de la iglesia.

La Real Parroquia de los Santos Juanes, también conocida como iglesia de San Juan del Mercado (Església de Sant Joan del Mercat, en valenciano), es una iglesia situada en la ciudad de Valencia, frente a la Lonja de la Seda, y al lado del Mercado Central.

La iglesia se titula Real, desde 1858, por decreto de Isabel II que la visitó el 2 de junio del mismo año, como antes hicieron el archiduque Carlos, en 1706, y los reyes de Sicilia, Francisco y su esposa en 1823. Más adelante, en 1902, lo hizo la Infanta Isabel de Borbón, ex Princesa de Asturias.

Está catalogada como Monumento Histórico Artístico Nacional desde el 21 de febrero de 1947.

De origen gótico, fue reedificada en los siglos XIV y XVI a causa de los incendios. Será en el siglo XVII y comienzos del siglo XVIII cuando finalmente adquirirá su aspecto definitivo, con una fisonomía barroca. De su antigua estructura gótica aún queda la nave y el gran óculo cegado, conocido como la O de Sant Joan, que fue concebido como un gran rosetón en la fachada de los pies. Su exterior se reformó en 1700.

De la fachada que da a la plaza del Mercado destaca la escultura central de la Virgen del Rosario, obra de Jacopo Bertesi. Sobre ella se encuentra la torre del reloj, flanqueada por los dos Santos Juanes y la veleta dispuesta en lo alto de la fachada, conocida como el pájaro de San Juan (pardal de Sant Joan, en valenciano).

Antonio Palomino dejó una huella notable en Valencia. Fue este edificio precisamente el motivo de su llegada a Valencia en 1697. El clero de la parroquia había encargado una nueva decoración después de los incendios sufridos por el edificio. Carlos II envió a su pintor, quien corroboró la impresión de los capellanes, vio el gran espacio que se ponía en sus manos y aceptó el reto. Se eliminó lo hecho y pintó el presbiterio y todas las bóvedas de la iglesia en los últimos años del siglo XVII.

El 19 de julio de 1936, durante la guerra civil, fue pasto de las llamas y sus efectos aún perduran.

Historia

Tiene su origen en una antigua mezquita convertida en ermita, un caso similar al de otras muchas parroquias de la ciudad. La antigua ermita fue levantada antes de 1240 encima de la mezquita. Estaba situada extramuros de la ciudad árabe, cerca de las puertas de Bab al-Qaysariya y de la Culebra, cuando se construyó la muralla cristiana quedó incluida ya dentro de Valencia.

Los Santos Juanes era un claro ejemplo de parroquia gótica, con una estructura característica de la arquitectura valenciana de la época, una gran nave con capillas en los contrafuertes.

En el siglo XIV, un incendio obligó a reconstruirla toda, replicando el mismo estilo original. En el templo nuevamente reerigido, predicó San Vicente Ferrer y allí ofreció su primer sermón en el día de San Juan Bautista. Otra personalidad relacionada con la parroquia fue el Papa Alejandro VI (Rodrigo Borja).

En 1592 un nuevo incendio obligó a reparar el presbiterio. Esta reparación fue dirigida por el entonces virrey de Valencia y arzobispo, el patriarca de Antioquía San Juan de Ribera.

El templo conservó su nave gótica y la rehecha cabecera barroca, con un nuevo retablo, una obra de "arquitectura retablera" y de escultura que constaba de más de tres mil figuras, realizadas por el escultor zaragozano Juan Miguel Orliens, y el dorador Luis Campos. Se colocaron los restos de varios mártires, como San Lorenzo y San Pedro, y reliquias “ex vestimentis” de San Juan Bautista. En julio de 1936, sufrió un infausto asalto ignífero.

A mitad del siglo XVII, se añadió al templo la Capilla de la Comunión, utilizando los terrenos ocupados por unas casas contiguas que fueron derribadas.

Entre 1693 y 1702 se realizó la última reforma importante que dio a la parroquia su fisonomía actual.

Other Languages