Humanismo

Cuatro filósofos humanistas beneficiados por el mecenazgo de los Médicis: Marsilio Ficino, Cristoforo Landino, Angelo Poliziano y Demetrio Calcocondilas. Detalle del fresco Zacarías en el templo, de Domenico Ghirlandaio, en Santa Maria Novella (Florencia), 1486-1490.
Antonio de Nebrija impartiendo una clase de gramática. Es una de las principales figuras del humanismo español.

Humanismo es un concepto polisémico que se aplica tanto al estudio de las letras humanas, los estudios clásicos y la filología grecorromana; como a una genérica doctrina o actitud vital que concibe de forma integrada los valores humanos.[2]​ caracterizado a la vez por su vocación filológica clásica y por su antropocentrismo frente al teocentrismo medieval.

El término Humanismus fue acuñado en 1808 por el pedagogo alemán Friedrich Immanuel Niethammer para referirse a las enseñanzas medias, centradas en el estudio de los clásicos griegos y latinos. Partía del término humanista, de uso común ya en el siglo XVI y originado en la jerga estudiantil de las universidades italianas para referirse a los profesores de humanidades o studia humanitatis.[5]

Considerando que el hombre está en posesión de capacidades intelectuales potencialmente ilimitadas, los humanistas consideraban la búsqueda del saber y el dominio de diversas disciplinas como condición necesaria para el buen uso de estas facultades. Defendían, así, la extensión y expresión en lengua vulgar de todos los saberes, incluyendo los religiosos; la palabra divina debía hacerse accesible a cualquier persona, fueran cuales fueran sus orígenes o su lengua, lo que se concretó en las traducciones de la Biblia hechas por humanistas, como la de Jacques Lefèvre d'Étaples al francés en 1523.

Entendido así, el humanismo trata de exponer y difundir con mayor claridad el patrimonio cultural. El individuo, correctamente instruido, permanece libre y plenamente responsable de sus actos en la creencia de su capacidad de elección. Las nociones de libertad o de libre albedrío, de tolerancia, de independencia, de apertura y de curiosidad son, efectivamente, indisociables de la teoría humanista clásica.

Por extensión, se llama «humanista» a todo pensamiento que pone en el primer plano de sus preocupaciones el desarrollo de la cualidades esenciales del ser humano. Así, Paul Oskar Kristeller advierte que el término, asociado en el pasado con el Renacimiento,

en tiempos recientes ha venido a ser causa de mucha confusión filosófica e histórica. En el discurso de hoy día, casi cualquier clase de interés por los valores humanos recibe el calificativo de «humanista» y, en consecuencia, una enorme variedad de pensadores —religiosos o antirreligiosos, científicos o anticientíficos— se siente con derecho a lo que se ha vuelto un marbete de alabo bastante vago.[6]

Una extensa categoría de doctrinas filosóficas en torno a la ética afirman la dignidad y el valor de todos los individuos, basándose en su capacidad para discernir lo bueno de lo malo, el bien y el mal, haciendo únicamente uso de cualidades humanas universales, en particular la racionalidad.[8]​ El humanismo implica un compromiso con la búsqueda de la verdad y de la moralidad por medios humanos, en particular las ciencias, solidariamente con toda la humanidad. Al poner el acento en la capacidad de autodeterminarse del individuo, el humanismo rechaza la validez de las justificaciones trascendentales, por considerarlas dependientes de lo sobrenatural y de las creencias, tales algunos textos presentados como de origen divino. Los humanistas desarrollan una moral universal basada en la identidad de la condición humana.

El humanismo es, en resumen, un componente de una gran variedad de sistemas filosóficos más específicos y de varias escuelas de pensamiento religioso. Mucho antes de ser ampliamente empleado en términos políticos, el humanismo es un concepto propio de la historia de la filosofía, renovada con el Renacimiento, asociado en particular con el movimiento representado por Erasmo, Michel de Montaigne o incluso por Guillaume Budé, a quienes corresponde el honor de haberse interesado a la vez por la literatura de la antigüedad greco-latina y la reflexión personal.

Humanismo renacentista

El humanismo renacentista fue una actividad de reforma cultural y educativa ejercida por rectores, coleccionistas de libros, educadores y escritores civiles y eclesiásticos, que a finales del siglo XV comenzaron a ser llamados, en italiano, umanisti (humanistas).[11]​ Hubo importantes centros de humanismo en Florencia, Nápoles, Roma, Venecia, Mantua, Ferrara y Urbino.

Los humanistas reaccionaron en contra de este enfoque utilitario y la pedantería estrechamente asociada a él. Se trató de crear una ciudadanía (con frecuencia incluidas las mujeres) capaz de hablar y escribir con elocuencia y claridad y por lo tanto capaz de participar de la vida cívica de sus comunidades y persuadir a otros a acciones virtuosas y prudentes. Esto se lograría a través del estudio de las "humanidades" (studia humanitatis): gramática, retórica, historia, poesía y filosofía moral. Como un programa para revivir el legado cultural (especialmente el literario) y la filosofía moral de la antigüedad clásica, el humanismo fue una forma de cultura ubicua y no el programa de unos pocos genios aislados como Rabelais o Erasmo como todavía se cree popularmente.

Other Languages
Afrikaans: Humanisme
Alemannisch: Humanismus
aragonés: Humanismo
العربية: إنسانية
مصرى: انسانيه
asturianu: Humanismu
azərbaycanca: Humanizm
беларуская: Гуманізм
български: Хуманизъм
brezhoneg: Humanouriezh
bosanski: Humanizam
català: Humanisme
کوردی: مرۆڤایەتی
čeština: Humanismus
Cymraeg: Dyneiddiaeth
dansk: Humanisme
Deutsch: Humanismus
Zazaki: Humanizm
Ελληνικά: Ανθρωπισμός
English: Humanism
Esperanto: Humanismo
eesti: Humanism
euskara: Humanismo
suomi: Humanismi
français: Humanisme
furlan: Umanisim
Frysk: Humanisme
Gaeilge: An Daonnachas
贛語: 人文主義
עברית: הומניזם
हिन्दी: मानववाद
hrvatski: Humanizam
magyar: Humanizmus
Հայերեն: Հումանիզմ
interlingua: Humanismo
Bahasa Indonesia: Humanisme
íslenska: Húmanismi
Basa Jawa: Humanisme
ქართული: ჰუმანიზმი
қазақша: Ізгілік
한국어: 인문주의
Kurdî: Humanîzm
Кыргызча: Гуманизм
Latina: Humanismus
lietuvių: Humanizmas
latviešu: Humānisms
македонски: Хуманизам
മലയാളം: മാനവതാവാദം
Mirandés: Houmanismo
Plattdüütsch: Humanismus
Nederlands: Humanisme
norsk nynorsk: Humanisme
norsk: Humanisme
occitan: Umanisme
polski: Humanizm
português: Humanismo
română: Umanism
русский: Гуманизм
sardu: Umanesimu
sicilianu: Umanèsimu
Scots: Humanism
srpskohrvatski / српскохрватски: Humanizam
සිංහල: මානවවාදය
Simple English: Humanism
slovenščina: Humanizem
shqip: Humanizmi
српски / srpski: Хуманизам
svenska: Humanism
తెలుగు: మానవతావాదం
Türkçe: Hümanizm
тыва дыл: Гуманизм
українська: Гуманізм
oʻzbekcha/ўзбекча: Gumanizm
Tiếng Việt: Chủ nghĩa nhân văn
Vahcuengh: Yinzvwnzcujyi
中文: 人文主义
Bân-lâm-gú: Jîn-bûn-chú-gī
粵語: 人文主義