Iglesia de San Sulpicio (París)

Iglesia de San Sulpicio
Église Saint-Sulpice
Logo monument historique  Clasificado MH (1915)[1]
P1000811 Paris VI Saint-Sulpice Façade reductwk.JPG
Fachada de la iglesia
Localización
País Flag of France.svg  Francia
División Flag of Île-de-France.svg  Isla de Francia
Municipio(s) París
Ubicación 2 Rue Palatine, VI Distrito (75006)
Información religiosa
Culto Católico
Diócesis Arquidiócesis de París
Sitio web Saint-Sulpice Paris

Uso Culto ordinario
Advocación Sulpicio Pío
Historia del edificio
Fundador(es) Jean-Jacques Olier
Primera piedra 20 de febrero de 1646
Construcción 1646-1870

Arquitecto(s) Christophe Gamard, Daniel Gittard (planta), Pierre Gittard, Gilles-Marie Oppenord (nave y transepto), Giovanni Niccolò Servandoni (fachada, acabada por J.-F.-T. Chalgrin en 1777)
Datos arquitectónicos
Tipo Iglesia parroquial
Estilo(s) barroca (planta e interior) y neoclásica (fachada)

Nave principal
30 m (altura)
Torre(s) Dos

Longitud 120 m
Anchura 57 m
Planta(s) y mapa(s) del edificio
Planta de la iglesia
Planta de la iglesia
Mapa(s) de localización
Iglesia de San Sulpicio ubicada en París
Iglesia de San Sulpicio
Iglesia de San Sulpicio
Iglesia de San Sulpicio (París)
48°51′04″N 2°20′05″E / 48°51′04″N 2°20′05″E / 2.334722
[ editar datos en Wikidata]

La iglesia [de] San Sulpicio (en francés, Église Saint-Sulpice) es una destacada iglesia de París dedicada a Sulpicio Pío, arzobispo de Bourges en el siglo VII. Está situada en la plaza de San Sulpicio, en el barrio del Odeón, en el distrito VI, en una plaza construida en la segunda mitad del siglo XVIII en la que destaca la fuente de los Cuatro Obispos, de Joachim Visconti ( 1844), y los castaños de flores rosas. El café de la Mairie, en la plaza, es famoso por haber aparecido en numerosas películas francesas.

La iglesia, orientada en el sentido usual O-E, es una edificación imponente de 120 m de largo, 57 m de ancho y 30 m de altura bajo la bóveda central;[2]​ es después de Notre Dame, la iglesia más larga de la ciudad y una de las más grandes.

En 1646, el sacerdote parisino Jean-Jacques Olier encargó la construcción de un nuevo edificio —erigido sobre los cimientos de una antigua iglesia románica del siglo XIII que fue ampliada varias veces hasta 1631— el proceso se alargó durante más de un siglo. El resultado fue un edificio sencillo, de dos plantas, con una fachada occidental formada por dos filas de elegantes columnas cuya armonía rompen las torres de los extremos, que no son parejas. Unas enormes ventanas altas llenan el interior de luz. Estilisticamente, tiene un interior barroco con una fachada neoclásica.

La iglesia tiene destacadas obras artísticas, como dos Delacroix ( Jacob luchando con el ángel y Heliodoro expulsado del templo) y esculturas de René-Michel Slodtz, Louis-Simon Boizot o Jean-Baptiste Pigalle.

Una de las particularidades de esta iglesia es su meridiana solar, encargada al astrónomo y relojero inglés Henry Sully, que marca la hora del día proyectando una sombra en el suelo y señala los equinoccios y permite predecir cuándo caía la Pascua. Debido a que esto sirvió para realizar mediciones científicas, la iglesia se salvó de ser destruida durante la Revolución francesa.

La iglesia ha sido objeto de una clasificación como monumento histórico desde el 20 de mayo de 1915.[1]​ A la iglesia se puede acceder por las estaciones de metro de Saint-Sulpice, saint-Germain-des-Pres, Odeon y Mabillon.

En esta iglesia se encuentra enterrada la que fuera breve reina consorte de España, Luisa Isabel de Orleáns, esposa de Luis I de España, breve rey de España de enero a septiembre de 1724.

La Antigua Catedral de Managua, Nicaragua, se inspiró en este edificio para su construcción.

