Iglesia bizantina católica de Croacia y Serbia

Catedral de Križevci.

La Iglesia greco-católica croata, cuyo nombre oficial es Iglesia bizantina católica de Croacia y Serbia[1] , (llamada hasta 2003 Iglesia católica bizantina de la eparquía de Križevci) es una de las Iglesias orientales católicas sui iuris en plena comunión con la Santa Sede de la Iglesia católica. Utiliza el rito bizantino, su lenguaje litúrgico es el antiguo eslavo eclesiástico en alfabeto cirílico y glagolítico.

La Iglesia se estructura en dos diócesis: la Eparquía de Križevci, que comprende Croacia, Bosnia y Herzegovina, y Eslovenia; y el Exarcado Apostólico de Serbia (hasta el 19 de enero de 2013 incluyó también Montenegro).

Historia

Las guerras con el Imperio otomano hicieron que a fines del siglo XVI y principios del siglo XVII algunos serbios de Dalmacia y de Bosnia se establecieran en áreas controladas por Hungría en Croacia y Eslavonia. Aunque los serbios pertenecían a la Iglesia ortodoxa serbia, en 1611 el obispo latino de Zagreb les nombró un vicario basado en el Monasterio de Marcha (cerca de Ivanić Grad), pasando algunos a ser católicos de rito bizantino. El monasterio se volvió el centro de los esfuerzos de conversión, pero pasó a los ortodoxos entre 1735 y 1753. Hacia 1750 la eparquía recibió la emigración de católicos rutenos de rito bizantino desde Transcarpatia y Eslovaquia, que también estaban bajo control húngaro.

Luego de periodos de tensión entre católicos y ortodoxos serbios, el 17 de junio de 1777 el papa Pío VI creó la Eparquía de Križevci, para los católicos bizantinos en los territorios húngaros de Croacia y Eslavonia. El obispo eparca pasó a ser sufragáneo del arzobispo de Esztergom, primado de Hungría, hasta 1852 en que pasó a ser sufragáneo del arzobispo de Zagreb. La sede de la eparquía es la ciudad de Križevci, al noreste de Zagreb. Hacia 1900 la eparquía recibió la emigración de un grupo de ucranianos greco-católicos procedentes de la Galitzia austríaca.

Los límites de la eparquía se ampliaron en la medida en que el Imperio austrohúngaro aumentó su territorio en los Balcanes. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, en 1918 fue creado el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos ( Yugoslavia desde 1929), y todos los católicos de rito bizantino de ese país quedaron bajo jurisdicción de la Eparquía de Križevci. Se incluyó al pequeño número de macedonios greco-católicos que pertenecieron al Vicariato Apostólico de Macedonia, suprimido en 1926, y a un pequeño grupo de greco-católicos rumanos del Banato que utilizan el eslavo eclesiástico.[2]

La eparquía reunió a creco-católicos de 6 grupos étnicos distintos, pero de tradición bizantina eslavónica:

  • Croata de la villa de Žumberak
  • Rutenos en Eslavonia, Vojvodina y norte de Bosnia
  • Ucranianos
  • Serbios
  • Macedonios eslavos en Macedonia
  • Rumanos en Vojvodina[3]
Iglesia de los Santos Cirilo y Metodio en Metliki, Eslovenia.

El 11 de enero de 2001, después de la disolución de Yugoslavia, el papa Juan Pablo II estableció el Exarcado Apostólico de Macedonia, nombrando al obispo latino de Skopje como exarca. Desde ese momento la Iglesia católica bizantina macedonia comenzó a ser reconocida como una Iglesia sui iuris independiente del eparca de Križevci.

El 28 de agosto de 2003 fue creado un exarcado apostólico para los católicos bizantinos de Serbia y Montenegro, el cual quedó asociado a la Eparquía de Križevci. Su primer exarca es Djura Džudžar. Tiene sede en Ruski Krstur, una villa de mayoría rutena en Vojvodina.

Other Languages