Idioma asturleonés

Idioma asturleonés
Hablado en Flag of Spain.svg  España
Flag of Portugal.svg Portugal
Región

Flag of Spain.svg  España

Flag of Asturias.svg  Asturias
Flag of Castile and León.svg  Castilla y León
(zonas de León y Zamora)
Hablas de transición:
Flag of Asturias.svg  Asturias
(extremo oeste)
Flag of Cantabria (Official).svg  Cantabria
Flag of Castile and León.svg  Castilla y León
(zonas de Salamanca)
Bandera de Extremadura  Extremadura
(norte de Cáceres)

Flag of Portugal.svg Portugal

Pt-mdr1.png Miranda del Duero
Hablantes ~140 mil
Familia

Indoeuropeo
  Itálico
   Romance
     Iberorromance
       Iberoromance Occ.

        Asturleonés
Escritura Latina
Estatus oficial
Oficial en Ningún país
(cooficial con portugués en varias localidades cercanas a Miranda del Duero ( Portugal), variedad conocida como mirandés [1] )
Regulado por
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2 ast
ISO 639-3 ast

Asturlliones; estensión xeográfica.png
Extensión geográfica

[ editar datos en Wikidata]

El idioma asturleonés es un conjunto de hablas romances vernáculas del dominio lingüístico asturleonés que son conocidas por diversos glotónimos como asturiano, leonés o mirandés (tradicionalmente cada zona o región ha utilizado un localismo para referirse a esta lengua, de esta forma podemos encontrar diferentes denominaciones como cabreirés, senabrés, pixueto, etc.).[2]

Filogenéticamente el asturleonés forma parte del grupo iberrorromance occidental, y surge de la peculiar evolución que sufrió el latín en el reino de Asturias (posteriormente llamado reino de León). El grupo asturleonés está subdividido en tres variedades lingüísticas (occidental, central y oriental) que trazan verticalmente una división de norte a sur desde Asturias hasta el norte de Portugal, formando así el dominio lingüístico asturleonés.[4] El montañés y el extremeño son variedades lingüísticas de transición con el dominio castellano.

Aspectos históricos, sociales y culturales

Origen

Operaciones militares romanas llevadas a cabo durante la guerra en los dos frentes contra cántabros (Bellum Cantabricum) y astures (Bellum Asturicum).      Campaña de Décimo Junio Bruto del año 137 a. C.      Campaña de Julio César del año 61 a. C.      Campaña del año 25 a. C.      Campaña del año 26 a. C.

El idioma asturleonés tiene su origen en el latín vulgar, transmitido principalmente por las legiones norteafricanas asentadas en Asturica Augusta y en Legio VI. La suplantación de la lengua de los astures por esta otra fue lenta pero imparable, ya que el uso del idioma imperial era la llave que abría las puertas para la obtención de muchos derechos y libertades, entre ellos el más importante: la ciudadanía romana. No obstante, como en el resto de la península, no fue hasta el establecimiento de los reinos germánicos ( visigodos) cuando el latín, más o menos modificado, se termina de establecer como lengua única y común en la península.

En las lenguas asturleoneas concurren por partida doble, rasgos marcadamente conservadores como el mantenimiento de los grupos AI, AU y MB junto a otros disgregadores del sistema latino como es la transformación del vocalismo originario hacia un sistema de diptongos. Esto se explica por el carácter de encuentro en el territorio de los astures de dos procesos de romanización muy diferenciados el procedente de la Bética y el procedente de la Tarraconense. Kurt Baldinger, Krüger, Menéndez Pidal y otros autores han destacado la importancia del río Sella como límite lingüístico de estos dos mundos. Señala así, Menéndez Pidal en Orígenes del español: “El límite de f y h hacia las fuentes del río Sella es, pues, un límite atiquísimo y estacionario o casi estacionario”.[7]

