IA-63 Pampa

Picto infobox aircraft.png
IA-63 Pampa
Argentine Air Force LMAASA IA-63 Pampa II (AT-63).jpg
AT-63 Pampa II de la Escuadrilla Acrobática Cruz del Sur de la Fuerza Aérea Argentina.
Tipo Avión de entrenamiento y ataque ligero
Fabricante Bandera de Argentina Fábrica Militar de Aviones
Bandera de Estados Unidos Lockheed Martin Aircraft Argentina S.A.
Bandera de Argentina Fábrica Argentina de Aviones
Diseñado por Bandera de Argentina Aníbal Dreidemie
Primer vuelo 6 de octubre de 1984
Introducido Abril de 1988
Estado En servicio
Usuario Bandera de Argentina Fuerza Aérea Argentina
Producción 1988 al presente
N.º construidos 23
Desarrollo del Bandera de Unión Europea Dassault/Dornier Alpha Jet
Variantes Bandera de Argentina IA-63 Pampa III
[ editar datos en Wikidata]

El IA-63 Pampa es un avión de entrenamiento biplaza con capacidades de combate, producido en Argentina originalmente por la Fábrica Militar de Aviones en la provincia de Córdoba, con la asistencia de la empresa alemana Dornier Flugzeugwerke.

Historia

Origen

El prototipo número uno del IA-63, el EX-01, durante su primer vuelo el 6 de octubre de 1984, este avión sería destruido durante un vuelo el 10 de diciembre de 2004.

En abril de 1979, siendo presidente de facto de la República Argentina el teniente general Jorge Rafael Videla, la Fuerza Aérea Argentina encomienda a la Fabrica Militar de Aviones, a través de una "Directiva de Desarrollo", el diseño y construcción de un reactor de entrenamiento medio-avanzado que reemplazara al veterano Morane-Saulnier MS.760 Paris que se encontraba en servicio desde principios de los años 1970 y de los cuales se habían fabricado cincuenta bajo licencia; el proyecto estuvo a cargo del ingeniero aeronáutico Aníbal Dreidemie.

A continuación se procedió a examinar los posibles motores que propulsarían la nave, centrándose en el Garrett TFE731, de la Garrett AiResearch y una versión sobrepotenciada desarrollada por la empresa Pratt & Whitney denominado JT15D-5 el "Guion 5", aunque aún no poseía la certificación de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos. El motor seleccionado fue el Fokker, pero Pratt & Whitney anunció cierto atraso en el programa de desarrollo, y la Fábrica Militar de Aviones no quería modificar su diagrama de planificación así que la elección final se decantó por el TFE731 de Garret. Esta decisión mostró ser la correcta, ya que estos motores eran ampliamente conocidos por los técnicos de la Fuerza Aérea, ya que propulsaban a los Learjet 35 de reconocimiento de la II Brigada Aérea.

Desarrollo

Pampa durante el Paris Air Show 38ºSalon International de l'Aéronautique et de l'Espace, Paris, el 13 de junio de 1989.

Coincidiendo con la finalización de la fase conceptual, algunos años de diálogo entre la Fábrica Militar de Aviones y la Dornier Flugzeugwerke cristalizaron el 5 de mayo de 1980, cuando se firmó un acuerdo entre la Fuerza Aérea Argentina y la compañía alemana.

La Fábrica Militar de Aviones contaba con una vasta experiencia, modernas instalaciones y una reconocida capacidad de trabajo, pero estaba claro que con vistas a desarrollar un avión de última generación le faltaba un ingrediente: la adquisición de "tecnología punta", principalmente en el diseño aerodinámico y en los sistemas electrónicos de a bordo.

El acuerdo incluía asesoramiento técnico y asistencia de diseño, así como también la especialización de los ingenieros argentinos en las últimas técnicas de construcción en materiales compuestos.

El equipo de diseño, ingenieros y técnicos, comenzó a trabajar con sus colegas alemanes tanto en la fábrica de Córdoba, como en la factoría de Friedrichschafen , donde se concentró el principal esfuerzo de diseño.

Completada la fase de definición en septiembre de 1981, comenzó la fase de desarrollo a escala total, con ensayos en túnel de viento de alta y media velocidad y uso intensivo del CAD (Computer Aided Design = diseño asistido por computadora) CATIA, para definir las instalación de los sistemas y equipamientos.

