Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento de Reforma

Los Adventista del Séptimo Día Movimiento de Reforma, conocidos también como Movimiento de Reforma de los Adventistas del Séptimo Día, son considerados como una escisión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día surgida durante la primera guerra mundial en Europa, a causa de que dirigentes adventistas alemanes indicaron al Ministerio de Defensa de ese país que los adventistas alemanes participarían en la guerra.

Historia

Cuando estalló la Primera guerra mundial en Europa, los dirigentes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día tuvieron problemas con las autoridades locales por las doctrinas que profesaban, basados en esto y para evitar problemas más fuertes, los dirigentes de la Iglesia Adventista tomaron nuevas posturas y puntos de vista en temas que en un tiempo atrás no se hubieran hecho.

De acuerdo a la responsabilidad cristiana de cumplir con los deberes cívicos, tal como lo estableció Cristo en las escrituras (Ro. 13:1-14)(Tit. 3:1)(1P. 2:17)(Mt. 20:19-26, 22:20-21)[2]

Incluso el pastor G. Dail, secretario de la División Europea , en carta circular del 2 de agosto de 1914 instruía al pueblo: “Debemos cumplir alegremente nuestros deberes militares, sea que estemos en el servicio o seamos llamados a servir, para que los oficiales vean en nosotros soldados valientes y leales, dispuestos a morir por nuestros hogares, por nuestro ejército y por nuestra patria.”

En declaración dirigida al Ministerio de Guerra , el 4 de agosto de 1914, en nombre de la Unión Alemana Oriental, firmada por su presidente, H. F. Schubert, se declaraba: “Nos hemos unido estrechamente en defensa de la patria, bajo estas circunstancias, también empuñaremos las armas en sábado.”

Ante esta posición contraria a las Escrituras, los creyentes que no estuvieron de acuerdo con las declaraciones de la dirigencia protestaron y al procurar mantenerse fieles, a pesar de la persecución, el encarcelamiento, la tortura y la muerte misma, finalmente fueron separados, o excluidos de la iglesia.

Tanto en Europa como en Norteamérica –sede de la Conferencia General- se tenía conocimiento de los acontecimientos, pero los europeos con su práctica y los norteamericanos con su silencio, aprobaron las nuevas posturas tomadas por la Iglesia.

Terminada la Guerra los diferentes, grupos de creyentes separados de la Iglesia Adventista, buscaron la forma de reconciliarse con la Iglesia, una de las reuniones más importantes fue la que se realizó en Fridensau, del 21 al 23 de julio de 1920, entre los miembros de la directiva de la Asociación General, de la División y Uniones Europeas, y el llamado "Movimiento Opositor", que pasaron a conformar el Movimiento de Reforma.

Dichas reuniones finalizaron sin lograr la unificación del movimiento a la Iglesia Adventista. En vista de que la separación se iba haciendo más grande en puntos doctrinales como la no participación en la guerra, el no consumo de carne (vegetarianismo) entre sus miembros hicieron que el movimiento se organizara en forma separada de la Iglesia Adventista.

La primera reunión de la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día Movimiento de Reforma, se realizó en la ciudad de Gotha, Alemania del 14-20 de julio de 1925, con la participación de delegados de las cuatro uniones que en ese entonces formaban el Movimiento de Reforma.

En la década de 1950 se fue formando una división dentro del movimiento debido a la lucha de poder de parte de algunos dirigentes. Dicha división causó que el movimiento se fragmentara, las dos fracciones subsisten en la actualidad, formándose allí la sociedad misionera internacional de los Adventistas del séptimo día movimiento de reforma.

Antecedentes de 1888

Básicamente la separación de 1920 en Fridensau fue el último esfuerzo que se podía hacer con tal mantener la unidad de la Iglesia, ya que dichas divisiones veníanse arrastrando desde antes de 1888 cuando se notó una de las primeras claras divisiones que existía en la Iglesia. En el congreso de Minneápolis en 1888 llegó, como se conoce hoy en día, "El Mensaje de la Justificación por la Fe" predicado por los Pastores A.T. Jones y E.J. Waggoner.

En esta conferencia el punto de vista de Waggoner era en esencia la impotencia del hombre para agradar a Dios y que básicamente éste no podía hacer absolutamente nada para ser salvado ya que Jesús lo había hecho todo, además de que los mandamientos de la ley no son para los adventistas una prohibición, sino una promesa.

El presidente de la Asociación General (A.G. Daniels) se sentía incómodo al tener cerca a la señora elena G. de White y decidió su envío a Australia, tras su retorno a América ella murió.

Hubo muchos intentos por mantener la unidad, más en 1920 fue el mismo pastor Daniels quien expulsa de la reunión en el colegio de Fridensau al llamado Movimiento Opositor diciendo que ese grupo no duraría ni 10 años. La separación fue muy difícil y triste pero necesaria, ya que se llegó hasta lo último. El llamado Movimiento Opositor se organizó en 1925 en Gotha - Alemania del 14 al 20 de julio.

En la década de 1950 se fue formando una división dentro del movimiento debido a la lucha de poder departe de algunos dirigentes. Dicha división causó que el movimiento se fragmentara en los Adventistas del Séptimo Día Movimiento de Reforma, y la Sociedad Misionera Internacional de los ASDMR. Dicha división causó incluso las críticas de otras denominaciones Adventistas.

La sede de la Conferencia General se ubicó primero en Isernhagen, Alemania, luego pasó a Basel, Suiza. Después de la Segunda Guerra Mundial, fue trasladada a Sacramento, California. Las oficinas de la sede mundial (Conferencia General) están actualmente establecidas en Roanoke, Virginia, Estados Unidos de América. La iglesia cuenta con membresía en más de 100 países alrededor del mundo, organizada en Uniones, Campos y Misiones.

Referencias: iglesia adventista del séptimo día El Protocolo de Fridensau, La Mano de Dios al Timón (libro de la ACES), Joyas de los Testimonios, Mensajes Selectos, Evangelismo e Historia de los Adventistas del Séptimo Día Movimiento de Reforma.

Errores históricos del basamento en 1888

Se puede constatar que la argumentación que intenta demostrar los antecedentes denominacionales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Movimiento de Reforma en 1888 contiene errores históricos.

1-En este relato de la historia se ubica a Arturo G. Daniels como presidente de la Asociación General de los adventistas en 1888, cuando en realidad él vino a asumir la presidencia en el congreso de 1901. Evidencia de esto se encuentra en el libro escrito por el prestigioso autor adventista Enoch de Oliveira y titulado La Mano de Dios al Timón, en la página 250. Por lo cual no es sostenible la declaración de que por causa de las desaveniencias entre el presidente Daniels y Elena de White en 1888, ella fue mandada fuera de Estados Unidos, pues Daniels no era presidente.

2-También esta interpretación histórica contiene una declaración muy cuestionable. Es difícil pensar que Elena de White y Daniels tuvieron un conflicto que perduró hasta la muerte de Elena, pues poco tiempo antes de morir ella dejó en las manos de Daniels y de un grupo reducido de hombres la responsabilidad de la publicación y el manejo de sus escritos, o sea, lo hizo uno de sus fidecomisarios. Esto puede comprobarse en el libro "Mensajes Selectos, tomo 1, página 10, dónde el texto dice: “Los que ella eligió como fideicomisarios fueron: Arturo G. Daniells, entonces presidente de la Asociación General; Francisco M. Wilcox (…)”[3]

Other Languages