Iglesia de Santa María de Tahull

Iglesias románicas catalanas del Valle de Bohí
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad

Santa Maria de Taüll.jpg
Cabecera de Santa María de Taüll.

EspañaLoc.svg
Iglesia de Santa María de Tahull

Coordenadas 42°31′14″N 0°50′54″E / 42.520421, 42°31′14″N 0°50′54″E / 0.848329
País Flag of Spain.svg  España
Tipo Cultural
Criterios ii, iv
N.° identificación 988
Región Europa y América del Norte
Año de inscripción 2000 (XXIV sesión)
[ editar datos en Wikidata]

Santa María de Taüll es una iglesia románica en la localidad catalana de Taüll, situada en el Valle de Boí ( provincia de Lérida, España).

Pertenece al grupo de Iglesias románicas catalanas del Valle de Bohí, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Se encuentra en el centro del casco viejo de Taüll. A unos cientos de metros al sureste, justo a la entrada del pueblo, se halla la iglesia de San Clemente. Ambas fueron erigidas al mismo tiempo y consagradas en 1123. Durante el siglo XVIII, Santa María fue la única parroquia de Taüll, mientras que San Clemente ejercía de capilla del cementerio moderno, pero en los siglos anteriores ambas iglesias habían compartido parroquialidad.

Historia

Fachada de poniente, cubierta y campanario.

Como el resto de iglesias de la Vall de Boí, la de Santa María de Taüll fue objeto de venta y canje, el año 1064, por los condes de Pallars Sobirà, Artau I y su esposa Llúcia, a los condes de Pallars Jussà, Ramón IV y su esposa Valença, junto con el castillo de Erill y otras posesiones.

La primera mención específica de la iglesia es del 1123: el 11 de diciembre fue consagrada por el obispo Guillem de Roda-Barbastro, justo un día después de haber consagrado San Clemente de Taüll, iglesia con la cual compartió parroquialidad durante casi toda la Edad Media.[1]

Todavía hay que contar una tercera iglesia, en Taüll: San Martín, que fue, posiblemente, la primitiva parroquia. Taüll, pues, llegó a disponer, en el mismo casco urbano, de tres iglesias, lo que habla por sí solo de la importancia del poblamiento en el valle en aquellos tiempos.

En la Baja Edad Media, y por el hecho de pertenecer al conde de Pallars, el Valle de Boí pasó al obispado de Urgell, donde gozaba de un régimen especial, ya que el conjunto de parroquias era regido por un conjunto de co-rectores, que llegaron a ser ocho en algunas épocas. Estos co-rectores debían ser hijos de la Vall de Boí. El santuario de Caldes de Boí ejercía de centro coordinador de las parroquias del valle.

Esta iglesia sufrió varias reformas en siglos pasados que la desfiguraron totalmente por dentro. Las columnas que soportan los arcos fueron engullidas por unos muros, que se levantaron como división para formar las capillas entre contrafuertes, dejando la planta con una sola nave. En la nave transversal se abrió una cúpula y el absidiolo del lado sur se convirtió en sacristía. Los ábsides y las paredes, que estaban decorados con pinturas románicas murales, fueron revestidos de blanco. En los años 1990 los trabajos de restauración le devolvieron su primitiva estructura, dejando libres las columnas que soportan los arcos y dividen las naves y rematando el techo con cubierta de madera a dos aguas. Las pinturas del ábside y de las paredes se conservan en Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Other Languages