Junto a estos rasgos conservadores inciden otros que presentan un carácter marcadamente innovador y que sólo se explican por la resistencia de los pueblos del Norte a incorporarse a la romanidad, situación de conflicto que hoy conocemos a través del relato de las guerras cántabras. Estos dos tendencias junto a la expansión y retroceso posterior de las lenguas vernáculas como el vasco, tras el periodo de inestabilidad que sigue a las invasiones germánicas, van a determinar la especial evolución lingüística del noroeste peninsular. En el vocabulario se hallan así elementos prerromanos procedentes de las más diversas capas, que sobrevivieron a la tardía romanización de esta zona, e incluso elementos preindoeuropeos que sólo se habían conservado en la toponimia.[8]

La aparición de la lengua romance en los Reinos de Asturias y León

Gráfica cronológica de las lenguas más relevantes en la península ibérica

En el siglo VIII, la lengua de la Iglesia y la administración era tan diferente de la hablada que ya se puede pensar en dos sistemas diferentes: el latín y el romance. Esta evolución a lo largo del tiempo dio lugar a que a mediados del siglo X aparezcan los primeros documentos con expresiones escritas en lengua romance en diversos monasterios de Asturias y León.[12]

Bajo el criterio de Hanssen, no compartido actualmente por la comunidad lingüística, el leonés no sería sino castellano hablado por individuos cuyo dialecto primitivo era el gallego y que fueron castellanizados.[20]

Evolución de la Lengua durante la Edad Media

La lengua empleada en la escritura de todo tipo de actos va a ser progresivamente el asturleonés en el territorio del Reino de León.[3]

sobre contiendas que yeran entre’l Concello de Abilles ye el Concello de Oviedo, en razon que’l Concello de Oviedo dizian que’l Concello de Abilles forciaran ye tomaran una quantia de pannos a sos vezinos que trayan de la Rochela, ye otrossi en razon que’l Concello de Abilles dizian que’l conçello de Oviedo lles-presieran sos vezinos. Allamos que’l Concello de Oviedo fezieron prender a Roy Nicolas ye asso fillo por prinda de los pannos que prindaron los de Abilles a los mercadores vezinos de Oviedo. Mandamos per manda ye so pena de la fiadoria, que se contien en el compromisso, que’l Concello de Abilles entreguen luego alos vezinos de Oviedo los pannos que-llos prindaron. Otrossi mandamos que’l Concello de Oviedo fagan luego soltar a Roy Nicolas ye a so fillo en guisa que se podan yr pora suas casas. Otrossi mandamos que todas las otras demandas ye quexumes que auian los Concellos ye sos vezinos unos contra otros por qualquier razon ata el dia que esta carta ye fecha que sean todas quitas. τ por tal que esto sea firme ye non uenga en dolda nos rogamos que feziessen fazer d'esti fecho una carta partida. Esto foe fecho en Oviedo veinti tres dias de Ochobre. Era de mille CCC veinti siete annos. 1289, octubre 23. A.A.A., nº 23.[27]

Yo María Pérez, muller de Garçía Maquila, nen per miedo nen per forçia, fago carta de donaçión a vos María Garçía, mia criada, cuéllovos por filla ye dovos todo quanto yo he, ye nomadamentre vos do quanto yo gané del dicho mio marido, ye les enpennes que yo fizi de Roy Gonçáliz, ye quanto lla mia derechura podierdes enuenir, en Felgueres ye en Caldones ye en Llinares. Esto vos do commo de suso dicho ye todo entregamentre en pura donaçión porque vos crié ye vos froé algunes coses de lo vuestro que vos non podría pagar, ye porque me pago claramentre ye de bona veluntat devos-llo dar, assí que lluogo (luego) per esta carta vos do el jur ye la propriedat. Et porén renunçio todos quantos derechos, llees, (leyes) usos ye costumes. Fecha la carta vinti e çinco díes de abril, era de mille ye trezientos ye trinta ye dos annos. Don Miguel, por lla graçia de Dios obispo de Oviedo. Meyrino mayor del rey en tierra de Lleón ye de Asturies. Yo María Pérez de suso dicha esta carta que mandé fazer oy lleer con mias manos proprias lla rovro ye la confirmo. 1294, abril, 25. A.M.S.P.O., F.S.V. doc. n.º 827.[28]