Historia

Las iglesias precedentes

El burgo Saint-Germain alrededor de la iglesia de San Sulpicio, en 1550 ( plano de Truschet y Hoyau).
Antigua iglesia de San Sulpicio (comienzos del XVII)

La fecha de la construcción de la primera iglesia en el emplazamiento de la actual iglesia de San Sulpicio no se ha establecido con certeza. Originalmente, la parroquia de San Sulpicio se confundía con los dominios de la abadía de Saint-Germain-des-Prés. En 1159, el papa Adriano IV concedió a los abades de Saint-Germain-des-Prés plena jurisdicción espiritual y temporal sobre e las iglesias situadas en los dominios de la abadía, en esa época las capillas de San Pedro y de Saint-Martin-des-Orges y el oratorio de Saint-Jean-Baptiste. A partir de esa fecha los abades organizarán la parroquia de San Sulpicio. Se designaron los sacerdotes fuera de la tutela del obispo. Hacia 1180, el centro de la parroquia fue trasladado desde la capilla San Pedro, situada en la calle des Saint-Peres, a la iglesia de San Sulpicio que tuvo que ser construida en el emplazamiento del oratorio de Saint-Jean-Baptiste que ya aparece citado en 807. La iglesia fue dedicada a san Sulpicio, el Pío (576- 646), arzobispo de Bourges. En 1724, unas excavaciones realizadas en la iglesia permitieron descubrir una lápida del siglo X, lo que demuestra que existía una capilla (de la que dependía un cementerio) en ese lugar desde hacía siglos. La parroquia de San Sulpicio se cita en una bula pontificia de 28 de junio de 1210.[3]​ La construcción de la muralla de Philippe Auguste, en 1211, dividió el territorio de la parroquia en dos: el situado en el interior de las murallas y el situado en el exterior. Eso fue una fuente de conflicto entre el obispo de París y los abades de Saint-Germain, ya que el obispo reinvindicaba el territorio de la parroquia intramural y el abad se oponía a ello.

Desde el siglo XII al XIV, en el lugar de la antigua capilla, se contruyó una nueva iglesia paralelamente a la rue du Vieux-Colombier. Después de la compra de las tierras pertenecientes a Jeanne de Montrouge, en 1530, esa iglesia fue ampliada con una cabecera pentagonal en el reinado de François I. Entre 1615 y 1631, Christophe Gamard dirigió los trabajos de la ampliación de la nave mediante la adición de nuevas capillas laterales. Con la expansión de los burgos de Saint-Germain y de Saint-Germain-des-Pres surgió la necesidad de construir una iglesia más grande y más digna de la población que asistía a ella: en ese momento el edificio solo podía acoger a la duódecima parte de los parroquianos.[4]​ La población se estima que era de unas 15 000 personas en una parroquia que tendría unas 209 hectáreas. En 1689, se contaron en el ámbito parroquial 2278 inmuebles. Por otra parte, la antigua iglesia amenazaba con caer en la ruina.

En junio de 1642, el entonces cura de San Sulpicio, Julien de Fiesque, intercambio con Jean-Jacques Olier (1608-1657) su puesto en la parroquia por el del priorato de Clisson. Olier abordó la reforma del clero y le dio una formación. Fundó la Compañía de Sacerdotes de San Sulpicio que colocó bajo el patrocinio de San Carlos Borromeo.

Desde 1636, el consejo de Fábrica juzgó que la iglesia era demasiado pequeña y que era necesario construir una nueva. Olier quería construir una iglesia para competir con Notre Dame y recibir casi 10 000 personas.[5]​ Se solicitaron planos para la nueva iglesia a Christophe Gamard. La propuesta fue elegida durante una asamblea celebrada el 16 de marzo de 1643, bajo la presidencia del príncipe de Condé. Un conflicto entre, por una parte, Olier, y de la otra el príncipe de Condé y el abad de Saint-Germain, que estimaban que las dispensas de construcción del seminario de San Sulpicio eran excesivas, congeló el proyecto hasta principios del año 1645. Un decreto del parlamento de París a favor de mantener a Olier en San Sulpicio desbloqueó la situación. Olier firmó los planos de la nueva iglesia el 15 de agosto de 1645.

Según Agnès Bos, conservador del patrimonio, durante la demolición del edificio el portal de la antigua iglesia fue adquirido por los Recoletos para su convento, que estaba ubicado en la intersección de la rues de Varenne y del Bac, en París. Sería luego de nuevo trasladado en 1914, para ser el portal lateral de la iglesia San Saturnino de Nogent-sur-Marne donde es visible hoy día.[6]

La iglesia actual

Los primeros trabajos

Jean-Jacques Olier, cura de San Sulpicio iniciador de la reconstrucción de la iglesia.

