Iglesia católica antigua

La Iglesia católica antigua o veterocatólica es un grupo de iglesias cristianas que se separó de la Iglesia católica en el siglo XIX y cuyos integrantes son llamados viejos católicos o veterocatólicos. Actualmente, las iglesias veterocatólicas de los diversos países se agrupan en la Unión de Utrecht, contaban con alrededor de unos 350 000 miembros (en 1989).[1] Están en plena comunión con las Iglesias anglicanas.

Se le puede señalar un doble origen: los jansenistas refugiados en los Países Bajos en el siglo XVIII y los que rechazaron el dogma de la infalibilidad del papa en el siglo XIX.

H. Masson, voz: Viejos-Católicos (o Iglesia de los Viejos-Católicos).[1]

A partir de 1871 y en el contexto del Kulturkampf, algunos intelectuales católicos de Austria, Suiza, Polonia y Alemania rechazaron la doctrina de la infalibilidad papal proclamada en el Concilio Vaticano I ( 1869- 1870). Los veterocatólicos respetan el ministerio del papa como obispo de Roma, pero no lo reconocen como la única persona que tiene la potestad de definir la doctrina en cuestiones de fe y moral, debido a la no creencia en la doctrina de la infalibilidad papal. Una figura importante en el desarrollo de la doctrina veterocatólica fue Elias C. Lubvman, historiador especializado en el cristianismo primitivo.

La doctrina veterocatólica abarca un conjunto de creencias y costumbres distintas de la Tradición de la Iglesia católica. Algunos de los elementos dogmáticos que se pueden considerar característicos de esta tendencia podrían ser que se aceptan mujeres como sacerdotes, que no creen en la Inmaculada Concepción y que no se considera necesaria la confesión para la remisión de los pecados graves.

En su disciplina, administración y procedimiento, los veterocatólicos se diferencian de la Iglesia católica en varios aspectos. Por ejemplo, el celibato sacerdotal es opcional, los varones casados pueden ser ordenados y en ocasiones el clérigo puede contraer matrimonio después de la ordenación, con previo consentimiento episcopal. La expresión litúrgica es una cuestión determinada por el obispo ordinario. Por lo tanto, algunas viejas comunidades católicas han adoptado la renovación litúrgica promulgada después del Concilio Vaticano II y mantienen la liturgia tridentina en latín o aceptan traducciones a lenguas contemporáneas. Hay viejas parroquias católicas de rito oriental que siguen la liturgia antigua.

Diferencias entre católicos y veterocatólicos

Católicos Veterocatólicos
Principal líder del culto y sede principal. Bajo el papado ( Francisco) en comunión con la Santa Sede. Según cada iglesia nacional bajo la Unión de Utrecht
Promueve el celibato clerical No.[2]
Promueve la familia monogámica
Postura sobre el uso de anticonceptivos. Solo permite métodos anticonceptivos naturales[5] Permite todo tipo de anticoncepción incluyendo la píldora del día después.[7]
Aceptación del estilo de vida y práctica de actos homosexuales entre sus fieles: No.[10] Si.[7]
Aceptación de la ordenación sacerdotal femenina No.[12] Si.[13]
Práctica de la Liturgia de la Misa Tridentina Sí, en lenguas vernáculas. Sí, en lenguas vernáculas.
Aceptación de los siete sacramentos
Aceptación de los concilios ecuménicos Sí, los primeros ocho.[2]
Aceptación de los credos niceno y atanasiano
Aceptación de textos Deuterocanónicos No.[2]
Aceptación de la infalibilidad pontificia No.[2]
Aceptación de la asunción de María No.[2]
Aceptación de la inmaculada concepción No.[2]
Other Languages
беларуская: Старакаталіцызм
Bahasa Indonesia: Gereja Katolik Lama
Nederlands: Oudkatholieke Kerk
norsk nynorsk: Gammalkatolikkar
srpskohrvatski / српскохрватски: Starokatolička crkva
Simple English: Old Catholic Church
slovenščina: Starokatoliška cerkev
українська: Старокатолицизм