Rodericus pella gracia de Dios Obispo de Oviedo con otorgamiento del Dean ye del Cabidro de Sant salvador fazemos pleyto con pobladores ye moradores de Campomanes. Convien asaber que cadauno de vos devedes adar cadauno anno al Obispo, II soldos de cadaun suolo. Ye de cadaun orto VI dineros. Ye todos los suolos (suelos) ye los ortos de los pobladores por iguales a tanto el uno commo el otru, assi commo fo de viello. Ye por nuncio deve adar el omne del Re que-hy morar II soldos ye el fillo dalgo IV soldos. Ye si el Obispo for a Campomanes una vez cada anno.dalle estos dineros ye si elli non for hy-dallos cada fiesta de Sant Iohan a quien elli mandar-hye. Quantos morarent en Campomanes non devent atraher comenderu nen sennor quien destorve elos derechos del Obispo ye-ssi alguno contra ellos for, assi merino commo otru omne qualquier, nos dallos vozeru quien razone so pleyto por so costo dellos. Ye nos, Concello de Campomanes otorgamos isti pleyto ye esta karta assi commo ye escripta ye nunciada. 1247, octubre. Oviedo.A.C.U. Serie A. Carpeta 7, nº 6.

auemos una casa enna Rua que nos pertenez pus Don Iohan que fo mio marido ye padre de aquestos mios fillos, ye (y) la otra mitad desta casa ye (es) de Santa María de la Vega. 1244, enero 14. A.M.S.P: F.S.M.V. Leg. 1. nº 16

assi que desde isti dia en delantre nuestro iur sea fora ye en vuestro iur sea entrada ye fagades ende vuestra veluntat. Si contrariavos venier sobresto nos otorgamos salvalla ye guarilla per nos. 1248, junio 16. A.M.S.P: F.S.M.V. Leg. 1. nº 17

dovos todo'l so heredamiento que a mi pertenez por tal condición que paguedes las deldas (deudas) que yo devo (ye) defiendo que ningún varón nen mullier de mio linnage nen de estranno que vos non embargue esto que vos do. 1259, octubre 6. A.M.S.P: F.S.M.V. Leg. 1. nº 23[29]

deuedes meter-hy omne que ande-hy de vuestra mano, que non sea morador dela alfoz de Nora, que ande-hy bien lealmientre. Si danno ho malfetria fezier enna alfoz, que vos lo emendedes ye lo melloredes por el. Ye si dientro estos 5 annos dalguna cosa acaecies porque esta alfoz que arrendamos a vos fosse embargada nos otorgamos guarirla. Ye por tal que todo esto sea creudo ye que non venga en dolda (duda) nos Concello mandamos a nuestros iuyzes nomnados que posiessent el nuestro séello. 1257. A.A.O. C-21, nº 14.[30]

Ye rogamos a Don Pedro Obispo de Ouiedo, a Don Alfonso Abbat de Sant Vicinti que posiessent-hy sos séellos. Yo Domingo Yuannes alcalde (del Re) pongo-hy el mio. 1258, marzo 4. A.A.O. C-20, nº 23.



