Humillación de Canossa

Enrique IV delante de Gregorio VII en Canossa. Obra de Carlo Emanuelle, c. 1630.
Humillación de Enrique IV ante el Papa para pedirle su perdón. Pintura de Eduard Schwoiser 1852.

Humillación de Canossa, peregrinación de Canossa o penitencia de Canossa son denominaciones historiográficas del episodio histórico de enero de 1077, que incluye el viaje o peregrinación desde Espira al castillo de Canossa del emperador Enrique IV del Sacro Imperio Romano Germánico para solicitar al papa Gregorio VII su liberación de la excomunión, y la humillación o penitencia a la que tuvo que someterse para obtenerla.[1]

Detalles históricos

Para poder conseguir el perdón papal, y por la mediación de la dueña de la fortaleza, Matilde de Canossa, y el abad de Cluny, Hugo, Enrique IV tuvo que permanecer arrodillado tres días y tres noches a las puertas del castillo mientras nevaba, vestido como un monje, con una túnica de lana y descalzo.[2]

Al cruzar los Alpes pasando por Mont Cenis , [4]

Hoy en día, en algunos idiomas la expresión "paseo a Canossa" (alemán: Gang nach Canossa; inglés: Walk to Canossa) se usa para indicar una petición o procesión humillante.[5]

No existen fuentes imperiales contemporáneas que refieran el hecho, y las fuentes papales de la época se limitan a indicar los motivos formales por los que Gregorio VII habría perdonado a Enrique, sin detallar las explicaciones que la historiografía posterior daría de lo sucedido.

Other Languages
العربية: إذلال كانوسا
čeština: Cesta do Canossy
emiliàn e rumagnòl: Umiliasiòun ed Canòsa
Esperanto: Iri al Canossa
norsk nynorsk: Kanossagang
norsk bokmål: Kanossagang
srpskohrvatski / српскохрватски: Put u Canossu
Tiếng Việt: Chuyến đi Canossa