Iglesia de San Francisco de Asís (Santa Cruz de Tenerife)

Parroquia de San Francisco de Asís
Bien de interés cultural
Fachada de la Iglesia de San Francisco, Santa Cruz de Tenerife.JPG
TipoParroquia
AdvocaciónSan Francisco de Asís
UbicaciónSanta Cruz de Tenerife, EspañaFlag of Spain.svg España
Coordenadas28°28′05″N 16°14′58″O / 28°28′05″N 16°14′58″O / -16.249466
Uso
CultoIglesia católica
DiócesisDiócesis de San Cristóbal de La Laguna
OrdenClero secular
Arquitectura
Construcción1680
Estilo arquitectónicobarroco
Identificador como monumentoRI-51-0008731
Iglesia de San Francisco de Asís
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Francisco Santa Cruz 06.jpg

Declaración2006
Figura de protecciónMonumento
CódigoRI-51-0008731
Coordenadas28°28′05″N 16°14′58″O / 28°28′05″N 16°14′58″O / -16.249466Coordenadas: 28°28′05″N 16°14′58″O / 28°28′05″N 16°14′58″O / -16.249466: no puede tener más de una etiqueta principal por página
UbicaciónSanta Cruz de Tenerife
Construcción- 1680
Estilos predominantesBarroco

La Parroquia de San Francisco de Asís es un templo religioso de culto católico y sede parroquial en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife (Canarias, España).

Este templo fue en origen un convento Franciscano y es considerada desde el año 1869 como la segunda parroquia más importante de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, tras la Parroquia Matriz de la Concepción. La Iglesia de San Francisco es uno de los mejores ejemplos de arquitectura barroca en Canarias y una de las iglesias más ricas en arte sacro del archipiélago.

En esta iglesia se encuentra la imagen del Señor de las Tribulaciones, venerado bajo el título de Señor de Santa Cruz y que es la imagen más venerada de la ciudad.

Historia y descripción

La Parroquia de San Francisco de Asís se encuentra situada junto a la Plaza del Príncipe, en el histórico barrio del Toscal de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Es un templo católico pero se destina al culto ecuménico. En sus orígenes fue la iglesia del Convento Franciscano de San Pedro de Alcántara, hoy desaparecido. Y lo que fue su huerto, hoy es la propia Plaza del Príncipe. Aunque previamente a la creación del convento en 1676 por Real Cédula, existía en el lugar la ermita de la Soledad, que fue cedida por su fundador Tomás de Castro Ayala para su conversión en convento.

La desamortización de Mendizábal trajo consigo el cierre de la inmensa mayoría de los conventos, entre ellos de los dos ubicados en Santa Cruz. Así, mientras el Convento Franciscano de Pedro de Alcántara pasó a ser sede del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y otras dependencias: cárcel, observatorio y sede de la Sociedad Económica de amigos del País de Santa Cruz de Tenerife, el convento dominico de la ciudad permaneció inicialmente vacío hasta que su solar fue estimado como un emplazamiento adecuado para la construcción del nuevo Mercado y del Teatro Municipal, como así ocurrió. Posteriormente, el templo franciscano sería reabierto aunque ya como parroquia, que es como se ha mantenido hasta la actualidad. Aún hoy, junto a la Iglesia de San Francisco y unida a ella se encuentra el Palacio de la Audiencia, que fue el antiguo Palacio de Justicia de la ciudad y que pertenece al Ayuntamiento.

Se trata de uno de los edificios religiosos más importantes de la ciudad ya que alberga una colección de tallas religiosas de gran valor artístico y devocional, entre las que hallamos la imagen del Señor de las Tribulaciones, de factura presuntamente índigena ecuatoriana, hecha de pasta de maíz. Esta es la imagen religiosa más venerada de toda la ciudad, por esta razón es llamado el "Señor de Santa Cruz". Esto se debe a que salvó a la urbe de una terrible epidemia de cólera en 1893, tras ser sacado en procesión por las calles de la ciudad, la epidemia cesó milagrosamente. Desde entonces se lo ha tenido como protector de la ciudad.[1]

Conserva tres capillas: la Mayor, la de la Virgen del Retiro, y la del Señor de las Tribulaciones. Varios de sus altares y retablos desaparecieron o se perdieron. Aún podemos admirar el Retablo Central, una obra del siglo XVIII de la escuela andaluza con profusa decoración, con las imágenes de San Francisco de Asís hecha en La Habana (Cuba), la Inmaculada Concepción, de la escuela andaluza y la de Santo Domingo, de autor canario.

Otras imágenes religiosas importantes son: Santa Rita de Cassia (imagen muy venerada en toda la ciudad e isla, numerosos devotos la visitan todos los días), y las tallas de San Antonio de Padua y el Cristo de la Buena Muerte (estas dos últimas imágenes de gran calidad artística), entre otras muchas imágenes.

Este templo es una maravillosa muestra del barroco insular de los siglos XVII y XVIII. Con tres naves, un pórtico neocorintio y columnas esculpidas en piedra canaria. Estas son tres, y están hechas en piezas únicas con una hornacina en su parte alta que albergan imágenes de la Virgen de la Milagrosa, San Francisco y Santo Domingo.

En un lateral de la iglesia y unida a ella se encuentra la Capilla de la Venerable Orden Tercera que está considerada como una joya barroca y está muy relacionada con la Iglesia de San Francisco porque los franciscanos fueron los que donaron un lugar contiguo a su convento para asentamiento de esta orden.[2]