La tesis tradicional postulada por Menéndez Pidal basada en la reivindicación del papel hegemónico de Castilla en la generación del idioma español y en la visión del castellano como la primera lengua con literatura propia, hace que le resulte molesto el testimonio de los primeros textos literarios, no siempre escritos en castellano. Estas interpretaciones quedan reflejadas al analizar Elena y María, por la no sujeción de la lengua de este poema a la regularidad esperada por Pidal en la manifestación de los diptongos, algo habitual en los rasgos fonéticos, que él utiliza como argumento para restar importancia literaria a la lengua leonesa, a pesar de que él mismo reconoce estas mismas irregularidades en el Mío Cid. Esta visión, no compartida actualmente por la comunidad lingüística, queda plasmada en las palabras de Pidal al decir que los textos literarios y los diplomas notariales 'leoneses' no concuerdan en su testimonio; ni aquellos ni estos reflejan con suficiente fidelidad el dialecto leonés hablado; y en los textos literarios, especialmente, se ven luchar dos influencias, literarias también, y enteramente opuestas, la galaico-portuguesa y la castellana, que no se ejercieron de igual modo, ni mucho menos en la lengua hablada. La lengua hablada mantuvo hasta hoy caracteres propios bien armonizados entre sí, en los cuales se observa la transición gradual en el espacio, de los rasgos gallego-portugueses hasta los castellanos; en vez de esta transición gradual, los textos escritos nos muestran mezcla antagónica, pues la literatura leonesa, falta de personalidad, se movió vacilante entre los dos centros de atención que incontrastablemente la sobrepujaban .[31]

Diglosia y oficialidad de la lengua castellana

Mapa cronológico que muestra la evolución territorial de las lenguas del suroeste de Europa entre las que aparece el asturleonés.

Incluidos ya en el siglo XIV los territorios leoneses bajo la órbita castellana, y en el tiempo en el que se podrían dar las circunstancias adecuadas para un desarrollo como lengua de prestigio y cultura, el castellano va a sustituir al leonés en estos ámbitos, al igual que en la vecina Galicia, postergándolo al uso oral, como pasara antes con el latín. En consecuencia, va a haber un distanciamiento importante entre la lengua hablada y la lengua escrita, el castellano.[32]

Desde el siglo XV hasta el siglo XVIII puede hablarse de este periodo como el de los siglos oscuros, donde al igual que en otras zonas de la península Ibérica y de Europa, las lenguas de los estados resultantes, en un proceso de centralización, van a marginar a las del resto de esos territorios, quitando homogeneización lingüística y cultural que pone en peligro la existencia de algunas lenguas y lleva a la fragmentación dialectal de estas.[33]

En la Edad Moderna la producción en leonés se centra en el campo literario donde autores como Juan del Enzina, Lucas Fernández o Torres Naharro publican obras utilizando el leonés, especialmente las centradas en las églogas.[34]

A partir del siglo XVII encontramos manifestaciones de la lengua asturleonesa, a través de una literatura arcaizante, en autores como Antón de Marirreguera o Josefa Jovellanos (hermana del ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos) que mediante el empleo de estos recursos estilísticos propios de la llamada habla rústica, recuperará elementos propios del idioma asturleonés. Esta tradición literaria fue continuada durante el siglo XIX por autores como Xuan María Acebal, José Caveda y Nava, Teodoro Cuesta, Pin de Pría o Fernán Coronas.[38]

Situación legal

El idioma asturleonés sólo goza de reconocimiento oficial en el municipio de Miranda del Duero en virtud de la Ley n.º 7/99, de 29 de enero de 1999 de la República Portuguesa (Reconocimiento oficial de derechos lingüísticos de la comunidad mirandesa)[40]

La Constitución Española reconoce junto a la existencia de lenguas vehiculares (aquellas que quedan reconocidas como tales en los estatutos, art. 3.2 CE), la necesidad de protección de las modalidades lingüísticas existentes en el territorio nacional. Se previene en concreto en el art. 3.3 del texto constitucional que «la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección». En Asturias, atendida la pluralidad de la realidad lingüística asturiana, se optó en el Estatuto por esta última modalidad de protección. Así en su artículo 4 se previene que «el bable gozará de protección, se promoverá su uso, su difusión en los medios de comunicación y su enseñanza, respetando en todo caso las variantes locales y la voluntariedad en su aprendizaje». En desarrollo de estas previsiones estatutarias la Ley 1/1998, de 23 de marzo, de uso y promoción del bable/asturiano atiende a esta finalidad, fomentando su uso, su conocimiento dentro del sistema educativo y su difusión en los medios de comunicación. La ley atiende, no obstante, únicamente a la protección del habla normalizada, pero desconoce las variantes locales a salvo el caso del Gallego-Asturiano. Esto ha dado lugar a un empobrecimiento del habla y a la práctica desaparición de las variantes locales y la extensión de una lengua normalizada, el Asturiano normativo, de muy discutibles criterios lingüísticos.

