Ich bin ein Berliner

John F. Kennedy durante su discurso en Berlín.

Ich bin ein Berliner (trad. del alemán: "Soy berlinés" o "Soy ciudadano de Berlín") es una famosa cita realizada por el presidente de Estados Unidos John F. Kennedy el 26 de junio de 1963 en Berlín Occidental en el balcón del edificio del ' Rathaus Schöneberg' con motivo del decimoquinto aniversario del bloqueo de Berlín impuesto por la Unión Soviética con el consecuente levantamiento del muro de Berlín ( 13 de agosto de 1961), indicando la solidaridad hacia los habitantes de Berlín.[1]

Acontecimientos previos

Los 4 sectores en que Berlín quedó dividido tras la Segunda Guerra Mundial

La capital de Alemania, Berlín, estaba dentro de la zona controlada por la Unión Soviética tras la Segunda Guerra Mundial. Inicialmente gobernada en 4 sectores controlados por las potencias aliadas (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética), las tensiones de la Guerra Fría escalaron hasta que las fuerzas soviéticas implementaron el Bloqueo de Berlín, el cual los aliados occidentales aliviaron mediante un puente aéreo. Después del bloqueo, los sectores controlados por los países de la OTAN se convirtieron en un exclave de Alemania Occidental rodeado completamente por territorio de Alemania Oriental. A partir de 1952, Berlín era el único punto de la frontera entre el este y el oeste que no estaba cerrado. Miles de alemanes orientales emigraron a Occidente a través de Berlín, amenazando a la RDA con el colapso económico.

En 1961, el gobierno de Alemania Oriental erigió una barrera alambrada alrededor de Berlín Occidental, llamada oficialmente antifaschistischer Schutzwall (Barrera de protección antifascista). Las autoridades de la RDA argumentaron que estaba diseñada para evitar que espías y agentes de Alemania Occidental cruzaran hacia el este. Sin embargo, el verdadero propósito del Muro de Berlín era evitar que ciudadanos de Alemania Oriental escaparan hacia el oeste. En cuestión de meses, la barrera fue reconstruida usando concreto, y los edificios aledaños fueron demolidos para crear una "zona de muerte" en la mira de los guardias de Alemania Oriental, dotados de ametralladoras. El muro cerró la última rendija de la Cortina de Hierro, y Berlín pasó de ser uno de los lugares más fáciles para cruzar de Europa del este hacia Europa occidental a ser uno de los más difíciles.[2]

Los países occidentales fueron acusados de no responder con el uso de la fuerza a la construcción del muro. Oficialmente, Berlín estaba bajo ocupación conjunta de las 4 potencias aliadas, cada una responsable de una zona determinada. El discurso de Kennedy marcó la primera ocasión en que Estados Unidos reconoció que Berlín Oriental era parte del bloque soviético junto con el resto de Alemania Oriental. El 25 de julio de 1961, Kennedy insistió a través de un discurso que Estados Unidos defendería Berlín Occidental, haciendo valer sus derechos acordados en la Conferencia de Potsdam, al mismo tiempo que hacía claro que no era posible desafiar la presencia soviética en Alemania.

Other Languages