Iglesia de Santo Domingo (Soria)

Iglesia de Santo Domingo
Monumento Nacional (1931), B.I.C.
Santo Domingo en Soria.JPG
Tipo Iglesia
Advocación Santo Domingo (antes Santo Tomé)
Ubicación Bandera de España Soria, España
Coordenadas 41°46′00″N 2°28′00″O / 41.766599, 41°46′00″N 2°28′00″O / -2.466774
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Osma-Soria
Orden clero secular
Arquitectura
Construcción Siglo XII
Estilo arquitectónico Románico
[ editar datos en Wikidata]

La iglesia de Santo Tomé de la ciudad de Soria ( Castilla y León, España) es un templo católico que data del siglo XII, aunque con refomas de épocas posteriores. Cambió su advocación por la de Santo Domingo cuando se suprimió la parroquia a finales del siglo XIX convirtiéndose entonces en iglesia conventual.

Fue declarada Monumento Histórico Artístico por Decreto de 3 de junio de 1931. En su interior descansa en una capilla anexa el cuerpo de Sor Clara de la Concepción Sánchez, declarada Venerable Madre por el Papa Francisco el 3 de abril de 2014.[1]

Historia

Esta iglesia se construyó en el siglo XII, aunque luego sufrió reformas de épocas posteriores. También conviene recordar que Alfonso VIII heredó el trono de Castilla en 1158 con tan sólo tres años de edad. Dos poderosas familias se disputaron su interesada tutela: los Lara y los Castro, mientras que la regencia quedó en manos de su tío Fernando II de León. En tales circunstancias, la ciudad de Soria acogió y ocultó al rey niño, salvaguardándolo de acechantes peligros. No es de extrañar que mostrase su agradecimiento a la ciudad celebrando en ella, en 1170, sus nupcias con Leonor de Inglaterra y erigiendo la nueva iglesia de tres naves en sustitución de la modesta anterior. Su esposa Leonor era hija de Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, de quien obtuvo el ducado de Aquitania que aportó como dote a su matrimonio (si bien Alfonso VIII nunca pudo anexionarlo a la corona). Esto explica que la fachada de Nuestra Señora de Poitiers sirviera posiblemente de modelo para la de Santo Domingo y que fuesen maestros poitevinos los que interviniesen en su realización. Lo cierto es que este frente, cuya portada se encuentra magníficamente conservada por haber dispuesto hasta hace poco de un tejaroz, representa uno de los mayores logros del románico español. Para Gaya Nuño “...su distribución decorativa es la más rica, la más homogénea y armoniosa de la Península, y no reconoce como más bella ni a la de Ripoll”.

Other Languages