Idioma grecocalabrés

grecocalabrés
Κατωιταλιώτιικα/ katoitaliótika
Hablado enItaliaFlag of Italy.svg Italia
RegiónProvincia de Reggio di Calabria,
Provincia de Lecce
Hablantes~20 000 (1981)
PuestoNo se encuentra entre los 100 primeros. (Ethnologue, 2013)
Familia

Indoeuropeo
  Greco-Armenio (?)
    Helénico
      Jónico-Ático

        Grecocalabrés
EscrituraLatino
Estatus oficial
Códigos
ISO 639-1ninguno
GrikoSpeakingCommunitiesTodayV4.png
Mapa que muestra las áreas de los hablantes grecoitalianos de Grecìa Salentina y Bovesia.

El idioma griko es una lengua griega notablemente diferente del griego moderno que pertenece al grupo grecoitaliano de las lenguas griegas modernas. Existen dos subvariedades principales de griko:

Las dos lenguas grecoitalianas suelen mencionarse conjuntamente como “lengua grecoitaliota” (Κατωιταλιώτιικα o kato-italiótika, palabra cuyo significado es ‘bajo italiano’ y, más exactamente por el contexto ‘griego italiano meridional’), grecánico o griko, aunque estas dos versiones son diferentes en su desarrollo histórico. El dialecto grecocalabrés usualmente es llamado por sus hablantes “(lengua) grika”.

Dialecto en extinción

En el Libro rojo de la Unesco sobre idiomas en peligro,[2]​ lo analiza y reconoce como lengua minoritaria en peligro en la Unión Europea.

También es mencionado por Ethnologue[3]​ como un dialecto del griego moderno. La conclusión de Ethnologue es un tanto dudosa, ya que esta lengua se ha desarrollado paralelamente y de forma separada a partir del griego bizantino (o incluso del griego clásico) y por esta razón puede ser vista como un idioma hermano del griego moderno, más que como un vástago.

Teniendo en cuenta el punto anterior, sería más acertado decir que es una versión dialectal del griego medieval bizantino que como un dialecto del griego moderno.

Esta versión del griego nunca ha experimentado un crecimiento significativo durante su historia, y siempre ha sido utilizado solamente en asuntos cotidianos, sin desempeñar ningún papel significativo en los campos de la administración, literatura o asuntos eclesiásticos. Considerando todos estos elementos, la expansión del grecocalabrés como un dialecto más que como un idioma tiene poco que ver con la falta de características distintivas y más con su falta de prestigio.