Idioma español en Filipinas

Español en Filipinas
Hablado en Bandera de Filipinas Filipinas
Hablantes 3.016.773 (incluyendo no nativos)[2]
Familia

Indoeuropeo
  Itálico
   Grupo Romance
    Romance
     Ítalo-occidental
      Subgrupo Occidental
      Grupo Galo-Ibérico
       Ibero-romance
        Ibero-occidental

         Idioma español
Escritura Alfabeto latino
Estatus oficial
Oficial en el país desde 1571 hasta 1973. Actualmente oficial en algunas jurisdicciones, y goza de cierta protección constitucional donde se estipula que el español debe promoverse de manera voluntaria y opcional.
Regulado por Academia Filipina de la Lengua Española
Códigos
ISO 639-1 es
ISO 639-2 spa
ISO 639-3 spa
[ editar datos en Wikidata]

El español fue el primer idioma oficial y unitario de Filipinas, desde la llegada de los españoles en 1565 hasta la segunda mitad del siglo XX. Además de oficial, el español llegó a ser la lengua común y vehicular del país entre finales del siglo XIX y principios del XX. En 1863 se creó un sistema de educación pública que impulsó considerablemente el conocimiento del español en el país. El héroe nacional José Rizal escribió la mayoría de sus obras en español, al igual que la mayoría de escritores y pensadores del siglo XIX. La Revolución filipina se articuló en idioma español, y la Primera República Filipina fundada en 1899 estableció el español como idioma oficial. La primera Constitución de Filipinas, al igual que el himno nacional filipino se escribieron en español. En la primera mitad del siglo XX, el español estaba muy difundido en las grandes ciudades. Era la lengua de la prensa, la cultura, el comercio y, hasta cierto punto, de la política filipina. El español mantuvo su estatus oficial (junto con el inglés y el tagalo) hasta 1973, estatus que tenía desde 1571.[5] La Proclamación Presidencial núm. 155 del 15 de marzo de dicho año 1973, todavía en vigor, ordena que el español continuará siendo idioma oficial en Filipinas para todos aquellos documentos oficiales de la época colonial que no fueron traducidos a la lengua nacional.

Después de la eliminación como idioma oficial en 1973, el español también fue eliminado como asignatura obligatoria en la universidad en 1987.

En 2009, la académica y ex presidenta filipina Gloria Macapagal-Arroyo fue galardonada con el Premio Internacional Don Quijote,[9]

Hoy en día sin embargo el español sigue siendo sólo lengua opcional en la escuela filipina y es hablada por el 2% de la población del país. [ cita requerida]

Historia

El idioma español comenzó a predominar sobre las muchas lenguas nativas de Filipinas a partir de 1565, fecha en que la expedición de Miguel López de Legazpi y Andrés de Urdaneta procedente de la Nueva España, hoy México, llega a Cebú y funda el primer asentamiento español en las islas.

Al principio, el aprendizaje del español era opcional, no obligatorio. Como en algunos lugares de América, los misioneros predicaron el catolicismo a los nativos en lenguas locales. En 1593, se fundó la primera imprenta local. En 1595 se establece la primera institución académica del país, el Colegio de San Ildefonso, fundado por los jesuitas en Cebú y que más tarde se convertiría en la Universidad de San Carlos. En Manila se funda la Universidad de Santo Tomás por los dominicos en 1611. Ambas universidades se disputan el reconocimiento de universidad más antigua de Asia.

Fotografía de Intramuros destruido durante la II Guerra Mundial.

En 1863, la reina Isabel II de España decreta la creación de un sistema escolar público en todos los territorios españoles. Esto da lugar a la creación de escuelas públicas con enseñanza en español en la mayoría de pueblos y ciudades de Filipinas. A principios del siglo XX, el español se mantiene como la lengua franca del país y el idioma de la educación, prensa, comercio, política y justicia. En Manila, el español se había generalizado hasta estimarse alrededor del 50% la población de la capital con capacidad para comunicarse en español a finales del siglo XIX.[10] En 1898, se calcula que alrededor del 15 o 20% de la población del archipiélago sabría hablar español. Unos años antes el porcentaje sería bastante menor, siendo en 1870 en torno al 2 o 3% según datos del estadista Agustín de la Cavada y Méndez de Vigo. Incluso después de la ocupación norteamericana y la introducción del inglés como lengua de instrucción en colegios públicos, y a pesar de la muerte de un 15% de toda la población filipina en la guerra contra los Estados Unidos, la gran mayoría de ellos instruidos subversivos y antiguos militares, y, por tanto, seguramente en su mayoría capaces de hablar en español, sigue predominando en las principales ciudades, como vehículo principal de comunicación entre filipinos, hasta por lo menos, la segunda década del siglo XX, cuando se prohíbe la educación en otra lengua que no sea inglés.

El idioma oficial de todos los tribunales y sus registros será el idioma español hasta el 1 de enero de 1913. Después de esa fecha el inglés será el idioma oficial, pero en asuntos judiciales se podrá utilizar el idioma Español, disponiéndose de intérpretes y en los casos en que todas las partes o abogados lo estipulen por escrito, las actuaciones se llevarán a cabo en español.[11] Los argumentos eran claros:

"... No se afirma la superioridad del idioma Inglés a través de otros que poseen la literatura y la historia, con la excepción, tal vez, que cada vez es tan rápido que el lenguaje de los negocios del mundo, sobre todo en el Lejano Oriente, que los países líderes en el esfuerzo comercial y científico tienen casi universalmente hecho su estudio una parte de su sistema de escuelas públicas. Es el único lenguaje que era posible enseñar general en todo el Archipiélago. Desgraciadamente, la política de la soberanía anterior aquí no permitía la enseñanza general de la lengua española, por lo que era conocido por los comparativamente pocos. Puesto que la capacidad de utilizar un lenguaje común es uno de los elementos esenciales para la realización de las aspiraciones políticas del pueblo filipino, es importante ver hasta qué punto hemos avanzado en esta dirección..."

MESSAGE OF THE GOVERNOR-GENERAL TO THE THIRD PHILIPPINE LEGISLATURE.

El 31 de diciembre de 1916 se crea el Boletín Oficial (Official Gazette) que se publicará semanalmente y por separado, tanto en los idiomas español e inglés.[12]

El predominio del español sobre el inglés se prolonga en un constante declive hasta aproximadamente el final de la Segunda Guerra Mundial. A partir de entonces, con ya dos generaciones educadas en inglés, el español pierde relevancia. Además, la destrucción del barrio de Intramuros y La Ermita por la aviación norteamericana durante la Batalla de Manila acaba con el principal núcleo de cultura hispánica y lengua española de Filipinas (unos 300.000 hispanohablantes tan sólo en Intramuros). Aunque haya algunas excepciones familiares y personales, se suele considerar a la generación nacida en la posguerra mundial (hasta 1950 aprox.) la última generación hispanohablante, momento en el cual, tras la masacre de la fallida guerra de la independencia, la represión lingüística y los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, la sociedad hispanohablante se considera totalmente diluida y no vuelve a haber relevo generacional hispanohablante.

Actualmente, los filipinos hispanohablantes plenamente competentes, al menos a nivel oral, no son monolingües españoles y sólo en casos excepcionales tienen una edad inferior a los 55 años, por la no continuidad del relevo generacional en el uso del idioma.

Other Languages