Los trabajos de ampliación se confiaron en 1645 al arquitecto Christophe Gamard, voyer de la abadía de Saint-Germain-des-Prés. El 28 de agosto de 1645, Gamard trazó los cimientos del coro de la nueva iglesia en el cementerio, a unos 26 metros detrás de la antigua iglesia. El 20 de febrero de 1646, la reina Ana de Austria, seguida por la princesa de Condé, llegó a la antigua iglesia de San Sulpicio con el obispo de Cahors para decir sus oraciones antes de ir al cementerio para poner la primera piedra de la nueva iglesia.[4]​ Gamard murió en 1649. Los problemas de la Fronda interrumpieron las obras. Cuando el abad Olier renunció en 1652, solo se habían construido los muros de la capilla de la Virgen.

En 1655 Louis Le Vau proporcionó una nueva planta para la iglesia[10]

En 1660 Daniel Gittard, arquitecto del Gran Condé, da los planos de la iglesia, una adaptación de los proyectos de Gamard y de Le Vau, que aprovechaba todo el edificio para la nueva iglesia, excepto el macizo delantero. Fueron aprobados el 20 de junio de 1660. Se eligió el orden corintio. El cura Raguier de Poussé celebró la primera misa en la capilla inferior de la Virgen 24 de diciembre de 1660. Bendijo la capilla de la Virgen el 7 de abril de 1667. Para enlazar el coro de la nueva iglesia con la nave de la antigua iglesia, fue necesario demoler el coro de la vieja desmontando los pilares hasta unos 4 metros de altura para que soportasen el piso de la nueva iglesia a partir del 22 de mayo de 1673. Esta diferencia de niveles entre los suelos de las iglesias nueva y vieja permitió dejar las criptas bajo la actual iglesia en las que se construyó el cementerio de la parroquia y para algunos notables, concedidos a las casas de Condé, de Conti y de Lyunes. La diferencia de nivel de 4-6 m entre el nuevo coro y la nave de la antigua iglesia complicó el ejercicio del culto. El coro y las capillas dispuestas alrededor fueron bendecidas por el arzobispo de París, François Harlay de Champvallon, el 20 de diciembre de 1673. En 1674 se empezaron a construir los cimientos de los pilares del crucero, y en 1676, los del transepto del lado del presbiterio. Pero los trabajos se interrumpieron menos de dos años más tarde a causa de las deudas de la Fábrica. Los comisarios del rey se hicieron cargo de los bienes de la Fábrica y decidieron aumentar las tasas sobre las aguas residuales y las linternas para pagar las deudas. Daniel Gittard murió en 1686. Su hijo Pierre Gittard participó en los trabajos. Dio en 1719 los planos del portal sur de la iglesia y colaboró con Oppenord.

Las obras bajo la dirección de Gilles-Marie Oppenord (después de 1719)

Las obras no se reanudaron hasta 1719 con el nuevo párroco de San Sulpicio, Jean-Baptiste Languet de Gergy. Hizo un llamamiento a la generosidad de los feligreses. Interesó al duque de Orléans (1674-1723), entonces regente, haciéndole colocar la primera piedra de la capilla de San Juan Bautista y del portal sur, el 4 de diciembre de 1719. El regente Involucró a su director de edificios Gilles-Marie Oppenord para construir la nave y el transepto. Para encontrar la financiación necesaria, el cura recibió del regente el derecho de organizar una lotería entre 1721 y 1746. El 29 de junio de 1745, la iglesia ya se consideraba lo suficientemente cerrada como para ser consagrada. El 30 de junio, los arzobispos y obispos de la congregación, en número de 21, llegaron a la iglesia para consagrarla y sellar las reliquias en el altar mayor. Ya desde 1746 solo una parte de las ganancias de la lotería fueron asignadas a la construcción de la iglesia.[11]​ El brazo sur del transepto se construyó entre 1719 y 1723, y en 1724, la nave, la capilla de la Comunión y la de la Asunción, llamada de los Alemanes, en el emplazamiento del cementerio de la rue Palatine. En 1726 se construyó una torre-campanario por encima de la bóveda del crucero. Su excesivo peso requirió su demolición en 1731. Como resultado de este error, Oppenord fue apartado de la dirección de las obras. La nave se completó en 1736.