Las fronteras administrativas suponen, también, un obstáculo para quienes aspiran a la normalización y estandarización de la lengua, por la falta de una institución que regule al dominio lingüístico en su conjunto. Esto ha supuesto que en Portugal el Anstituto de la Lhéngua Mirandesa haya desarrollado una propuesta de ortografía en sintonía con la portuguesa, mientras que la Academia de la lengua asturiana ha propuesto otro tipo de soluciones para el estudio de la lengua. La peor parte corresponde al territorio administrativo de Castilla y León dónde no existe ningún tipo de regulación o fomento real.

Sus grados de escolaridad, utilización y protección divergen gradualmente. En Asturias se encuentra reconocido en la enseñanza oficial del Principado de Asturias. Dispone, así el artículo 4 de la Ley 1/1998, «El bable gozará de protección. Se promoverá su uso, su difusión en los medios de comunicación y su enseñanza, respetando en todo caso las variantes locales y la voluntariedad en su aprendizaje». La asignatura de asturiano es contenida en los planes de estudios como asignatura optativa, pese a su carácter voluntario y presenta un alto nivel escolarización con casi el 80% de los estudiantes en primaria y más del 30% en secundaria.

En Miranda tiene un grado de presencia en las escuelas de la Tierra de Miranda, y en León, por su parte, es enseñado en cursos de alfabetización de adultos en poblaciones de las provincias de León, Zamora y Salamanca, habiéndose también establecido como actividad extraescolar en algunos centros educativos de la ciudad de León en el curso 2007/2008.[41]

Distribución geográfica

Mapa del porcentaje de hablantes de asturleonés.

Lingüísticamente se considera que dentro del dominio lingüístico asturleonés, las denominaciones conocidas como leonés, asturiano o mirandés forman parte de una macrolengua, entendida como una lengua que existe en forma de diferentes variedades lingüísticas,[44]

Por extensión geográfica, la lingüística describe que los trazos fundamentales de la lengua asturleonesa se extienden actualmente por Asturias, León, Zamora y Miranda do Douro. El carácter común del asturleonés en todos estos territorios, no se caracteriza por ser una agregación de un dialecto asturiano, otro leonés, otro zamorano y otro mirandés; la primera división científica del asturleonés, que describe la lingüística, es precisamente otra, vertical y dividida en tres bloques dialectales transfronterizos compartidos principalmente entre Asturias y León: Occidental, Central y Oriental. Solamente en un segundo nivel de análisis se podrían describir entidades menores. Las entidades políticas o administrativas y los espacios lingüísticos raramente coinciden biunívocamente, lo más habitual es que las lenguas sobrepasen las fronteras y no coincidan con ellas.[48]

Número de hablantes

No existe un estudio que determine con exactitud el número de hablantes patrimoniales del dominio lingüístico asturleonés, ya que en la zona leonesa no se han realizado investigaciones estadísticas. En cambio, en Asturias y Miranda los datos se pueden considerar bastante precisos. No se incluyen por tanto en este apartado las hablas de transición como el lebaniego debido a la alta castellanización de las mismas.

Localización Hablantes nativos Otros  % sobre el total de
hablantes de asturleonés
Asturias 100.000[49] 450.000[50] 76,3
León y Zamora 50.000[51] 25.000[53] 20,8
Distrito de Braganza 15.000 2
Other Languages