Cambios progresivos se fueron implementando, como fue el ahusamiento del ala, la revisión de la geometría de las tomas de aire, y una estilización del morro.

Mientas tanto, en otras áreas de la planta fabril cordobesa, se alistaban nuevas máquinas-herramientas de control numérico tales como tornos, fresadoras, perforadoras, fresadoras químicas, hornos verticales a presión (autoclave) y una central IBM 3000 de gran capacidad para controlar todo el conjunto.

El primer vuelo estaba programado para octubre de 1983, pero recortes presupuestarios retrasaron el proyecto y solo se comenzó a cortar el metal para el primer prototipo en junio de 1983. También se vio afectada la cantidad de prototipos previstos. Originalmente debían ser seis en total, cuatro para ensayos de vuelo y dos para pruebas de carga estáticas en tierra, pero finalmente el cuarto prototipo para los vuelos fue cancelado.

Para las pruebas se seleccionaron tripulaciones del Centro de Ensayos de Vuelo (CEV) de la Fuerza Aérea Argentina, siendo enviados a la escuela de pilotos de pruebas francesa L`Ecole du Personnel Navigant d Essais et de Reception (Escuela de Personal Navegante de Ensayos y Recepción, EPNER) para completar los cursos de piloto e ingeniero de prueba.

El 14 de agosto de 1984, la Fuerza Aérea Argentina festejó su día aniversario (generalmente 10 de agosto) para que coincidiera con la primera presentación publica del IA-63, matriculado EX-01 (Experimental 01). Seis semanas después el 6 de octubre de 1984 se realiza el primer vuelo al mando del vicecomodoro Genaro Sciola, acompañado por el mayor Orefice, con una duración de cincuenta minutos alcanzándose una velocidad de Mach 0,63 a 4.570 m sin inconvenientes.

Tal como se había hecho con otros aviones argentinos anteriormente, el EX-01 fue embarcado en un C-130H Hércules y presentado en la exposición Le Bourget '85. Para la ocasión, se pintó con un esquema rojo-azul-blanco típico de los aviones experimentales argentinos posteriores a 1970.

El "Experimental 01" tuvo la misión de realizar los ensayos de prestaciones, vibraciones del motor, puesta a punto de los sistemas y el estudio del comportamiento de vibraciones aeroelásticas, (efecto también conocido como "flutter" o bataneo).

El 7 de agosto de 1985 tuvo lugar el vuelo del segundo prototipo. La tarea principal del EX-02 fue la evaluación de la estabilidad y control en diferentes regímenes, para posteriormente confeccionar el manual de vuelo.

Finalmente, siete meses más tarde, el 25 de marzo de 1986, despegó el tercer prototipo a los mandos de Cismondi y Lianza. Esta aeronave tuvo como objetivo ensayar el lanzamiento de armamentos, teniendo instaladas ocho cámaras que registraban el accionamiento del mismo. A diferencia de los prototipos anteriores que usaron asientos eyectables Martin-Baker Mk-Ar 8LM, el Ex-03 se equipó con el UPS Stencel SIII-31A63 de origen norteamericano.

El requerimiento original de la Fuerza Aérea Argentina fue la de adquirir sesenta y cuatro aparatos para reemplazar completamente a los MS.760 Paris y complementar a los veteranos A-4 Skyhawk. Pero en los difíciles años ochenta, tiempos de transición y picos inflacionarios, los recortes presupuestarios limitaron a la Fuerza Aérea a un lote de 20 aeronaves IA-63. En abril de 1988 se entregaron los primeros tres aparatos a la IVª Brigada Aérea en Mendoza. Las entregas finalizaron en 1992.

Other Languages
Ελληνικά: FMA IA 63 Pampa
hrvatski: FMA IA 63 Pampa
Bahasa Indonesia: FMA IA 63 Pampa
italiano: FMA IA-63 Pampa
norsk bokmål: FMA IA-63 Pampa
português: FMA IA 63 Pampa
русский: FMA IA 63 Pampa
slovenščina: FMA IA 63 Pampa
тоҷикӣ: FMA IA 63 Pampa
Tiếng Việt: FMA IA 63 Pampa