Las obras bajo Servandoni (después de 1730)

Retrato de Giovanni Niccolò Servandoni atribuido a Jean-François Colson ( museo Carnavalet)
Iglesia de San Sulpicio (arriba a la derecha) hacia 1740 con su frontón, y sus torres inacabadas - Plano de Turgot
La iglesia desde la foire Saint-Germain en 1762

En 1726 se planteó la cuestión de la realización de la fachada inconclusa de un estilo clásico delante de una iglesia de estilo jesuita. Se convocó un concurso en el que participaron varios arquitectos, entre ellos los italo-franceses Giovanni Niccolò Servandoni (1695-1766) y Juste-Aurèle Meissonnier (1695-1750). En 1730, el cura de San Sulpicio, Jean-Baptiste Joseph Languet de Gergy, hermano de Jean-Joseph Languet de Gergy, ofreció 6000 libras de recompensa a «aquellos artistas de Francia o de Italia de los que recibiera un diseño capaz de llenar sus vistas para la elevación del gran pórtico de la iglesia» (à celui des artistes de France ou d'Italie dont il recevait un dessin capable de remplir ses vues pour l'élévation du grand portail de l'église)[12]​ pero su proyecto evolucionó con el tiempo. Planeó inscribir la iglesia en una vasta plaza a la romana, semicircular, de la que dio los planos en 1752. Tal proyecto requería la adquisición de grandes extensiones de tierra y la demolición de casas existentes, como un edificio que había sido construido en 1754 en el número 6 de la plaza de Saint Sulpice, para servir de modelo y de gálibo para el resto de la plaza, pero los otros nunca se realizaron. La calle que parte desde el otro lado de la plaza lleva ahora el nombre del arquitecto, rue Servandoni. El proyecto de fachada de Servandoni preveía dos torres conectadas por un pórtico con columnas coronado por un frontón triangular. El proyecto recuerda a la catedral de San Pablo de Londres, donde Servandoni había vivido en su juventud. El peristilo tiene 32 m de ancho. Está soportado por columnas dobladas en profundidad. Está decorado con siete relieves esculpidos por Michel-Ange Slodtz. Este escultor también dio cuenta de los medallones de los cuatro evangelistas. Las estatuas de San Pedro y San Pablo son del escultor Émile Thomas (1817-1882), alumno de Pradier, y datan de 1856.

En 1745 el cura Languet de Gergy, patrocinador de los nuevos trabajos, encargó a Edmé Bouchardon numerosas estatuas incluyendo una Virgen en plata maciza. Saint-Simon pretendió que el cura se había procurado el metal para esa estatua distrayendo discretamente los cubiertos cuando comía en las casas de sus parroquianos. El cronista dio a la estatua el apodo de «Nuestra Señora de la Vieja Vajilla» (Notre-Dame de la Vieille Vaisselle).[13]

Servandoni no tuvo tiempo para completar su trabajo. Dirigió la erección de los dos primeros órdenes de la fachada tal como se pueden ver hoy y el primer piso de las torres. En dos pinturas de Pierre-Antoine Demachy que representan la Foire de Saint-Germain, antes y después del incendio de 1762, se puede ver el frontón entre las torres, al fondo de la fachada. Ese frontón también aparece representado en el plano de Turgot.[11]​ En la publicación del arquitecto Pierre Patte (1723-1814) de julio de 1767, Mémoire sur l'achèvement du grand portail de l'église de Saint-Sulpice, escribió que Servandoni habiendo hecho ejecutar el segundo orden de la fachada en piedra de Saint-Leu, el frontón arriesgaba desbordar las columnas del segundo orden, «lo que hizo con razón abandonar ese proyecto». Patte propuso un proyecto de frontón para resolver las dificultades que Servandoni no había sabido resolver. En 1768 la Academia de arquitectura fue consultada por el consejo de Fábrica de la iglesia sobre los proyectos de Patte y de Oudot de Maclaurin en lo concerniente a la parte alta de la fachada y de las torres. La Academia solamente emitió algunas observaciones menores.

Los trabajos bajo Oudot de Maclaurin (después de 1765)

Oudot de Maclaurin ya era arquitecto de la iglesia de San Sulpicio en 1765, un año antes de la muerte de Servandoni. Fue nombrado arquitecto por Jean du Lau d'Allemans, tío de Jean Marie du Lau d'Allemans, cura de San Sulpicio desde 1748 hasta su renuncia en 1777.[11]​ Oudot Maclaurin debió retirarse en 1772. Los dos campanarios se mantuvieron similares durante unos años.

El problema de las torres

La iglesia en los años 1860 (fotografía de Édouard Baldus)
Iglesia de San Sulpicio a mediados del XIX
Las torres de San Sulpicio equipadas con telégrafo, hacia 1841.
La iglesia en obras en 2008

La torre norte, por su parte, había sido objeto de una modificación dirigida por Jean-François Chalgrin (1739-1811) para acordarla estilísticamente con los dos órdenes inferiores de la fachada. Chalgrin la vistió en 1777 con columnas y estatuas creadas por Louis Boizot (1743-1809), permitiendo completar el campanario con un rico programa iconográfico y colocar en él uno de los más grandes beffrois de la capital, al que dotó con balaustrada actual en lugar de un frontón entre 1777 y 1780. La torre sur, unos 5 metros menos alta que la torre norte, quedó inacabada. Las campanas se colocaron en la torre norte en 1782. Un andamio se elevó en la torre sur, pero no se utilizó nunca hasta ser definitivamente desmontado en 1792.[11]

Charles De Wailly (1730-1798) fue encargado de la decoración de la capilla de la Virgen. En 1774, edificó el nichoen trompa que sobresale en voladizo sobre la rue Garancière.

En 1838 se abordó la cuestión de la finalización de las torres, dudando si debía completarse la torre sur siguiendo los planes de Servandoni y Maclaurin o siguiendo el plan de Chalgrin. El Consejo de los edificios civiles decidió finalmente completar la torre sur según los planos del primero, por respeto a su obra.[15]

La construcción duró casi ciento treinta años. Finalmente se completó en 1870, pero en 1871 los obuses prusianos dañaron la torre norte. La restauración de esa torre norte no se hizo hasta 1911.[16]

A finales del siglo XX se acometió una amplia campaña de trabajos de restauración, incluyendo la torre norte del edificio. La iglesia fue en ese momento un destacado lugar en la estegofilia —pasión de la escalade de tejados—de París. La fachada de la iglesia es visible de nuevo desde 2011.

La iglesia de San Sulpicio en la historia

Bajo la Revolución, la iglesia se convirtió en un Templo de la Razón y después, con los teofilantropistas , en el templo de las Victorias donde se celebró la fiesta del aniversario del castigo del último rey.[17]​ Después, bajo el Directorio, sirvió como almacén de grano y de sala de banquetes.

En ese momento, el inventor Claude Chappe (1763–1805)instaló en cada una de las torres un telégrafo óptico. La torre sur era el punto de partida de la línea sur que iba a Lyon (desde 1798) y luego hasta Turín (desde 1805) y cuya primera estación estaba en Villejuif; mientras, el de la torre norte conectaba con Fontenay-aux-Roses, y era el final de la línea que iba hacia Estrasburgo (en 1798) y luego a Maguncia (en 1813).[18]

En el curso de las varias revoluciones que se produjeron en el siglo XIX muchos objetos de la iglesia fueron saqueados: fue el caso de la gran Virgen en plata maciza que había sido hecha a partir de las donaciones de los parroquianos.

Antiesclavismo

Cardenal Charles Lavigerie, por Léon Bonnat

Gracias a la relación del cardenal Charles Lavigerie con la iglesia de San Sulpicio durante su juventud, fue dos veces el marco de su gran proyecto antiesclavista: en 1888, en una conferencia sobre la esclavitud en África[20]

Bodas y funerales de notables

Varias personalidades se casaron en esta iglesia, como el escritor Victor Hugo con Adèle Foucher (12 de octubre de 1822) o Camille y Lucile Desmoulins, con Robespierre entre los testigos. También fueron enterrados en ella y se encuentran en las cavas de las criptas del sótano o en los muchos monumentos funerarios numerosos eclesiásticos, simples sacerdotes o prelados, y también algunos laicos como Madame de La Fayette, Mademoiselle de Champmeslé, Armande Béjart o el mariscal de Lowendal.[21]

La iglesia también ha servido de marco para importantes funerales religiosos, como los de Alexis Simon Belle (22 de octubre de 1734), de Félix Barthe (31 de enero de 1863), de Richard Descoings (11 de abril de 2012), de Albert Jacquard (19 de septiembre de 2013), de Patrice Chéreau (16 de octubre de 2013), de Christophe de Margerie (27 de octubre de 2014), de Sylvie Joly (9 de septiembre de 2015) o de Michel Delpech (8 de enero de 2016).

Other Languages